El blooper de Bielsa y el error del arquero del Norwich: las perlitas del triunfo que le dio oxígeno al Leeds

Raphinha, autor de un gran gol, se llevó puesto a su entrenador, que terminó en el piso. El equipo del Loco ganó una final en su lucha por evitar el descenso

Raphinha se lo llevó puesto a Marcelo Bielsa y luego ayudó a levantarlo

El Leeds United dirigido por Marcelo Bielsa lucha por la permanencia en la Premier League y todo esfuerzo vale para conseguir ese objetivo. Así fue como logró un trabajado triunfo de visitante ante el Norwich City, rival directo por la permanencia. Y la caída que sufrió el Loco por un contacto involuntario de Raphinha reflejó el sacrificio que desprenden los protagonistas en cada compromiso. Fue un blooper que quedó en la anécdota, ya que lo más importante fueron los tres puntos que se llevaron a casa tras imponerse por 2 a 1.

En el primer tiempo no pasó mucho, aunque el Leeds tuvo las más claras a través de su volante creador Stuart Dallas, quien fue su mejor carta en la ofensiva. Los Blancos tuvieron la chance más clara cuando Daniel James eludió al arquero, remató en soledad, pero sobre la línea despejó Grant Hanley.

El Norwich respondió con sendos tiros de Teemu Pukki y Mathias Normann que pasaron muy cerca del palo derecho del arquero Illan Meslier.

Hubo que esperar hasta el complemento para que se produjeran las máximas emociones. Fue a los 56′ cuando Raphinha ingresó en el área, enganchó sobre dos rivales y definió de zurda para convertir un lindo tanto ya que la pelota pasó entre dos defensores y el guardameta.

Sin embargo, dos minutos más tarde, el local consiguió rápido la igualdad por medio del marfileño Andrew Omobamidele, con un certero cabezazo a la salida de un tiro de esquina.

Fue un lapso en el que pasó de todo ya que a los 60′ el español Rodrigo Moreno puso en ventaja a los conducido por Bielsa. El tanto tuvo el mérito de los jugadores del Leeds, pero también responsabilidad de sus rivales por sus errores. Primero perdieron la pelota en la salida, la recibió Moreno, que remató desde afuera del área y el balón pasó por debajo de las manos del arquero Tim Krul.

Intenso como siempre, Marcelo Bielsa vivió el partido como una final (REUTERS/Chris Radburn)
Intenso como siempre, Marcelo Bielsa vivió el partido como una final (REUTERS/Chris Radburn)

La victoria parcial fue un alivio para el elenco visitante que tuvo transpirar mucho para poder doblegar a su rival. Fue un encuentro en el que no abundó el buen juego. El choque fue intenso, pero con pocas llegadas a los arcos, salvo el mencionado tramo de cuatro minutos en los que se convirtieron los tantos.

Como otra muestra de lo difícil que fue el cotejo para el Leeds, en especial para Bielsa, a los 63 minutos el propio Raphinha fue a buscar una pelota sobre el lateral, llegó a destiempo y como el Loco estaba arrodillado (una de sus típicas poses en los partidos), se lo llevó puesto a su entrenador a quien ayudó a levantarse.

El Norwich (último en la tabla) buscó la igualdad, pero no pudo quebrar a la defensa del Leeds United que ganó una final en la lucha por la permanencia. No obstante, el juego fue malo y ganó por el golazo de Raphinha, el error de Krul, pero también su buena defensa.

Arrodillado al final y con cara seria, Bielsa transmitió su insatisfacción por el juego de su equipo, más allá de la importancia de la victoria conseguida.

El Leeds United suma 10 puntos en igual cantidad de fechas donde también tuvo cuatro derrotas y mismo número de empates. En 17º en el certamen y por ahora está afuera de los tres últimos que estarían perdiendo la categoría. El próximo domingo (11.00 hora de la Argentina) recibirá al Leicester City.

SEGUIR LEYENDO