De manejar un auto de rally con ocho años a convertirse en el campeón mundial más joven de la historia

El finlandés Kalle Rovanpera le devolvió la gloria a su país luego de dos décadas. Su precocidad le valió un permiso especial para debutar en el WRC. Los secretos de su éxito y el recuerdo de un espeluznante accidente en Argentina

Kalle Rovanpera celebra su victoria en Nueva Zelanda. Es el campeón más joven en la historia del Rally Mundial (Toyota Gazoo Racing)
Kalle Rovanpera celebra su victoria en Nueva Zelanda. Es el campeón más joven en la historia del Rally Mundial (Toyota Gazoo Racing)

Finlandia es una de las mecas del rally ya que sus pilotos mamaron la especialidad desde chicos. Junto con sus vecinos suecos y noruegos, también expertos en la especialidad, adquirieron desde pequeños la sensibilidad para conducir pues se formaron en la nieve. Luego de dos décadas, un finlandés volvió a ser el rey del Campeonato Rally Mundial (WRC) y se trata de Kalle Rovanpera, el más joven en la historia en conseguirlo con tan solo 22 años, cumplidos este sábado, en la previa de su coronación que fue en el Rally de Nueva Zelanda.

Rovanpera se sentó a la mesa de los otros finlandeses campeones mundiales, Ari Vatanen (1981), Hannu Mikkola (1983), Timo Salonen (1985), Juha Kankkunen (1986, 1987, 1991 y 1993), Tommi Makkinen (1996, 1997, 1998 y 1999) y Marcus Gronholm (2002). Su coronación no fue una más ya que le devolvió la gloria a una “tierra santa” en el mundo de los derrapes. Aunque también tuvieron campeones mundiales en pista como Keke Rosberg (1982), Mika Hakkinen (1998 y 1999) y Kimi Räikkönen (2007), quienes celebraron en la Fórmula 1.

Más allá de la tradición por el automovilismo y el rally en especial que hay en su país, Kalle heredó la pasión de su padre, Harri Rovanpera, quien corrió en el WRC entre 1993 y 2006 y supo ser piloto oficial de SEAT, Peugeot y Mitsubishi. Registra un solo triunfo (Suecia 2001) y corrió varias veces en la Argentina: su mejor resultado fue un tercer cuarto puesto en 2003 en Córdoba. Pero aparte Harri armó su propio equipo de rally y cuando el pequeño Kalle pidió pista lo acompañó en sus inicios en el karting.

Kalle en brazos de su padre Harri Rovanpera (@kallerovanpera)
Kalle en brazos de su padre Harri Rovanpera (@kallerovanpera)

En 2010 se viralizó un video suyo en el que se lo ve manejando un auto de rally a los ocho años. Para llegar a ver bien le colocaron un almohadón en la butaca. Las imágenes son impactantes porque se observa cómo el niño domó un vehículo a alta velocidad, sobre la nieve y con los típicos derrapes. Sufrió un despiste, pero no dejó de asombrar la precocidad para poder conducir. En ese momento muchos se preguntaron, ¿será una estrella del futuro?

La respuesta llegó con el correr de los años y, si bien el pequeño nació con un don, su capacidad y talento quedaron expuestos, fue clave la compañía de su padre, algo similar a lo que pasó entre Max Verstappen y su padre Jos, ex piloto de F1. Los consejos de Harri, la preparación de sus karts y luego sus primeros coches de rally.

“No me acuerdo mucho. Era muy pequeño. La verdad es que no sé cómo tenía esa conexión con el coche. Cuando era niño, desde los tres años, manejaba toda clase de vehículos, cuatriciclos, motos, pero no me puse al volante de un coche hasta que tuve siete años. No sé por qué me fue tan fácil, simplemente lo hice. Después de conducir un coche de rallies por primera vez no he vuelto a tocar otros vehículos”, recordó en declaraciones consignadas por Mundo Deportivo.

Kalle Rovanpera manejando un auto de rally a los ocho años en Finlandia

Sus ganas lo llevaron a debutar a los 14 años, pero debió hacerlo en Letonia, donde la licencia de conducir no es un requisito para correr en los rally. Entre las etapas, su auto era conducido por el navegante Risto Pietilainen, quien fue el copiloto de su padre (WRC). El 18 de octubre de 2015, Kalle ganó el campeonato de rally de Letonia con su Citroën C2R2 Max en la clase R2, con 15 años recién cumplidos.

No tenía ningún sentido estar simplemente dando vueltas por ahí. O vas a tope o te dedicás a otra cosa”, sostuvo en un artículo publicado por el sitio de Red Bull en sus primeras carreras en Letonia. “Fue difícil convencer a la gente de que podía competir, de que era suficientemente bueno. Mi padre tuvo que pedir permisos en Letonia y en Estonia. Para mí participar en rallies siendo tan joven no fue difícil porque ya antes había girado mucho con coches. No sé qué pensaba la gente de mí al principio, pero luego vieron que más o menos me defendía”, aseguró.

En junio de 2017, la Agencia de Comunicaciones y Transportes de Finlandia (TRAFICOM) le otorgó a un permiso especial para solicitar una licencia de conducir cuando cumpliera 17 años. La edad normal requerida en su país es de 18 años. El lunes 2 de octubre, un día después de cumplir 17 años, Rovanpera aprobó el examen de manejo obligatorio después de completar la parte teórica de antemano. Con el registro de conducir pudo llegar al WRC.

El espectacular accidente de Kalle Rovanpera en el Rally de Argentina. Cayó sobre un auto particular y luego en una carpa

Debutó en el Mundial con un Ford Fiesta R5 de la escudería M-Sport, ligada a la marca del Óvalo desde hace décadas. En Gran Bretaña, en el tradicional Rally de Gales, culminó 15° en el WRC 2, la segunda divisional y 35° en la clasificación general. “Me sentí un poco presionado, muchas cosas dependían de que consiguiese el carnet de conducir, especialmente, mi participación en el Rally de Gales”, contó. En la siguiente fecha disputada en Australia dio el golpe y venció en su categoría.

“Me suelen decir que me exijo demasiado, pero no entiendo por qué no puedo ser tan crítico conmigo mismo. Un mal resultado nunca es bueno. Lo que yo quiero son buenos resultados”, subrayó el diamante en bruto fue captado por Skoda, que lo incluyó en su programa de pilotos y al año siguiente terminó tercero en su categoría con dos triunfos, en Gran Bretaña y España. Ese año venía ganando en Córdoba, aunque tuvo un terrible accidente en el que volcó y uno de los tumbos fue en el aire y cayó sobre un auto particular y una carpa. De milagro la tripulación salió ilesa y no hubo que lamentar ninguna víctima entre el público.

En 2019 obtuvo el título en el WRC2, pero en el segmento de Producción, y para 2020 lo contrató Toyota Gazoo Racing (TGR), el equipo oficial de la marca japonesa y uno de los más fuertes de la clase mayor. En la temporada reducida a siete fechas por la pandemia de COVID-19, su mejor resultado fue el tercer puesto en Suecia.

Rovanpera en el aire con su Toyota Yaris WRC (Toyota Gazoo Racing)
Rovanpera en el aire con su Toyota Yaris WRC (Toyota Gazoo Racing)

En 2021 logró su primer triunfo en la categoría principal del WRC y festejó en Estonia con 20 años. Repitió en Grecia y terminó cuarto en el campeonato. Pero en el equipo japonés tuvo el entorno apropiado para poder explotar su potencial y alcanzar la gloria. Lo rodeó un grupo de notables que le aportó toda su experiencia, que junto al talento y frescura de Rovanpera, fueron la combinación perfecta para alcanzar el título. Esa fue la clave del éxito. Kalle recibió los consejos de sus compatriotas, el asesor Tommi Makkinen y el director del equipo, Jari-Matti Latvala (ex piloto y ganador del WRC). Además, su compañero de equipo fue el francés Sébastien Ogier, quien no pudo plasmar su novena corona.

Este año llegó la consagración de Rovanpera con seis victorias sobre once carreras disputadas y se coronó dos fechas antes del final de la temporada. En Nueva Zelanda venció sobre Ogier y al estonio Ott Tanak (Hyundai) no le alcanzó el tercer puesto para repetir su título de 2019.

Rovanpera es el campeón más joven en la historia del WRC con sus flamantes 22 años y batió la marca del recordado Colin McRae, quien ganó con 27 años y 89 días en 1995. “El mayor sentimiento en este momento es que es un gran alivio. Hemos tenido una temporada tan buena, luego algunos rallies difíciles y ahora finalmente pudimos hacerlo”, contó luego del festejo en testimonios difundidos por TGR.

Festejando en la meta con su navegante, Jonne Haltunen (Toyota Gazoo Racing)
Festejando en la meta con su navegante, Jonne Haltunen (Toyota Gazoo Racing)

“Quiero dar las gracias al equipo que fabricó un coche tan rápido y fiable para esta temporada, lo que significó que pudiéramos disfrutar de la conducción. Además, en los momentos más difíciles siempre creyeron en nosotros y nos apoyaron”, destacó.

“No pienso demasiado en la edad, pero aun así es especial saber que podríamos lograr esto. Significa mucho, ser campeón es el único objetivo que hemos tenido en este deporte. De hecho, estaba un poco más nervioso el viernes que hoy: entonces necesitábamos esforzarnos para mantenernos en la pelea, pero pudimos disfrutarlo”, concluyó.

En tanto que Latvala se deshizo en elogios: “Es realmente importante lo que ha hecho Kalle. En primer lugar, es increíble que un joven de 22 años rompa todos los récords y se lleve el título de campeón. Al mismo tiempo, es muy importante para Finlandia porque han pasado 20 años y eso es mucho tiempo. Estoy muy agradecido de que Kalle lo haya hecho, es un superhéroe”.

Puede decirse que en Finlandia los chicos nacen con un volante en la mano y desde muy pequeños manejan lo que sea. Juha Kankunnen condujo los tractores en la granja de su padre con solo 7 años. Hoy Kalle Rovanpera respondió con creces a aquella pregunta de quienes lo vieron manejar de niño. Es el campeón del presente y se encamina a ser la máxima estrella del futuro en el Campeonato Mundial de Rally.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR