De aprender a luchar para defenderse a ser el “Ayrton Senna” del jiu-jitsu: la historia de Leandro Lo, el campeón mundial asesinado en Brasil

Su padre no lo dejó ser boxeador, pero incorporó técnicas para repeler los golpes de chicos más grandes. Luego se formó en el arte marcial. Era muy dedicado, carismático y en San Pablo lo compararon con el recordado astro de la Fórmula 1

Leandro Lo quiso aprender a luchar para defenderse de los golpes de chicos más grandes (@leandrolojj)
Leandro Lo quiso aprender a luchar para defenderse de los golpes de chicos más grandes (@leandrolojj)

El asesinato de Leandro Lo consternó a Brasil y a la región. El ocho veces campeón mundial de jiu-jitsu fue baleado en la cabeza en un salón donde se hizo una fiesta en San Pablo. El luchador tenía 33 años, forjó su exitosa campaña inspirado en su padre que practicaba boxeo, pero no su objetivo inicial no era pelear, sino solo aprender a defenderse. Fue tanta su vocación que se convirtió en uno de los mejores del planeta y llegó a formar su propio equipo de entrenamiento.

Nacido el 11 de mayo de 1989 en San Pablo, Leandro Lo Pereira do Nascimento, tuvo como modelo a su padre, Luciano Pereira, que entrenaba boxeo. Quiso aprender el arte del pugilismo, aunque la motivación no era competir como su papá llegó a hacerlo. Él solo quiso tener herramientas de defensa ante agresiones.

En la escuela, acostumbraba a ser el blanco de chicos dispuestos a buscar peleas para impresionar a los otros estudiantes. Aprender a pelear, para él por lo tanto, era una cuestión de supervivencia. “En la calle, en la escuela, tú siempre estás aterrorizado de los chicos más grandes. Entonces, dije: si ‘peleo, sabré defenderme’”, contó Leandro en una entrevista con el canal de You Tube Back to Back.

Video tributo a Leandro Lo, el campeón mundial de de jiu-jitsu asesinado el domingo en Brasil

Sin embargo, antes de pensar en ponerse un guante, su padre lo vetó para el boxeo. Luciano aprobó el interés de su hijo por la lucha libre, pero no quería el boxeo debido a los frecuentes golpes en la cabeza.

Las alternativas para Leandro fueron sus intentos por aprender karate y después capoeira. A los 14 años descubrió que el jiu-jitsu era su real vocación. Fue cuando conoció al profesor Cicero Costha y entró en un Proyecto Social Luchar por el Bien (PSLPB), en el barrio Ipiranga.

“Él siempre fue muy dedicado. Al principio, su padre le pagaba una pequeña cuota mensual para entrenar. Entonces, vimos que estaba tan entregado y quería ser campeón mundial, así que dejamos de cobrar para prepararlo”, le contó Cicero a Folha.

Leandro Lo logró ocho títulos mundiales en cinco categorías diferentes (@leandrolojj)
Leandro Lo logró ocho títulos mundiales en cinco categorías diferentes (@leandrolojj)

El profesor fundó el proyecto con el objetivo de ofrecer a los jóvenes carenciados una alternativa saludable de formación como ciudadanos, promoviendo la integración de los jóvenes a través del jiu-jitsu.

En 2011 ganó su primer campeonato brasileño, que repitió en 2012, cuando también ganó el Panamericano, y ganó su primer título mundial de jiu-jitsu de la Federación Internacional de Jiu-Jitsu Brasileño (IBJJF), una hazaña que logró otra vez en 2013. En 2014 decidió competir en la categoría de peso medio y siguió ganando campeonatos mundiales.

Leandro permaneció en el proyecto de Costa hasta 2015, cuando resolvió fundar su propio equipo con un grupo de amigos, bautizado “Hermandad NS”. Su salida no fue muy amigable, según el profesor fundador: “Cuando él salió, intentó llevarse un grupo de luchadores con él. Prácticamente a todo el mundo intentó llevarse. Eso medio me extrañó. O era él o eran las personas a su alrededor que querían hacer algo paralelo. Pero cuando nos encontrábamos en los eventos, hablábamos, lo saludábamos, pero no había diálogo”.

Leandro Lo es considerado un héroe en San Pablo, donde lo compararon son Ayrton Senna (@leandrolojj)
Leandro Lo es considerado un héroe en San Pablo, donde lo compararon son Ayrton Senna (@leandrolojj)

En 2017 volvió a cambiar de categoría y pasó a pelear como peso pesado. Con un récord de 268 victorias y solo 39 derrotas, fue campeón mundial en cinco categorías diferentes. Además, ganó ocho Juegos Panamericanos. La técnica de vanguardia aplicada en su práctica le valió el reconocimiento como uno de los mejores luchadores, libra por libra, que jamás haya existido. Le decían el “Ayrton Senna” del jiu-jitsu por ser paulista y campeón mundial como el astro de la Fórmula 1. El piloto falleció a los 34 años y el luchador a los 33. Ambos murieron de forma trágica y también un domingo. Leandro fue velado en el mismo cementerio de Morumbí, donde descansan los restos del recordado ídolo del automovilismo.

En el Mundial de 2018, fue campeón después de que su oponente en la final, Marcus Buchecha, renunciara al título porque Lo sufrió una lesión en el hombro. Un año después, en 2019, como una forma de retribución por el gesto, Leandro renunció a competir en la final para que Buchecha pudiera ganar el título absoluto.

En junio de este año en Long Beach, California, en los Estados Unidos, consiguió su último título mundial que fue en la categoría semipesado y posteó en su cuenta de Instagram: “Primera foto, peso semipesado mundial 2022, segunda foto peso ligero mundial 2012, hace diez años. Las dos conquistas mas importantes de mi carrera, la primera es la sensación de ser campeón del mundo, esta fue ‘aún puedo ser campeón del mundo’, las dos mejores sensaciones de mi vida. ¡Gracias a todos los que siempre están conmigo en la alegría en la tristeza! Los mensajes de incentivo me ayudaron mucho a seguir adelante siempre”.

Traslado del luchador de Jiu Jitsu

En su cuenta de Instagram se lo nota como un profesional muy dedicado y que explotó al máximo su pasión. Disfrutaba mucho de sus reuniones familiares y de compartir momentos con su madre. Era muy querido por sus amigos y muy carismático.

Su sonrisa contagiosa y simpatía se advierte en las fotos que están posteadas en sus redes sociales y quienes lo conocieron llegaron a afirmar que “Leandro era de verdad una persona asombrosa. Él impactó a todos los que alguna vez lo vieron. Fue una de los mejores humanos en el planeta”.

Este viernes iba a competir por otro campeonato en Austin, en los Estados Unidos, pero recibió un tiro en la cabeza durante en una fiesta en San Pablo. El policía militar Henrique Otávio Oliveira Velozo fue acusado del delito y fue detenido el domingo luego de que se entregara a las autoridades..

SEGUIR LEYENDO








TE PUEDE INTERESAR