Paola Espinosa con Infobae: del miedo a morir por COVID-19 al reto de sus primeros JJOO como mamá

La mejor clavadista mexicana de todos los tiempos se prepara para viajar a Tokio en búsqueda de seguir incrementando su legado. Equilibrar su vida como atleta, madre y mujer, es todo un desafío

A sus 34 años, ya es una de las deportistas más icónicas del país. (Foto: Cuartoscuro)
A sus 34 años, ya es una de las deportistas más icónicas del país. (Foto: Cuartoscuro)

Paola Espinosa escribió con letras de oro su nombre en la historia del deporte mexicano. Se trata de la atleta con el mayor número de participaciones en Juegos Olímpicos y multimedallista. Detrás de las medallas, hay una mujer resiliente y decidida a ser la mejor clavadista en la historia de México.

Oriunda de La Paz en Baja California Sur, la clavadista de 34 años ha competido en cuatro ocasiones en diferentes partes del mundo representando a México: desde Pekín en 2008 donde fue abanderada en la Ceremonia de Apertura y se llevó el bronce en nado sincronizado, hasta la medalla de plata en plataforma de 10 metros sincronizados en Londres en 2012.

Paola Espinosa platicó con Infobae México sobre lo que la llevó a la política después de su asenso deportivo y su vida en la pandemia tanto dentro como fuera de la alberca a tan sólo días de volver a competir en Tokio, Japón, donde se llevarán a cabo los Juegos Olímpicos del 2021 que fueron pospuestos debido al complicado contexto por el COVID-19. Estos se llevarán a cabo del 23 de julio al 8 de agosto del 2021 en la capital del país oriental.

Infobae

“Fuimos a este preolímpico y la verdad fue una situación muy difícil, tardamos mucho para entrar a Japón. Llegamos a Japón y estuvimos casi tres horas en el aeropuerto con mucho papeleo, pruebas de COVID y todo esto; estuvo muy complicado, pero lo logramos. Hicieron un gran evento”, contó la medallista internacional, quien recién se encontraba terminando este proceso clasificatorio.

A pesar de que el evento deportivo se pospuso un año debido a la pandemia por el SARS-CoV-2, Paola se encuentra lista para llevar un nuevo triunfo a México.

“Estoy muy emocionada, ilusionada de que ya se hagan estos Juegos Olímpicos, me ha costado mucho trabajo estar en donde estoy, ganarme ese lugar. Yo espero que ya pronto esa plaza que me gané junto a Melanie Hernández le pongan nuestro nombre y pues me siento con mucha ilusión de que todo salga bien”, contó con emoción la pareja del también clavadista Iván García.

En 2020, Melany Hernández y Paola Espinosa consiguieron la plaza para los Juegos Olímpicos de Tokio en la Serie Mundial de Clavados en Montreal, Canadá, con una actuación laureada en los tres metros sincronizados.

Sin embargo, a pesar de todo el éxito que está en puerta de la medallista mexicana, no todo ha sido fácil para ella en el plano personal, sobre todo este último año, pues aunque gran parte de su vida es el deporte, no deja de ser una persona con una vida personal.

Infobae

“Al principio fue difícil por el tema de que se pospusieron los Juegos Olímpicos, ya estábamos muy listos para estar ahí, pero en realidad ya después que entendimos el caos que se está viviendo a nivel mundial, para mí fue un muy buen momento porque pude aprovechar a mi hija”, contó la madre de la pequeña Ivana.

Debido al tiempo que tuvo que pasar fuera de los entrenamientos y viajes a los que está acostumbrada, descubrió muchas facetas de ella que no había conocido antes, además de que pudo compartir mucho tiempo con su pequeña hija como nunca antes.

“Yo no sé cocinar y tuve que aprender a cocinar y todo esto, entonces estuvo divertido este momento por estar tanto tiempo en casa”, relató contenta Espinosa, quien también fungió como maestra de su hija durante el tiempo que pasó en cuarentena. Aunque las responsabilidades de una madre pueden llegar a ser abrumadoras, Espinosa dejó en claro que disfrutó mucho esta etapa de su vida.

Sin embargo, la frustración y la incertidumbre invadieron su hogar, pues a finales del año pasado su familia contrajo el coronavirus y trajo consigo un diagnóstico adverso: una neumonía leve.

“Fue muy difícil para mí porque un deportista necesita de su capacidad pulmonar para dar el 100% y me costó mucho trabajo regresar a los entrenamiento. Ahorita ya estoy bien, estoy sana y pues lista para los Juegos”, narró.

La clavadista se enfrentó a la incertidumbre de los Juegos Olímpicos y un peligroso contagio de COVID-19. (Foto: EFE/ Mario Guzmán/ Archivo)
La clavadista se enfrentó a la incertidumbre de los Juegos Olímpicos y un peligroso contagio de COVID-19. (Foto: EFE/ Mario Guzmán/ Archivo)

Pero el miedo a no volver a competir o dejar el deporte no fue tan grande como el de perder la vida, pues llegó un momento en el que la enfermedad se agravó tanto que Paola pensó que no saldría de ella.

“Fue más bien como miedo a morirme, de verdad que yo me sentía tan mal que no sabía qué iba a pasar. Mucha información buena y mala que escuchas de todos lados, que escuchas en la televisión, en redes sociales, que no sabes si te va a pasar o no te va a pasar”, recordó la deportista.

Fue a principios de diciembre del 2020 que se enteró que personas cercanas a ellas se encontraban contagiadas y decidió hacerse la prueba. Salió positiva no sólo ella, sino también su hija de casi tres años, quien fue asintomática.

“En realidad fue mucha incertidumbre, mucho miedo de no saber si la iba a librar, no nada más para el deporte, sino para mi vida, para estar con mi hija. Sí tuve mucho miedo en ese sentido”, confesó la competidora internacional.

Infobae

Además, se combinó su primera experiencia en la maternidad con los Juegos Olímpicos, el contagio y la pandemia: un momento difícil emocional y físicamente. A pesar de haber disfrutado a la niña por meses, llegó el momento de volver a separarse de ella para poder entrenar.

“Hemos estado de viaje, nos tienen encerrados en una burbuja en el CNAR (Centro Nacional de Desarrollo de Talentos Deportivos y Alto Rendimiento) en donde no puedo llevar a mi hija y pues con mi hija no nada más se va mamá, también se va mamá y papá y es muy difícil, hay noches que me habla llorando de que me extraña mucho, que quiere que regrese a casa”, relató.

Sin embargo, Paola no ha perdido la motivación y se encuentra enfocada en que todo lo que ha sacrificado valdrá la pena para su carrera, pues como mujer le ha quedado claro que es mucho más complicado hacerse de un lugar en un universo como el del deporte. Incluso ella tiene una historia donde su género le puso un tope en su carrera deportiva.

Paola Espinosa se encuentra lista para representar a México en Tokio 2021. (Foto: Instagram/paolaespinosaof)
Paola Espinosa se encuentra lista para representar a México en Tokio 2021. (Foto: Instagram/paolaespinosaof)

“Alguna vez hice un clavado que se llama tres y media vuelta de holandés. En ese momento yo era la única mujer en el mundo que lo hacía y cuando me hice campeona del mundo, le bajaron el grado de dificultad, sólo porque yo era la única que lo hacía”, compartió la clavadista, quien se encuentra a favor del movimiento de mujeres que ha tomado vuelo recientemente en el mundo.

Su trabajo y ganas de mejorar el contexto del deporte mexicano no se han quedado sólo en el nado, pues a principios de abril del 2021 anunció su candidatura como diputación plurinominal en la segunda circunscripción electoral de México. Los estados que abarca este puesto son Aguascalientes, Coahuila, Guanajuato, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Tamaulipas y Zacatecas.

“Tengo mucho que aportar, mucho que dar y me encantaría ir mejorando el deporte mexicano en todos los sentidos, en todos sus niveles: desde la iniciación, desde el deporte en los estados, el deporte olímpico, paralímpico, social, entonces sí me gustaría poner mi granito de arena para ir mejorando nuestro México”, compartió con emoción la clavadista.

Después de que le pasara de todo, hasta que el gimnasio donde solía entrenar en Jalisco se incendiara destruyéndose por completo, la icónica mexicana ha superado todas y cada una de las adversidades que se le han presentado. Mamá, deportista y mujer, Paola Espinosa ya hizo historia, pero sigue navegando su camino como una de las clavadistas más importantes de la historia de México.

SEGUIR LEYENDO: