El particular ritual de ingreso y por qué Ginóbili todavía no puede ser elegido: los secretos del Salón de la Fama del básquet

El recinto, que fue fundado hace más de 50 años, lleva el nombre del inventor de la disciplina, el canadiense James Naismith. Ya fueron introducidos 175 jugadores. La reunión para premiar a la clase 2020, entre los que se encuentra Kobe Bryant, fue postergada para 2021 por el coronavirus

Manu Ginóbili y el Salón de la Fama, una relación que tiene futuro asegurado
Manu Ginóbili y el Salón de la Fama, una relación que tiene futuro asegurado

Es un lugar preferencial, destinado para aquellos que marcaron su deporte y dejaron una huella que nunca se podrá borrar. Mucho cambió el Salón de la Fama desde su creación en 1959. Hoy, actualizado con las atracciones necesarias para ser un lugar equipado con la última tecnología, el espacio ubicado en Springfield, Massachusetts, es el hogar de los recuerdos de las glorias de la NBA y el de los grandes basquetbolistas, entrenadores y personalidades de todas las épocas.

Cerrado hasta el próximo de 1 de julio a causa del coronavirus, el Hall of Fame Naismith Memorial es mucho más que un simple museo con camisetas, retratos y demás artículos históricos del básquet. Es la puerta de acceso a las glorias de este deporte. Por esa razón es que su ingreso no es nada sencillo y para ser parte del selecto grupo de sus integrantes hay que sortear un ritual que se fijó con el paso de los años.

Cualquier jugador que desee ser candidato al Salón de la Fama tendrá que haber convivido cuatro años fuera de la práctica profesional para alcanzar el mote de “elegible”. Para los entrenadores y/o árbitros, el requisito es aún más amplio: deben haber dirigido o arbitrado al menos durante 25 años en el básquet de los Estados Unidos. Pero, una vez que pasa dicho tiempo, ¿qué ocurre?. Hay un comité de expertos que se encargan de hacer las valoraciones del caso.

El Salón de la Fama es el lugar donde descansan los nombres de las grandes personalidades del básquet estadounidense (@hoophall)
El Salón de la Fama es el lugar donde descansan los nombres de las grandes personalidades del básquet estadounidense (@hoophall)

Los jugadores que pasaron por la NBA son analizados por el Comité Norteamericano. Compuesto por nueve miembros, son los encargados de estudiar las propuestas anuales que se realizan para seleccionar los futuros candidatos. Si de esos nueve integrantes, al menos siete ofrecen su voto positivo, la nominación avanza al Comité de Honores, que es el encargado de sentenciar la elegibilidad del personaje en cuestión.

Compuesto por 24 miembros repartidos entre pertenecientes al Salón de la Fama, ejecutivos de franquicias de la NBA, periodistas y expertos en la disciplina, de este selecto grupo deberán votar 18 por el para darle luz verde a que un ex jugador, coach u otra personalidad pueda sumarse a la gloria de ser uno de los elegidos.

Hasta el año pasado, ya son más de 175 los nombres seleccionados para formar parte del panteón de los dioses del baloncesto en los Estados Unidos. Desde George Mikan, el primer jugador destacado de la NBA con los recordados Minneapolis Lakers, pasando por figuras trascendentales como Bill Russell, Jerry West, Magic Johnson, Larry Bird hasta llegar a Michael Jordan, sólo son tres los sudamericanos que llegaron a un espacio destinado para unos pocos.

Una postal del Salón de la Fama de los Estados Unidos (@hoophall)
Una postal del Salón de la Fama de los Estados Unidos (@hoophall)

Los brasileños Oscar Schmidt, Ubiratan Pereira y Hortencia Marcari son la bandera del básquet de estas tierras. Ninguno de los dos primeros llegó a jugar en la liga más famosa del mundo, pero marcaron una época dorada. El primero supo ser un tirador feroz que lo llevó a jugar en Europa y convertirse el máximo anotador en la historia de los Mundiales. Pereira, O Rei del básquet en Brasil, fue campeón mundial con su seleccionado y lo lideró a una podio en los Juegos Olímpicos de Tokio 1964. Por su parte, Marcari se colgó una medalla olímpica con la selección, pero no alcanzó a sumarse a la revolución que generó en el baloncesto femenino la aparición de la WNBA.

A diferencia de los nacidos en la tierra del carnaval, hay un argentino que desembarcó en la NBA en 2002 y 16 años después, marcó su apellido para siempre en la historia de la competición. Manu Ginóbili ganó mucho más que cuatro anillos de campeón con los San Antonio Spurs. Gracias a su ser competitivo, a su zurda mágica y con una inteligencia superior para jugar, el bahiense moldeó una nueva forma de protagonizar el deporte tomando otro rol. Sin ser titular a pesar de que debería serlo, aceptó el pedido de Gregg Popovich para convertirse en el sexto hombre del equipo. No salía en el quinteto titular, pero estaba en cancha en el momento decisivo y caliente del juego.

Así fue como Manu se ganó el respeto de jugadores contemporáneos. Y también de históricos de la NBA. Así lo sentenció el excéntrico Dennis Rodman: “Ginóbili es uno de los dos mejores extranjeros de la historia de la NBA". Otro referente de la liga en la década dorada de los 80 y principios de los 90 también marcó el camino del futuro para el ex número 5 de la selección argentina. “Es uno de los mejores jugadores que ha jugado este juego, merece el Salón de la Fama”, dijo Isiah Thomas, dos veces campeón con los Detroit Pistons. A ese pedido también se sumaron Magic Johnson y tantísimos otras grandes estrellas del deporte estadounidense.

Ginóbili y Kobe Bryant, una rivalidad que se extendió durante casi dos décadas en la NBA
Ginóbili y Kobe Bryant, una rivalidad que se extendió durante casi dos décadas en la NBA

El propio Kobe Bryant reconoció en su momento que Ginóbili y San Antonio fueron un gran obstáculo para que los Lakers no hayan ganado más de cinco títulos durante el periodo que los lideró. Y para las banderas de la NBA en la actualidad, como lo son LeBron James y Stephen Curry, fue un modelo a seguir. Todos y cada uno de ellos ven a Manu en el Salón de la Fama.

Retirado desde mediados del 2018, muchos se preguntan por qué el hombre que vistió la camiseta 20 de los Spurs todavía no es parte de ese selecto grupo de figuras. La respuesta es simple. La última temporada de Ginóbili en San Antonio fue la 2017-2018, por ende hay que esperar cuatro años para que el campeón olímpico en Atenas 2004 puede ser elegible por el comité de expertos. Es por eso que Manu podrá ser seleccionado para el Salón de la Fama a partir del final de la temporada 2022 de la NBA.

A la espera de lo que podría ser la incorporación del primer argentino en el Olimpo del básquet de los Estados Unidos, la gala de este 2020 debió ser postergada. Por la crisis sanitaria que atraviesa el país nortemaericano, el director del Salón de la Fama, Jerry Colangelo, anunció que la ceremonia de introducción de la clase de este año se retrasará para los primeros meses del 2021.

Sin dudas, la fiesta que iba a tener como protagonistas a grandes jugadores y entrenadores de los últimos tiempos iba a ser muy especial, ya que Kobe Bryant fue uno de los elegidos para sumarse al Hall of Fame para un reconocimiento póstumo, en el mismo año que perdió la vida en el trágico accidente aéreo en enero.

La clase que será introducida al Salón de la Fama en 2020 (@hoophall)
La clase que será introducida al Salón de la Fama en 2020 (@hoophall)

Junto al legendario número 8 y 24 de Los Ángeles Lakers, otras dos glorias de la NBA también fueron elegidas: Kevin Garnett, campeón con los Boston Celtics en 2008, y Tim Duncan, considerado uno de los mejores jugadores internos en la historia de la liga, cinco veces campeón con los Spurs y ex compañero de Ginóbili, completan el trío de grandes. A ellos también se le sumará Rudy Tomjanovich, el entrenador campeón con los Houston Rockets en 1994 y 95, años en los que Jordan se alejó del básquet hasta que volvió a dominar el juego con sus míticos Chicago Bulls.

Con 42 años y casi dos alejado del profesionalismo, sólo resta esperar que el tiempo pase para que un argentino se convierta en el primero en alcanzar la gloria de llegar al Salón de la Fama de la potencia más grande del planeta. Porque todos en el mundo NBA y en los Estados Unidos saben que Ginóbili será uno de esos que pasará por el ritual de ser elegido para sumar su nombre al de otras tantas glorias de este deporte.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El conmovedor motivo por el que Jordan cambió el número de camiseta en su primer regreso a la NBA

La venganza más cruel de Jordan: el día que les mintió a sus compañeros de Chicago para tomarse revancha de un novato que lo había humillado

Los motivos del regreso, su gesto tras el atentado a las Torres Gemelas y una dura lesión: así fue la última versión de Jordan en la NBA

MAS NOTICIAS