Jorge Lorenzo: "Marc Márquez y Messi ocultan un poco sus pensamientos, Cristiano y yo no tenemos miedo a parecer arrogantes"

rduben@infobae.com
Jorge Lorenzo, piloto oficial de Honda, se prepara para el Gran Premio de Argentina de Moto GP (Foto: Patricio Murphy)
Jorge Lorenzo, piloto oficial de Honda, se prepara para el Gran Premio de Argentina de Moto GP (Foto: Patricio Murphy)

Pisó suelo sudamericano con la mente puesta en el Gran Premio de Argentina en las Termas de Río Hondo (Santiago del Estero). Y pese a que a las pocas horas de su desembarco en Buenos Aires ya debía volar a la provincia que alberga la segunda fecha del Moto GP, el español Jorge Lorenzo no dudó en pasar tiempo en el centro de la capital argentina para disfrutar de un asado con vista al Río de La Plata. El piloto oficial de Honda, meticuloso en sus comidas como todo atleta, hizo una pausa en su régimen alimenticio para darse un gusto con la carne argentina. "Hay que disfrutar de la vida a veces", se excusa mientras se acomoda en su silla para su última entrevista antes de subir nuevamente a un avión.

Lorenzo, de 31 años, es uno de los pilotos de motos con más prestigio del mundo, aunque sus últimos resultados no digan lo mismo. El tricampeón mundial en la máxima categoría (2010, 2012 y 2015) no consigue un podio desde agosto del año pasado. Tuvo un mal cierre de año y no ha comenzado nada bien esta temporada. Tras operarse del tobillo una vez terminada su campaña con Ducati, inició su ciclo en el equipo de Honda casi sin probar su nueva moto por una rotura del escafoides y siguió con una fisura en la costilla antes de su debut en la temporada, que fue con un "decente" decimotercer puesto en Qatar.

Pero no deja de ser ese piloto que realza el valor de cada equipo. Así como lo hizo junto a Valentino Rossi cuando competía en Yamaha, hoy forma un 'Dream Team' junto a Marc Márquez, con quien ha ganado casi todos los títulos de MotoGP desde 2010 (salvo el de 2011, que se lo apuntó Casey Stoner). Hoy son considerados los Messi y Ronaldo del motociclismo, reconociéndose él más cercano al portugués. "Cristiano es muy perfeccionista como yo y nunca ha tenido falsa modestia", explica.

En diálogo con Infobae, Jorge Lorenzo revela que las esperanzas están renovadas y que está listo para romper con su racha negativa en Argentina, un circuito que no favorece a su estilo, pero al que afrontará motivado. Su adaptación a la moto, su fórmula del éxito, el miedo a los accidentes, la competencia en el Mundial, su pronóstico para la temporada y más…

— ¿Cómo estás de las lesiones?

— Bastante bien. Viene bastante lento, sobre todo de la muñeca, ya han pasado casi tres meses pero todavía no estoy perfecto a la hora de moverla al 100% o hacer flexiones, por ejemplo. Pero en la moto yo creo me va a perjudicar bastante poco. En cuanto a la costilla, ha pasado menos tiempo, pero no fue una lesión tan importante como la muñeca. Así que en comparación con Qatar estaré un poco mejor de la muñeca pero un poco peor por la costilla, así que físicamente más o menos igual que en la primera carrera. Estoy fuerte, he entrenado muy bien, y espero conseguir mis primeros buenos resultados con la Honda.

Jorge Lorenzo se toca la costilla cuando habla de sus lesiones (Patricio Murphy)
Jorge Lorenzo se toca la costilla cuando habla de sus lesiones (Patricio Murphy)

— Tus últimas visitas a la Argentina fueron difíciles, con dos abandonos incluidos, ¿es una mochila extra para la carrera del domingo?

— Cuando llegué por primera vez aquí, antes de empezar los entrenamientos, y vi el trazado, pensaba que iba a ser un circuito en el que me iba a ir muy bien. Es un circuito muy fluido, con curvas rápidas, y yo siempre he sido un piloto muy preciso, técnico y elegante. Pero la verdad es que normalmente me gustan los circuitos con mucho agarre al asfalto y Argentina no es precisamente uno de esos. El asfalto, sobre todo en los primeros entrenamientos, patina mucho y no tiene muy buen grid, algo que para mi estilo no es lo mejor. Quizás por ello es que solamente conseguí un podio, que fue en 2014, en el primer año. Pero nunca tiro la toalla. Tanto en Sachsenring (Alemania), como en Austin (EEUU) o Argentina, nunca he conseguido ganar, pero hasta que esto acabe y me retire no tiraré la toalla porque hay que intentar ganar en todos los circuitos.

— ¿Cómo te impacta la fiebre del público latino en esta carrera?

— Es un clima muy caliente, algo que ya se sabe por el fútbol. A comparación de otras aficiones, Argentina siempre ha sido una de las más calientes. Y los que les gustan las motos también son de esa forma. Hay de todo. Algunos son irrespetuosos, como hay españoles, australianos o ingleses que también son así. Menos en Japón, allí son todos muy humildes. En todos lados hay gente más o menos respetuosa. En Argentina supongo que es igual pero con la diferencia que gritan más y se vive con más pasión.

— ¿Cómo marcha tu adaptación a la moto?

— Falta mucho porque me perdí las pruebas en Malasia por la lesión del escafoides y encima cada vez tenemos menos entrenamientos en pretemporada. Y entonces cuando uno cambia de escudería, hace 10 años había 10 entrenamientos y ahora son cuatro. Encima me ocurrió lo de la costilla en Qatar, lo que hizo que fuera un debut "discreto" por llamarlo de una forma positiva y por no decir que fue decepcionante. Se juntaron muchas cosas. Había mucha humedad, por lo que iba más precavido, físicamente no podía forzar tanto, no tenía experiencia con la moto, cosas que se van juntando mientras luchas con pilotos que llevan cuatro, cinco o seis años con la misma moto y están en óptimas condiciones físicas. Es normal que te ganen. Cuando tenga más experiencia y me recupere los resultados serán mejores.

Lorenzo reconoció que aún le falta mucho para adaptarse a su moto (Patricio Murphy)
Lorenzo reconoció que aún le falta mucho para adaptarse a su moto (Patricio Murphy)

— ¿Con qué clase de equipo te encontraste al fichar por Honda?

— Espectacular. He tenido la suerte de haber empezado en un equipo muy bueno (debutó en Yamaha en 2008), luego pase a Ducati y ahora estoy en Honda. Son tres equipos buenísimos pero quizás Honda está un escalón por encima en muchos sentidos.

— Hay un gran cuota de trabajo en tu talento, pero a la vez das mucha importancia al instinto y a los sentimientos, ¿cuál  es tu fórmula como piloto?

— Siempre he creído que en la pista hay que ser un artista, no pensar mucho, dejarse llevar. Cuanto menos piensas mejor vas, más suelto, más rápido. Con la corteza cerebral consciente, vas más lento, porque se evalúan todos los riesgos: que puede pasar en determinada curva, si uno se cae adelante, si otro te embiste por detrás. Hay que ser más analista y estudioso, casi científico, afuera de la pista. Ahí hay que intentar mejorar cada pequeño detalle con tus ingenieros, cuando estás solo en casa dedicarse a la preparación física y a la alimentación. Esa es la combinación ideal.

— ¿A qué edad creíste que estabas para grandes cosas?

— Desde pequeño, ya con 3 o 4 años, ya iba rapidísimo en moto. Desde esa edad hasta los 12 años siempre conseguía ganarle a pilotos más mayores que yo. Tenía un talento fuera de lo común. Pero una cosa es pensar en conseguirlo y otra cosa es hacerlo realidad, hay una gran diferencia. Pero en mis primeros años mundialistas, cuando tenía 15 o 16, ahí realmente tenía una gran presión porque dependía de los resultados para renovar el contrato y seguir en el Mundial, sino me iba a casa y se terminaba mi carrera deportiva. Cuando pasaron esos años y conseguí mi primera victoria en un Mundial, ahí ya pensé que podía ser campeón del mundo y que era cuestión de tiempo y trabajo.

Desde muy jovencito, Jorge Lorenzo se sentía capaz de ser campeón del mundo (Patricio Murphy)
Desde muy jovencito, Jorge Lorenzo se sentía capaz de ser campeón del mundo (Patricio Murphy)

— ¿Qué opinión te merece el fallecimiento del niño de 14 años en una pista en Jerez? ¿Qué podría mejorarse en España, un país de mucha tradición en motos?

— Si se quiere eliminar el riesgo completamente, hay que hacer motos que se manejen con mandos de videojuego y sin pilotos encima de ellas. Así seguro no habría circunstancias de ese tipo. Lamentamos mucho la muerte de ese joven piloto, siempre se lamenta muchísimo cuando le sucede a un compañero, sobre todo por la familia que lo sufre. Pero es evidente que nuestro deporte aún es de riesgo y los competidores tenemos que aceptarlo, aunque a veces no podemos estar tan conscientes de ello porque hay que concentrarse en ir cada vez más rápido y eso te puede llevar a ir más lento. Es una cosa complicada. Se pueden mejorar los circuitos, las protecciones, la seguridad del casco, pero no se puede hacer mucho más. Las motos cada vez van más rápido.

— ¿Alguna vez el miedo perjudicó tu carrera?

— Sí, en ese sentido he sido uno de los pocos pilotos que ha demostrado esa fragilidad mediáticamente. Lo hice un par de veces. Quizás no fue la mejor elección porque yo creo que me ha perjudicado. Ningún equipo quiere a un piloto con miedo. Por suerte lo pude superar, pero es algo que si pudiese ir para atrás lo cambiaría. No hubiese admitido públicamente que tenía miedo, aunque recibí muchos aplausos por parte de la prensa por mi sinceridad. Tienes que intentar saber si te sirve o no a veces ser tan sincero.

— Suman 12 títulos mundiales junto a Marc Márquez. ¿Cómo llevan lo del 'Dream Team'?

— Por resultados en esta última década, sí que somos los dos pilotos con mejores números, la dupla con mejores números en la parrilla, porque los títulos de Valentino Rossi vinieron en la década anterior. De hecho tuve la suerte de compartir equipo con él y también quizás en ese momento éramos la pareja más fuerte, como ahora yo y Marc. Pero tenemos que demostrarlo también llevando una Honda los dos y todavía eso aún no ha ocurrido. En este mundo tan competitivo tienes que demostrar siempre lo bueno que eres, sino poco a poco tu status va cayendo.

Lorenzo fue compañero de Valentino Rossi y ahora comparte equipo con Marc Márquez (Patricio Murphy)
Lorenzo fue compañero de Valentino Rossi y ahora comparte equipo con Marc Márquez (Patricio Murphy)

— ¿Hay similitudes o diferencias de este periodo con Márquez con el que fuiste compañero de Valentino Rossi?

— Los dos son ganadores, nacieron para ir en motos, son buenísimos, muy difíciles de batir y campeones del mundo en múltiples ocasiones. Y la diferencia está en la edad. Yo antes era más joven que Valentino, ahora soy más viejo que Marc. Ahora yo soy más alto que Marc, antes Valentino era más alto que yo. No hay mucha diferencia.

— El año pasado él, Márquez dijo a Infobae que tú eras el Cristiano Ronaldo de las motos y esa comparación se ha reflotado con su llegada a Honda. ¿Por qué crees que te comparan con él?

— Yo también siempre me he considerado más cercano a Cristiano Ronaldo que a Messi. Soy barcelonista y tenemos mucha suerte de tener a Messi, sino no hubiésemos conseguido la mitad de los títulos que tenemos. Pero veo más similitudes en mi carácter con el de Cristiano, porque es un inconformista natural y siempre quiere más. Es muy perfeccionista también como yo y nunca ha temido de expresar lo que piensa. Nunca ha tenido falsa modestia, quizás ha pecado de ser demasiado sincero como me ha sucedido a mí. Y Messi, en cuanto a carácter, que también es respetable, es más perfil bajo y demuestra más humildad. No se quiere meter en líos. Si algo le puede traer problemas directamente no lo dice. Márquez es un poco así. Ríe un poco más que Messi pero los dos no se quieren meter mucho en lío, por lo que a veces ocultan un poco sus verdaderos pensamientos o los maquillan un poco más. En cambio Cristiano y yo somos más directos y no tenemos miedo a parecer más arrogantes, en el buen sentido. La arrogancia, si no es en exceso, te lleva a ser mejor cada día.

— Si un equipo con Messi y CR7 no gana todo, puede que genere grandes decepciones. ¿Ustedes tienen esa misma presión?

— Creo que sería algo negativo que esa matemática o fórmula mágica existiera, porque sino ganaríamos siempre y sería aburrido para el espectador. Lo que mantiene al público atento es que un día puede ganar uno y otro día otro. Hoy en día hay siete pilotos y tres o cuatro fábricas que pueden ganar, eso es lo buenos de Moto GP y lo que nos diferencia de la Fórmula 1. Por eso tenemos cada vez más público. Si siempre ganasen Márquez o Lorenzo la gente no seguiría al Moto GP. No es algo matemático, porque Ducati está muy fuerte, Dovizioso conoce a la moto muy bien, Suzuki ha mejorado, Yamaha tiene a Rossi y a Viñales. Es imposible ganar cada fin de semana. La cosa puede cambiar, pero ahora mismo somos muchos los pilotos que podemos marcar la diferencia.

Jorge Lorenzo confía en que pronto llegarán los buenos resultados (Patricio Murphy)
Jorge Lorenzo confía en que pronto llegarán los buenos resultados (Patricio Murphy)

—¿Qué análisis hace del Mundial? ¿Es uno de los mejores de la historia?

— Es difícil para medir eso, son opiniones. Lo que está claro es que los pilotos se lo toman cada vez más en serio y son más profesionales, hacen más dietas y entrenan más horas, o están más tiempo trabajando en el box. Antes eran más anarquistas, incluso algunos fumaban o bebían en vísperas de las carreras. No se entrenaban ni eran atletas. Ya solo por eso es más complicado destacar y marcar la diferencia.

— ¿Qué posición a final de la temporada sería satisfactoria para su debut en Honda?

— Si pudiera pedir el mundo ideal, me gustaría ganar a partir de ahora todas las carreras y conseguir todas las pole position y las vueltas rápidas. Siendo realista no me marco ningún objetivo. Simplemente ir cada vez mejor, entendiendo más la moto y los resultados llegarán como siempre. Hay que tener paciencia, no precipitarse ni tener más lesiones. El talento, la ambición y las ganas están ahí.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Conmoción en el mundo del motociclismo por la muerte de un joven piloto de 14 años

Impactante incendio en el Moto E: seis horas de fuego y destrucción total de 23 motocicletas

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos