Antoine Griezmann despertó pasiones en la previa de la Superfinal entre Boca Juniors y River Plate tras entrar al Santiago Bernabéu con la camiseta del equipo xeneize. El delantero francés vivió un duelo inolvidable en el que pasó por distintos estados de ánimo.

Desde abuchear al plantel millonario en el calentamiento previo, a lamentarse por el resultado, el futbolista del Atlético de Madrid gritó y alentó a Guillermo Barros Schelotto y compañía, vestido para la ocasión con la 15 de Nahitan Nández.

El show del Principito comenzó minutos antes del pitazo inicial, cuando publicó una imagen en su historia de Instagram en la que apareció con la camiseta blanca del cuadro azul y oro. La foto comenzó a circular por las redes sociales, y las cámaras dentro del Bernabéu lo captaron en todo momento.

Griezmann se metió en la piel del hincha desde el inicio y los fanáticos que estaban a su alrededor fueron testigos de ellos. En uno de los videos que se volvió viral se pudo ver al francés abucheando a los jugadores de River durante el calentamiento previo.

Llegó el gol de Darío Benedetto a los 44 minutos del primer tiempo y el futbolista de 27 años lo gritó como si fuera suyo, al mismo tiempo que filmó con su celular el abrazo de los jugadores cerca del tiro de esquina.

De la alegría a la preocupación por cómo estaba jugando el equipo. Las cámaras enfocaron el momento justo en el que Griezmann se llevaba las manos a la cara con evidentes gestos de descontento tras el empate de Lucas Pratto a los 68′.

El jugador europeo, que simpatiza por el fútbol sudamericano, no pudo festejar en el Santiago Bernabéu. River Plate superó por 3-1 a su equipo, y debió conformarse con ser testigo de una final inolvidable entre dos clubes argentinos en Madrid, ciudad en la que es ídolo por su historia con el Colchonero.

 

MÁS SOBRE ESTE TEMA: