Eddie Edwards es una de las estrellas de TNA Impact Wrestling y en el combate que protagonizó ante Sami Callihan en Orlando, sufrió uno de los golpes más duros de su carrera.

La rutina del combate era sencilla, él estaría tirado en el suelo y su rival le pegaría con un bate de béisbol a una silla que él sostendría sobre su pecho. Sin embargo, algo salió mal.

La silla se tambaleó y el bate le dio en el ojo derecho. El dolor fue instantáneo y el luchador se tomó el rostro rápidamente. Pero como el show debe continuar, el director de cámara dejó de grabarlo y optó por mostrar lo que sucedía a un costado del cuadrilátero.

Días después, Edwards publicó una imagen suya desde la clínica antes de haber recibido el diagnóstico: fractura de nariz y del hueso orbital derecho.

Más sobre este tema: