Por negligencia de autoridades, denuncian muerte de un detenido en Medellín

La víctima había solicitado en reiteradas ocasiones traslado a centro médico sin que sus demandas fueran escuchadas por sus guardianes.

Recluso en estación de policía fallece sin recibir atención médica.  EFE/Mauricio Dueñas/Archivo
Recluso en estación de policía fallece sin recibir atención médica. EFE/Mauricio Dueñas/Archivo

Jorge Carmona, líder y defensor de Derechos Humanos de la población carcelaria en Antioquia denunció la muerte de un detenido en la estación de policía La Candelaria, ubicada en el centro de Medellín, quien solicitó traslado a centro médico en reiteradas ocasiones.

Carmona subrayó que este hecho configura un caso de negligencia por parte de las autoridades policiales, quienes no escucharon ni prestaron la atención hospitalaria debida al recluso.

La víctima, de nombre Jorge Diego Jiménez Ceballos, padeció dolores vinculados a su enfermedad, mientras estuvo recluido los últimos ocho meses de su vida en la estación de policía.

Carmona señaló que Jiménez solicitó infructuosamente atención médica, pero no fue tenido en cuenta para un traslado que hubiera aliviado los síntomas de su enfermedad.

Afirmó el defensor ante RCN Radio, seccional Medellín que el recluso “Al parecer padecía de un cáncer, por lo que su salud empeoró hasta causarle la muerte”.

Además señaló que “tengo información que muchas semanas atrás venía suplicando que lo llevaran a un centro hospitalario y esas súplicas no llegaron a ninguna parte. Además, me informan que esta persona estaba totalmente desnutrida”, lo que configuraría un posible caso de abuso policial.

El defensor de Derechos Humanos declaro que las violaciones a los derechos contra los privados de la libertad son sistemáticas y señaló a las estaciones de policía Minorista y Villahermosa de Medellín como los lugares en los que se presenta una alta incidencia de este tipo de casos, por lo que requirió una intervención inmediata y “urgente” por parte de las autoridades competentes.

Carmona también denunció que reclusos de la cárcel El Pedregal de Medellín, estarían recibiendo alimentos no aptos para el consumo humano, lo que ponen en grave riesgo de salud a estas personas. Esto, señala, es una “clara vulneración a los Derechos Humanos de los reclusos” de dicho centro penitenciario cuyo hacinamiento es cercano al 100%.

Así mismo indicó que la ingesta de estos alimentos ha generado intoxicaciones masivas, que han requerido presencia de personal médico para atender a los reclusos, quienes también enfrentan riesgos de contagio por covid-19.

Lea más: Encuesta revela que el 63% de los bogotanos cree que no se contagiará de covid-19

El hacinamiento en las prisiones: prioridad para INPEC en 2021

Se espera que este año sean trasladados a las cárceles del país alrededor de 8.500 reclusos que permanecen en las estaciones de Policía y en las URI, pues estos centros de detención transitoria en las diferentes ciudades del territorio nacional están en condiciones inhumanas.

Respecto al tema de la pandemia, otra preocupación actual en los diferentes centros de reclusión, el director del INPEC reconoció que el control se ha mantenido debido a las diferentes medidas de bioseguridad implementadas, pues en la mayoría se cuenta con una zona de prevención y aislamiento y eso ha evitado la propagación del virus.

De acuerdo a las cifras reveladas por las directivas del INPEC, actualmente en los centros carcelarios hay 629 casos positivos por covid-19, de los cuales 69 son funcionarios.

El lugar donde más casos se presentan es el centro de reclusión de mujeres de Pereira con 149 casos, le sigue Chaparral con 81, Florencia con 21 y Popayán con 19 casos confirmados.

También le puede interesar