El preso político del régimen de Nicaragua, Daniel Maradiaga, anunció el inicio de una huelga de hambre

Organizaciones defensoras de los derechos humanos manifestaron su preocupación por el destino del dirigente. Sus familiares denunciaron que se encuentra incomunicado y no han podido visitarlo

El preso político del régimen de Nicaragua, Daniel Maradiaga, anunció el inicio de una huelga de hambre
El preso político del régimen de Nicaragua, Daniel Maradiaga, anunció el inicio de una huelga de hambre

Organizaciones humanitarias y familiares del líder opositor de Nicaragua Félix Maradiaga, detenido en 2021 tras anunciar sus intenciones de competir con el gobernante Daniel Ortega en las elecciones presidenciales de noviembre pasado, lanzaron este viernes un SOS, luego de que el denominado “preso político” anunció el inicio de una huelga de hambre en prisión.

La esposa de Maradiaga, la periodista Berta Valle, informó en videoconferencia desde el exilio que recibió un mensaje de los familiares del preso de la dictadura, “que decía que a partir del 21 de junio él iniciaría una huelga de hambre”.

La urgencia, sin embargo, no se debe tanto al método de protesta, que no se sabe si finalmente ejecutó, sino a la falta de información, según Valle, ya que no se sabe si las autoridades intentaron evitar o si tomaron represalias dentro de la cárcel conocida como “El Chipote”, identificada por los defensores de los derechos humanos como un “centro de torturas” de la Policía Nacional.

La periodista nicaragüense recordó que los “presos políticos” de El Chipote no reciben visitas programadas, como lo establecen las normas, sino que estas dependen de la voluntad de las autoridades, con lo cual no hay manera de saber la condición de Maradiaga.

El dictador de Nicaragua, Daniel Ortega
El dictador de Nicaragua, Daniel Ortega

Entre lágrimas, Valle mostró un retrato hablado de su esposo de la última vez que fue visto en prisión, el 10 de junio pasado, cuando emitió el mensaje que su esposa hizo público esta tarde.

En el mismo se observa a un Maradiaga, un hombre mestizo y corpulento antes de ser capturado, extremadamente delgado, con la piel color amarillo, con sus pómulos resaltados, lo mismo que la barbilla, la quijada y las clavículas.

“El retrato hablado que ha presentado Berta se ve el rostro completamente amarillo por esa falta de sol, la falta de luz, de aire, insalubridad, obligarlo a convivir con ratas, hormigas, cucarachas, con toda esa cantidad de insectos que existen en ambientes insalubres”, comentó la presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez.

Valle y Núñez coincidieron en que las condiciones son iguales para los más de 190 “presos políticos” identificados en Nicaragua.

La periodista afirmó que, en su mensaje Maradiaga mencionó que su decisión se debió a las “condiciones insostenibles” en que viven los “presos políticos”, y “particularmente mencionó el caso de Tamara Dávila, que tiene un año de estar en una celda completamente empernada”, que está pesando 96 libras”.

Valle insistió al régimen de Daniel Ortega en que “cese la incomunicación” de los “presos políticos”, y no ocultó su temor de que alguno de ellos, incluyendo su marido, corra la suerte del ex guerrillero sandinista Hugo Torres, quien murió bajo custodia policial.

Organizaciones defensoras de los derechos humanos manifestaron su preocupación por el destino del dirigente. Sus familiares denunciaron que se encuentra incomunicado y no han podido visitarlo
Organizaciones defensoras de los derechos humanos manifestaron su preocupación por el destino del dirigente. Sus familiares denunciaron que se encuentra incomunicado y no han podido visitarlo

“Hacemos un contundente llamado a la comunidad internacional para redoblar esfuerzos e impongan medidas para que cese la represión y todas las personas presas por motivos políticos sean liberadas inmediatamente, son personas detenidas arbitrariamente, no cometieron delito”, afirmó la directora de Amnistía Internacional América Latina, Erika Guevara Rosas.

Guevara Rosas recordó que Nicaragua “enfrenta una de las peores crisis hoy en el mundo en materia de derechos humanos, que “el Gobierno de Ortega ha usado a los Poderes del Estado como una de sus armas favoritas para continuar” ejerciendo una “brutal política de represión”, que incluye “tortura sexual, malos tratos, desaparición forzada”, y otros delitos que “podrían constituir crímenes de lesa humanidad”.

La situación de Maradiaga y otros “presos políticos” de Nicaragua se enmarcan en la crisis sociopolítica que vive el país centroamericano desde las masivas manifestaciones contra Ortega en 2018, que fueron reducidas con ataques armados en los que, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), murieron al menos 355 personas, de las cuales el presidente reconoce 200.

La crisis se agudizó en noviembre de 2021, cuando con las elecciones generales en las que el ex guerrillero obtuvo una nueva reelección, con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, y con siete de sus adversarios en prisión más otros dos en el exilio.

(Con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR