Estados Unidos sancionó a dos altos funcionarios del gobierno de Nayib Bukele por tratos con las pandillas en El Salvador

Se trata de Osiris Luna Meza, viceministro de Justicia y director general de cárceles; y Carlos Amílcar Marroquín Chica, director de Reconstrucción del Tejido Social de la Presidencia

Nayib Bukele, presidente de El Salvador (Europa Press/Archivo)
Nayib Bukele, presidente de El Salvador (Europa Press/Archivo)

Estados Unidos impuso este miércoles sanciones económicas a dos altos funcionarios del gobierno de Nayib Bukele en El Salvador, señalándolos de corrupción vinculada a organizaciones criminales por participar en negociaciones encubiertas con líderes de pandillas encarcelados.

El Tesoro dijo que incluyó en su lista negra a Osiris Luna Meza, viceministro de Justicia y director general de cárceles; y Carlos Amílcar Marroquín Chica, director de Reconstrucción del Tejido Social de la Presidencia, por sus tratos con altos mandos de las pandillas Mara Salvatrucha 13 (MS-13) y Barrio 18.

Esto ocurre en un momento en que el país atraviesa un crecimiento de la violencia. La Fiscalía General de El Salvador reportó entre el 1 de enero y el 30 de noviembre 488 casos calificados como “desaparición de personas”, informó este lunes el fiscal general, Rodolfo Delgado.

Delgado señaló, sin brindar más detalles, que dicha cifra deja “un promedio de 1 persona desaparecida por día”. Además, indicó que en el mismo lapso se registraron 627 casos calificados como “privación de libertad”.

En las redes sociales se comparten diversas denuncias de personas desaparecidas, principalmente jóvenes, y diversos internautas han mostrado su preocupación por el fenómeno.

Pandilleros de la Mara Salvatrucha (MS-13) esperan ser escoltados a su llegada a la cárcel de máxima seguridad en Zacatecoluca, El Salvador (REUTERS/José Cabezas/Archivo)
Pandilleros de la Mara Salvatrucha (MS-13) esperan ser escoltados a su llegada a la cárcel de máxima seguridad en Zacatecoluca, El Salvador (REUTERS/José Cabezas/Archivo)

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urgió recientemente a El Salvador a adoptar medidas “preventivas” ante las desapariciones forzadas, un delito que, según organizaciones de derechos humanos de ese país, ha sufrido un “considerable aumento”.

El Salvador es asediado por la pandillas Mara Salvatrucha, Barrio 18 y otras minoritarias. Además, el país integra junto a Guatemala y Honduras el llamado Triángulo Norte centroamericano, considerada una de las zonas más violentas del mundo debido tanto al aumento del narcotráfico y la presencia de aliados de los carteles mexicanos, como a la debilidad de las instituciones estatales, según Naciones Unidas.

El Salvador se convirtió en 2015 en el país más violento del mundo con una tasa de homicidios de 103 por cada 100.000 habitantes y, tras esta escalada, las cifras comenzaron a bajar en 2016, pero las caídas más marcadas de estos delitos se dieron desde 2019, año en el que Nayib Bukele llegó al poder.

Bukele dijo a finales de noviembre pasado que el país centroamericano no es ahora “ni por cerca” el más violento del mundo a raíz de la reducción de los homicidios y señaló que tampoco se encuentra entre las primeras 10 naciones violentas.

(Con información de AFP y EFE)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR