Chile: condenaron a 5 años de prisión a un joven que lanzó bombas molotov a Carabineros durante las protestas de diciembre

La Fiscalía Oriente pedía 20 años de cárcel para Francisco Hernández, detenido el pasado 10 de diciembre durante las manifestaciones contra el gobierno de Piñera

Carabineros detienen a un manifestante en Chile mientras una persona se acerca con una bomba molotov (Archivo)
Carabineros detienen a un manifestante en Chile mientras una persona se acerca con una bomba molotov (Archivo)


Francisco Hernández, de 21 años, fue condenado este miércoles a cinco años de prisión por el lanzamiento de cinco bombas molotov hacia agentes de Carabineros durante las protestas contra el gobierno de Sebastián Piñera en 2019.

La Fiscalía Oriente pedía 20 años de cárcel pero el Tercer Tribunal Oral decidió esta sentencia para el joven detenido el pasado 10 de diciembre en medio de enfrentamientos entre encapuchados y Carabineros en las cercanías de Plaza Baquedano, epicentro de las manifestaciones que provocaron varias renuncias en el gabinete de Piñera.

La investigación, que contó con videos obtenidos por los Carabineros, señala que Hernández primero lanzó un elemento incendiario a un vehículo policial y a personal uniformado cerca del Parque Bustamante. Y luego replicó el accionar en distintos puntos de Vicuña Mackenna y en el barrio Bellavista.

Se contabilizó que arrojó un total de cinco bombas molotov y por ello el fiscal Álvaro Pérez solicitó cuatro años de cárcel por cada incendio provocado, sumatoria que daba un total de 20 años de prisión.

El juicio señaló que Carabineros siguió a Hernández en todo momento desde su primer incendio aquel día y lo detuvo en calle Curicó con Portugal, incautándole una mochila donde había guantes, una máscara de gases, trozos de tela, una botella de vidrio vacía y tres encendedores. El fiscal Pérez dijo que las filmaciones obtenidas fueron clave para declarar culpable al imputado.

Preventiva para Carabineros

Un ex agente de Carabineros fue detenido en Chile el viernes pasado por lanzar la bomba lacrimógena que dejó ciega a una mujer en un barrio de las afueras de Santiago, en noviembre de 2019, en pleno movimiento de protestas sociales en el país.

Un Carabinero pasa junto a un vehículo antidisturbios en llamas durante una protesta contra el gobierno de Chile en Santiago el 6 de marzo de 2020. REUTERS/Ivan Alvarado
Un Carabinero pasa junto a un vehículo antidisturbios en llamas durante una protesta contra el gobierno de Chile en Santiago el 6 de marzo de 2020. REUTERS/Ivan Alvarado

El caso de Fabiola Campillai, junto al del estudiante Gustavo Gatica, son los más graves de los 460 heridos oculares registrados durante el estallido social del año pasado, según un catastro del autónomo Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH). La mayoría de esas lesiones fueron resultado del disparo de perdigones.

Campillai recibió en el rostro una bomba lacrimógena, que además de dejarla ciega la hizo también perder el gusto y el olfato, cuando esperaba un autobús para dirigirse a su trabajo, cerca de un lugar donde manifestantes protestaban contra el gobierno.

El autor del disparo fue identificado como el ex capitán de Carabineros, Patricio Maturana, quien fue detenido la noche del jueves, según informó la Policía de Investigaciones (PDI).

Una semana antes la justicia chilena también envió a prisión preventiva a otro policía por los disparos de perdigones que dejaron ciego a Gustavo Gatica, de 21 años, durante la jornada de protestas del 8 de noviembre en las cercanías de la plaza Italia de Santiago.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: