El video que grabaron los agentes penitenciarios brasileños tras la detención de Silva, cuando lo obligan a quitarse su disfraz

Clauvino da Silva, el peligroso narco brasileño que había sido detenido cuando intentaba huir de prisión con un sofisticado disfraz de mujer, fue hallado muerto en su celda de la prisión Bangu 1, en el oeste de Rio de Janeiro.

El gobierno de Río de Janeiro informó que se habría suicidado ahorcándose, aunque una investigación está en marcha para esclarecer los detalles de la muerte, según informó Veja.

El último sábado, Silva, de 42 años, había intentado huir de la cárcel de Bangu 3 disfrazado como su hija de 19 años. Para ello, se había colocado una máscara de silicona sobre su rostro, una peluca larga y oscura y una camiseta rosa. Con ese atuendo, intentó salir de la prisión como una visita. Cuando fue detectado y detenido, las autoridades penitenciarias grabaron un video en el que lo obligan a sacarse el disfraz parte por parte ante la cámara. El insólito video fue luego dado a publicidad, mientras Silva fue trasladado al sector de aislamiento de Bangu 1.

Silva se había valido de la visita de su hija de 19 años y de la complicidad, al parecer, de una mujer embarazada que por estar exenta de pasar por los rayos X entró el disfraz con el que intentó fugarse.

El narcotraficante, apodado Baixinho (Bajito), había sido condenado a 73 años y 10 meses de prisión. Ya en 2013 había intentado fugarse de prisión pero fue recapturado.