(Video: "PH, Podemos Hablar" – Telefe)

Durante los años que estuvo en pareja con Silvia Süller, Silvio Soldán (entre 1986 y 1992) pasó buenos y malos momentos, y su relación terminó en medio de una mediática pelea que con el paso de los años sumó nuevos y escandalosos capítulos. Sin embargo, más allá de todo lo sucedido, entre el conductor y la ex vedette quedó para el recuerdo una insólita anécdota que él se encargó de contar el sábado pasado durante su paso por PH, Podemos Hablar.

Andy Kusnetzoff, el conductor del ciclo, le dio el pie a Soldán para que contara la anécdota. Entre risas, al principio intento negarse. "Eso no se cuenta, pasó hace mucho tiempo…", dijo.

Pero no hizo falta insistir demasiado para que cediera. "Hubo una lesión, fue en un momento de amor salvaje. Una patadita en un sector íntimo de mi cuerpo. Tal es así que me hizo un tajo", comenzó con su relato el conductor de recordados ciclos como Grandes valores del tango, Feliz domingo y Domingos para la juventud.

Según su relato, la lesión en sus genitales se produjo un sábado a la noche. "¡Al día siguiente tenía que hacer Feliz Domingo!", recordó, con su particular sentido del humor, Soldán.

"Hablé con el médico del canal, que después se descubrió que no era médico y estuvo mucho tiempo preso. Le conté lo que había pasado y me dijo: 'Cuando terminás el programa te vas a la clínica de acá a la vuelta, que yo estoy de turno'", reveló Soldán. Y aclaró, ante el asombro de todos los presentes, que en esa clínica el hombre también engañaba a todos haciéndose pasar por médico.

"Fui, me hizo entrar de contrabando y me cosió", reveló el conductor, que, afortunadamente, no sufrió mayores lesiones como consecuencia de aquel incidente.

Y concluyó: "Durante el programa me la banqué bien, sin problemas. Salté y todo cuando se abrió el cofre".

En febrero pasado, en su cumpleaños número 61, Süller hizo un repaso de su vida con Teleshow y contó que sufrió mucho cuando Soldán la dejó: "Nunca lo pude superar.  Y es por eso que, hasta el día de hoy, sigo esperando el reencuentro. Yo a Soldán lo conocí en el '86 y me separé hace 27 años ya. Pero la ilusión es lo último que se pierde. Él es un hombre de 84 años que está solo. Y yo también estoy sola. Así que sería bueno que pudiéramos hablar, por lo menos. Porque entre nosotros nunca pasó nada. Éramos una pareja increíble: íbamos a todos lados juntos, nos divertíamos, nos teníamos una fidelidad absoluta… Y de repente, se terminó".

SEGUÍ LEYENDO