José Luis Polti en el seminario sobre ciudades inteligentes que se ofreció como parte de las actividades de las que participa la misión belga que llegó al país este fin de semana.
José Luis Polti en el seminario sobre ciudades inteligentes que se ofreció como parte de las actividades de las que participa la misión belga que llegó al país este fin de semana.

"Para hacer una ciudad inteligente necesitamos gente inteligente", dijo José Luis Polti, ingeniero magister docente de la UTN y director del proyecto Green Building. Fue en el marco del seminario "Ciudades inteligentes: situación mundial, desarrollos y perspectivas" que se ofreció en el Hotel Alvear, en Buenos Aires, como parte de la una serie de reuniones que está realizando la misión económica belga que llegó al país encabezada por la Princesa Astrid; y que incluye una comitiva de 137 empresarios y 45 representantes de ese gobierno. Como parte de la gira habrá un encuentro con la vicepresidenta, Gabriela Michetti, y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

Green Building, el proyecto que lidera Polti, es parte del Aglomerado Productivo Smart City, que está integrado por un grupo de empresas e instituciones educativas entre la que se encuentra la UTN y la UBA. Esta iniciativa tiene como objetivo avanzar en la transformación de edificios en construcciones sustentables, donde la innovación es clave. Después de todo, uno de los objetivos de las ciudades inteligentes es la administración de recursos para mejorar la eficiencia energética.

José Polti es docente de la UTN y director del proyecto Green Building
José Polti es docente de la UTN y director del proyecto Green Building

Claro que ése no es el único objetivo. La idea de las ciudades inteligentes es que la recopilación de datos se utilice para mejorar la seguridad, el desarrollo productivo, la planificación urbana así como el acceso a la salud y la educación.

Esto no ocurre por sí solo. Se requiere voluntad social y política para llevarlo a cabo: la mera instalación de sensores, cámaras y otros dispositivos para juntar información no alcanza. Es necesario hacer un análisis de esos datos, que estará mediado por los objetivos que se busquen alcanzar y la visión de sociedad que se tenga.

Polti hizo hincapié durante el encuentro sobre la importancia de invertir de manera sostenida en capacitación para generar una ciudadanía preparada que pueda ser partícipe activa de esta sociedad digitalizada. En este contexto habló de "gente inteligente". Ahora bien, ¿cómo se define la inteligencia?

Consultado por Infobae sobre este tema, Polti subrayó que hay que educar a la población "para que pueda discernir, que se les presenten diferentes herramienta para que ellos puedan cuestionar, así como herramientas o habilidades para desarrollar innovación".

La princesa Astrid de Bélgica está de visita en el país junto a una comitiva de 137 empresarios y 45 representantes del gobierno de Bruselas (AP)
La princesa Astrid de Bélgica está de visita en el país junto a una comitiva de 137 empresarios y 45 representantes del gobierno de Bruselas (AP)

"Se necesita la innovación en todo aspecto para solucionar problemáticas que seguimos teniendo y son trazables en el tiempo, o sea que para poder solucionarlas hay que tomar decisiones distintas. Comparto que la utilización de base de datos es fundamental pero también hay que hablar de la participación ciudadana", explicó Polti.

En este sentido, destacó que no alcanza solo con enseñar materias técnicas en las escuelas, sino que hay que incluir también materias sociales para entender el impacto que tienen las decisiones que se puedan tomar. "Más allá de los datos duros hay que entender que detrás de todo hay gente, la ética es fundamental. Si no trabajamos con ética, honestidad y transparencia es muy difícil. Y no es una utopía", remarcó.

¿Es posible lograr un estado inteligente, eficiente y que atienda las necesidades sociales? ¿Hay espacio para la inversión en políticas sociales, educación y jubilación en los estados inteligentes? La innovación, al menos desde el punto de vista de algunas naciones no debería implicar recortes ni desatención a sectores sociales con pocos recursos. "Admiramos a sociedades con menores niveles de corrupción, como los países nórdicos, y son países muy educados, tienen otra idiosincrasia y ahí no se descartan a los ancianos y a la gente que necesita o es más vulnerable la ayudan", explicó Polti.

Volvió a remarcar que para tener esa visión no solo hay que educar en estadística o lectura de gráficos sino también en el aspecto social. "A nivel ferroviario, yo puedo determinar cuestiones técnicas en una locomotora, por ejemplo, pero también hay un tema social que si el tren para en el pueblo también va a haber economías regionales ".

"Si no hubiese sido por la universidad pública y gratuita yo no sería ingeniero ni tendría una maestría ni estaría colaborando, con mi granito de arena, en el desarrollo del país, o sea que lo que la sociedad hizo conmigo fue una inversión, soy consciente de que personas carenciadas fueron a comprar un litro de leche y con el IVA me pagaron la educación", concluyó Polti.

SEGUÍ LEYENDO: