Ayahualtempa en fotos: un pueblo de Guerrero armó a sus niños para enfrentar a los narcos

A unos 350 kilómetros de la Ciudad de México, instalada en la Montaña del estado de Guerrero, se encuentra la comunidad de Ayahualtempa. Ellos tienen su propia Policía Comunitaria, a la que han sumado a los niños de ese pueblo ante las amenazas que han recibido del crimen organizado


Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.

Más de 30 niños están en las filas de la Policía Comunitaria de Ayahualtempa. Los adultos aseguran que los menores se unieron por voluntad propia. “No me queda de otra más que darles permiso a que se preparen”, cuenta Morales que dice no tener otra opción para enfrentar a la delincuencia.

Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.

Luis Morales Rojas, un campesino y policía comunitario de 40 años, reitera: “Es un riesgo ir a la escuela”. En 2018 fue comandante regional de la Policía Comunitaria donde recibió amenazas por parte del crimen organizado.

Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.

A unos 50 metros de la entrada a la comunidad hay un módulo de la Policía Municipal. Pero lejos de sentirse seguros, los pobladores de Ayahualtempa acusan que los elementos locales están al servicio de los Ardillos y desde esa posición les avisan cuando salen de sus límites.

Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.

Este 2021 fue la segunda vez que los presentaron a los menores ante la prensa, con armas al hombre. También lo hacen a manera de presión para el gobierno, que prácticamente los ha dejado olvidados con promesas incumplidas, relatan los pobladores. Sin embargo la trama es mucho más compleja e involucra la siembra de la amapola, promesas rotas del gobierno y disputas entre narcos.

Ayahualtempa, Guerrero, México, 10 de abril, 2021. (Foto: Pedro Pardo / AFP).
Ayahualtempa, Guerrero, México, 10 de abril, 2021. (Foto: Pedro Pardo / AFP).
Ayahualtempa, Guerrero, México, 10 de abril, 2021. (Foto: Pedro Pardo / AFP).
Ayahualtempa, Guerrero, México, 10 de abril, 2021. (Foto: Pedro Pardo / AFP).
Ayahualtempa, Guerrero, México, 10 de abril, 2021. (Foto: Pedro Pardo / AFP).
Ayahualtempa, Guerrero, México, 10 de abril, 2021. (Foto: Pedro Pardo / AFP).
Ayahualtempa, Guerrero, México, 10 de abril, 2021. (Foto: Pedro Pardo / AFP).
Ayahualtempa, Guerrero, México, 10 de abril, 2021. (Foto: Pedro Pardo / AFP).

Tavo, como le dicen, lleva un revólver encajado en el cinturón. Nunca le dio miedo. Le gusta ser policía. Aunque pase el peligro, afirma, lo seguirá haciendo. Eso sí, a él y a su hermano les advirtieron que las armas solo se usaban en caso de que la comunidad fuera atacada. No para jugar. No para intimidar. No para amenazar a sus amigos.

Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.

El pueblo está atrincherado, los niños de Ayahualtempa dejaron de ir a la escuela y el aprendizaje que ahora reciben es en armamento.

Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.

Hace dos años que ya no voy a la escuela”, dice el joven Gerardo con cierta resignación. Dentro de Ayahualtempa solo hay preescolar y primaria. Él sí terminó la secundaria, pero cuando iba a entrar al bachillerato los alcanzó la violencia. “Ya no entré en el colegio porque está fuera del territorio comunitario. Ahí está el grupo delictivo los Ardillos. Por miedo ya no quise ir”, explica.

Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.

Migue, como le dicen sus amigos, lleva más de un año sin ir a la escuela “porque allá se encuentran los malos”. Recuerda que el Gobierno estatal les prometió una secundaria en Ayahualtempa. Se va a esperar a que cumplan para volver a estudiar. Mientras, aprendió bastante sobre municiones. Saca algunas de un bolso que carga. Son calibre 22. Explica qué pasa con cada parte de la bala al disparar. “Los cocodrilos”, del Grupo Exterminador, ameniza el diálogo. Resulta irónico que la canción hable de un sicario, como esos de los se defienden ahí.

Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.

Los grandes enseñan a los niños mayores de 12 años a usar las armas: tirar, disparar, apuntar… todo lo que implica su manipulación. Luego estos aprendices se vuelven los maestros de los más chiquitos.

Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.

“Morros, reportense allá”, le dice Tavo a unos siete niños que lo van siguiendo hacia la cancha de la comunidad. Migue se forma junto con otros seis niños. Uno de ellos no suelta una paleta que trae ni para entrenar. Un par más se les une ya iniciados los ejercicios.

“Firmes… Ya”, ordena Luis Gustavo con tono militar. “Embrazar armas… Ya”, añade. Los niños le obedecen. Sostienen el arma al frente. Escuchan la orden de firmes. Con la misma dinámica la llevan al hombro. Los mayores de 12 usan armas reales. Los menores, de madera.

Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.

Con los ojos apenas visibles, José Miguel Toribio explica como disparar. “Primero le pones así (jala el seguro del arma), le pones el tiro, luego otra vez le jalas más (mueve el cerrojo), aplastas este (señala el gatillo) y ahí truena”. Aunque tiene 13 años, su estatura y complexión no denotan más de 10. Él no ha visto a los Ardillos, pero sabe que son “sicarios que matan y secuestran”.

Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.

Su única siembra, sostienen, es el frijol, la calabaza, el maíz y el jitomate. Nada más. Lo que reclaman los Ardillos, apuntan, es el derecho de piso, control que ya han adquirido en todos los alrededores de la comunidad.

Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.

“La idea de ellos”, cuenta Luis Morales, el padre del joven Gerardo, “es controlar la comunidad, ya no es por la droga”, trastabilla por un momento como quien dice algo que no debía.

Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.

Los pobladores aseguran que no defienden otros intereses que no sea la dignidad de su comunidad. Niegan estar coludidos con alguna autoridad o algún cártel. Las armas, insisten, las pagan ellos mismos. Los recursos provienen del trabajo de todo un año o de la venta de sus animales.

Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.

“Hace dos años que ya no voy a la escuela”, dice el joven Gerardo con cierta resignación. Dentro de Ayahualtempa solo hay preescolar y primaria. Él sí terminó la secundaria, pero cuando iba a entrar al bachillerato los alcanzó la violencia. “Ya no entré en el colegio porque está fuera del territorio comunitario. Ahí está el grupo delictivo los Ardillos. Por miedo ya no quise ir”, explica.

Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.

Por lo pronto, Gerardo ya no quiere ir a la escuela. “Ya no me interesa estudiar. Mejor cuidar a mi familia y a mi pueblo”. Dice, con resignación, que aunque tuviera la oportunidad, ya no intentaría ser maestro.

Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.
Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae.




Más sobre este tema

Japón intensificó su vigilancia tras el último lanzamiento de misiles por parte del régimen de Corea del Norte

Según Tokio podría haberse tratado de un misil balístico, lo que violaría las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas

Aborto legal: cómo se implementa el derecho a interrumpir un embarazo en Argentina

En el marco del Día Internacional por el Aborto Seguro y a ocho meses de entrada en vigencia la ley 27.610, que despenalizó y legalizó el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo, profesionales de la salud de distintos puntos del país comparten con Infobae avances y obstáculos de su implementación

Se demoran los ascensos de 200 oficiales de los altos jefes de las Fuerzas Armadas

El Presidente debería ya tener elevados los pliegos del personal superior de las FFAA en condiciones de ascender el próximo 31 de diciembre, pero aún no se han producido las promociones correspondientes a idéntica fecha del 2020

La testigo “fantasma”, falsedades y nuevas pericias: el plan de Nahir para no pasar toda su vida en la cárcel

La joven de 23 años, condenada por el crimen de Fernando Pastorizzo, recién podría salir en libertad en 2052. A los 54 años. Y no quiere envejecer tras las rejas. Ahora, la Corte Suprema analizará la causa y las supuestas irregularidades presentada por Raquel Hermida Leyenda, su abogada defensora

La variedad y dispersión de precios que tiene el dólar en los mercados desregulados es cada vez más amplia

Para dolarizarse, se utilizan desde títulos públicos hasta acciones de Apple, lo que cada vez trae más cotizaciones a las pantallas, en especial cuando no hay intervención oficial
MAS NOTICIAS