El precio internacional de la soja subió un 41% durante 2020

En el mercado de referencia de Chicago, el precio del principal producto de exportación de la Argentina cerró en alza a USD 483 la tonelada. La situación del mercado local y el reclamo que continúa en los puertos exportadores, más allá del acuerdo que cerraron los gremios aceiteros

Subió el precio de la soja en la última rueda de negocios del 2020 (Reuters)
Subió el precio de la soja en la última rueda de negocios del 2020 (Reuters)

En la última rueda de de negocios del 2020 en el mercado de referencia de Chicago, el precio internacional de la soja siguió con su racha positiva. Por otro lado, subieron los valores del maíz y cayeron los del trigo.

Los contratos con vencimiento en enero próximo de la soja registraron subas de USD 4,23 y cotizaron a USD 483,30. Durante el presente año, el precio internacional aumentó USD141,76, lo que representa un alza del 41%.

En la rueda de hoy en Chicago, también subieron los precios del maíz, donde los contratos de marzo 2021 registraron un precio de USD 190,50. Por otro lado, el trigo cerró el año con bajas, con las posiciones de marzo del próximo año cotizando a USD 235,30.

En el caso de la soja, los operadores del mercado de granos atribuyen los aumentos a un adelantamiento de las proyecciones de bajas de producción en Argentina y Brasil, que estarían plasmadas en el próximo informe del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, además del impacto de mayores bajas en los stocks de Estados Unidos.

Durante gran parte del 2020, la cuestión climática en Brasil y Argentina, por la falta de precipitaciones, y la mayor demanda de soja por parte de China con el objetivo de acumular stocks de commodities agrícolas, fueron situaciones que impactaron en los valores de la oleaginosa en el mercado de granos.

A todo esto, hay que recordar que en el inicio del presente año al debilitamiento de los precios de la soja que presentaban en ese momento, la guerra comercial entre China y los Estados Unidos fue un factor que empujó una mejora en las cotizaciones, pero la pandemia de coronavirus llegó y borró dicho crecimiento, empujando a la soja, maíz y trigo a valores del año pasado. Sin embargo, la tendencia empezó a cambiar para la oleaginosa con el correr de los meses como consecuencia de las mermas productivas en grandes oferentes y con una elevada incertidumbre por la situación climática en Brasil y Argentina.

Mercado local

En lo que respecta al mercado local, hoy no hubo operaciones por el feriado nacional. Ayer en la Bolsa de Comercio de Rosario, la mejor oferta por soja contractual se ubicó en los $ 28.750 la tonelada. Además, soja con entrega en marzo próximo cotizó a 330 dólares la tonelada y 323 dólares la tonelada con descarga en abril de 2021.

En el caso del maíz a nivel local, ayer y tras el anuncio del gobierno del cierre de las exportaciones del cereal los compradores que estaban activos en dicho mercado retiraron todos los ofrecimientos de compra que habían realizado. En la BCR por el cereal con entrega en enero próximo, se ofrecieron de forma generalizada 200 dólares la tonelada.

En las últimas semanas también afectó los precios de la soja el paro en los puertos cerealeros. Si bien después de 20 días de duración los gremios aceiteros llegaron a un acuerdo salarial con el sector privado, todavía continúa sin resolución el reclamo que están realizado los recibidores de granos. Por su parte, los integrantes de la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, si bien firmaron un acuerdo salarial con la Cámara de la Industria Aceitera, ayer se declararon en estado de alerta en solidaridad con los recibidores de granos.

Los recibidores de granos siguen con la medida de fuerza en los puertos exportadores
Los recibidores de granos siguen con la medida de fuerza en los puertos exportadores

Tampoco pudo llegarse a un acuerdo final sobre los próximos salarios entre las empresas remolcadoras con representantes del Centro de Patrones Fluviales y del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU). De acuerdo a lo que expresaron desde el sector privado, el origen del conflicto es la petición gremial de un cambio en el sistema remunerativo del remolque que se viene aplicando desde hace más de cuatro décadas. También se reclama una recomposición salarial.

En ese sentido, la Federación de Empresas Navieras Argentinas (FENA), sostuvo en un comunicado: “La postura gremial resulta insensible al contexto de la crisis económica nacional y global, agravada por la pandemia COVID 19 y a la que viene atravesando, desde hace décadas, la marina mercante en general y el sector remolque en particular. El ingreso y salida de buques depende de la selectividad de los gremios quienes filtran según las instrucciones que imparten qué buques trabajan según el tipo de carga”.

Seguí leyendo:

Últimas Noticias

Información provista porInvertir Online