Las verdaderas ambiciones de China: las estrategias del poder blando, duro y agudo

“El mundo según China”, un nuevo libro de Elizabeth Economy analiza cuidadosamente los objetivos económicos, políticos y militares de Beijing


Xi Jinping (Li Xueren/Xinhua via AP)
Xi Jinping (Li Xueren/Xinhua via AP)

La creencia de que el ascenso de China supone un profundo desafío para Estados Unidos es una creencia ampliamente compartida entre los responsables políticos y el público, ya que aproximadamente 9 de cada 10 estadounidenses ven al país como una amenaza o un competidor, según una reciente encuesta de Pew. Sin embargo, con demasiada frecuencia falta el “por qué”.

“El mundo según China”, un nuevo libro de Elizabeth Economy, contribuye en gran medida a solucionar ese problema. Examinando cuidadosamente los objetivos económicos, políticos y militares de los líderes chinos y explicando cómo pretenden desplazar a Estados Unidos de su estatus ascendente, Economy ha escrito una guía para entender y tratar con esta superpotencia en ascenso.

Economy, en excedencia de la Institución Hoover de la Universidad de Stanford mientras trabaja como asesora principal en el Departamento de Comercio, deja dolorosamente claro que la anterior política de compromiso estratégico, que estuvo detrás de la decisión de acoger a China en la Organización Mundial del Comercio en 2001, está muy desfasada. Inevitablemente, Washington y Beijing se enfrentarán cada vez más por el liderazgo mundial, ya que el presidente Xi Jinping aspira nada menos que al “gran rejuvenecimiento de la nación china”, como ha dicho. “El mundo según China -que celebra la centralidad china como construcción geográfica, así como política y económica- es uno que deja poco espacio para Estados Unidos, sus aliados y los valores y normas que apoyan”, escribe Economy.

“El mundo según China”, un nuevo libro de Elizabeth Economy,
“El mundo según China”, un nuevo libro de Elizabeth Economy,

A medida que China presiona para ampliar su influencia en el mundo, Economy distingue entre sus usos de tres tipos de poder. El poder blando se observa en los esfuerzos de Beijing por aumentar su reputación internacional presentando su estilo de gobierno autoritario como un modelo para hacer frente a la pandemia, incluyendo el suministro de vacunas a países de todo el mundo, y en la expansión de sus medios de comunicación estatales para llegar a nuevas audiencias en África y América Latina.

El poder duro se manifiesta en la actual intimidación militar de Taiwán y en la represión de la democracia en Hong Kong, así como en la construcción de pistas de aterrizaje en los arrecifes del disputado Mar de China Meridional y en la apertura de su primera base logística militar en el extranjero, en Yibuti. En uno de los muchos casos en los que Economy describe sus interacciones con actores clave en el ascenso de China, algo que hace que su libro sea aún más convincente, relata la conversación con dos académicos militares en Beijing que le dicen casualmente que su país debería acabar teniendo tantas bases militares en todo el mundo como Estados Unidos.

Economy hace un trabajo magistral al explicar el uso que hace China del poder agudo, que “se centra en la distracción y la manipulación”, tal y como lo expresó el Journal of Democracy en un informe de 2018 que describe el nuevo concepto. El poder agudo se exhibe cada vez más cuando Beijing utiliza el acceso al vasto mercado chino como palanca sobre las corporaciones multinacionales. Cuando, por ejemplo, los sitios web de las aerolíneas internacionales parecían sugerir que Taiwán estaba separada de China, y cuando las marcas globales declararon públicamente su preocupación por los abusos de los derechos humanos contra la minoría étnica musulmana en Xinjiang, los boicots de los consumidores organizados en la Internet estrictamente controlada de China se esgrimieron para garantizar que esas empresas rápidamente dieran marcha atrás y se ajustaran a la línea del partido. Del mismo modo, la antigua práctica de la transferencia de tecnología “coaccionada”, o la exigencia de que las multinacionales transfieran tecnología como precio para hacer negocios en el tentador mercado chino, entra en esta categoría.

Economy dedica un capítulo a dos de los objetivos más importantes de China: promover su propia tecnología para poder dominar los mercados internacionales e impulsar los estándares tecnológicos chinos para que acaben sustituyendo a los dominados por Estados Unidos, como ocurre con la 5G. Esto permitiría a Beijing dejar de pagar derechos de autor y empezar a ganarlos, así como proporcionar una ventaja sobre las empresas y los países. Al igual que con muchas de sus prioridades nacionales, Beijing ha fijado una fecha -2035- para lograr este segundo objetivo y ha comenzado a promover a sus funcionarios a los principales puestos de liderazgo en los organismos de fijación de normas, incluyendo la Unión Internacional de Telecomunicaciones y la Organización Internacional de Normalización. Esto también encaja con el deseo de Beijing de tener mucha más influencia en la gobernanza mundial, lo que le permitiría “legitimar la noción china de los derechos determinados por el Estado frente a los derechos inalienables e innatos de la persona, y de los derechos económicos y sociales frente a los derechos civiles y políticos”, una de las principales prioridades de Beijing, señala Economy.

Nada de esto será fácil. Los países que han sido los mayores receptores de las infraestructuras financiadas y construidas por China a través de su enorme Iniciativa de la Franja y la Ruta no son más proclives a favorecer a China. En la República Checa, que ha atraído grandes inversiones chinas, sólo un 10% de la población dice confiar en China, según una encuesta de opinión realizada en 2020 por el Instituto Centroeuropeo de Estudios Asiáticos. Y en Kazajstán, una encuesta del Banco Euroasiático de Desarrollo reveló que sólo 1 de cada 6 lo ve como un “país amigo”.

Mientras tanto, el creciente impulso autoritario de Beijing ha creado una reacción en todo el mundo. Empresas tecnológicas privadas como Huawei y ByteDance, matriz de TikTok, se enfrentan a sanciones, y los Institutos Confucio, vistos como “agentes de la propaganda china”, están siendo obligados a cerrar en los campus universitarios. “La capacidad futura de China para alcanzar sus objetivos más amplios de política exterior se ve así cada vez más comprometida por su insistencia en controlar tanto a los actores estatales como a los no estatales”, escribe Economy.

Algo en lo que no profundiza este libro es en cómo los enormes desafíos internos de China, como el aumento de la desigualdad, los profundos desequilibrios regionales y el rápido envejecimiento de la población, podrían impedir que sus líderes logren sus grandes planes. Estos obstáculos internos podrían incluso impedir que su economía llegue a superar a la de Estados Unidos, según creen ahora algunos economistas. Pero ése no es el objetivo de este libro, que en cambio arroja luz sobre la naturaleza y los motores de las elevadas ambiciones de Xi de “reordenar el orden mundial”, como dice Economy.

Economy termina con útiles sugerencias políticas para “reafirmar el liderazgo de Estados Unidos”. Entre ellas, un “compromiso renovado con la inmigración”, esencial para mantener la competitividad tecnológica de Estados Unidos, y la ampliación de la “tienda” para incluir a nuevos “aliados afines” mientras se sigue cooperando con China en materia de cambio climático y salud mundial. A partir de su amplio conocimiento de la formulación de políticas en China y de sus muchos años de interacción con las élites del país, Economy ha escrito un libro profundamente informado que sirve de llamada de atención a Estados Unidos y al mundo.

Especial para The Washington Post - Por Dexter Roberts

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR