La película provocó indignación en los implicados (Foto: @itvnews)
La película provocó indignación en los implicados (Foto: @itvnews)

La imagen granulada de la cámara de vigilancia quedó archivada en la memoria colectiva de Gran Bretaña: un niño pequeño sosteniendo la mano de otro en un centro comercial cerca de Liverpool.

Las imágenes aparentemente inofensivas, que se escucharon en las noticias en los días posteriores a la desaparición de James Bulger, de 2 años, desmentían la verdad de lo que le había sucedido horas después de apareciera en las cámaras de seguridad. El 12 de febrero de 1993, el niño había ido con su madre a la tienda para comprar chuletas de cerdo para la cena. Mientras pagaba en el mostrador, Denise Fergus soltó la mano de su hijo para buscar mejor el cambio guardado en algún rincón de su bolsa. Una decisión de fracción de segundo que nunca más olvidaría. Cuando volvió a mirar, su hijo James se había ido.

La búsqueda del pequeño se desarrolló frenéticamente en todo el Reino Unido, evolucionando desde la búsqueda de un niño desaparecido en un centro comercial a la búsqueda de un niño secuestrado en Liverpool y, finalmente, a la búsqueda de los dos niños que fueron vistos en las imágenes de vigilancia conduciendo a James afuera del establecimiento, y que pronto fueron sospechosos de torturar al pequeño hasta la muerte.

Luego de que habían dejado el centro comercial, lo llevaron a dar un largo paseo, según informó The Washington Post en 1993. Los dos niños zigzaguearon por las calles de la ciudad y recorrieron poco más de 3 kilómetros, llevando al pequeño James cerca de Leeds y el canal de Liverpool.

Las imágenes que fueron ampliamente difundidas en el Reino Unido (Foto: @UrretaJorge)
Las imágenes que fueron ampliamente difundidas en el Reino Unido (Foto: @UrretaJorge)

Mientras lo hacían, les inventaron historias a todos los transeúntes que les preguntaron porque dos niños de 10 años llevaban a un pequeño de 2, mientras lloraba y se tambaleaba por los golpes que le daban en la cabeza. Sin embargo, nadie los detuvo. Llegaron hasta un terraplén ferroviario. Allí, fuera de la vista del público, lanzaron pintura en los ojos del niño, lo apedrearon con ladrillos y lo golpearon hasta matarlo con un tubo de hierro. Su cadáver lo abandonaron en las vías.

Fergus nunca quiso conocer los detalles. Tampoco quiso asistir al juicio de tres semanas que se realizó para los niños de 10 años, Jon Venables y Robert Thompson, quienes se convirtieron en los asesinos convictos más jóvenes en Gran Bretaña en casi 250 años. Ella evitó a los medios, después de que el crimen se había convertido rápidamente en uno de los más escalofriantes en toda la historia de Inglaterra. Pero algunas cosas nunca se fueron. Las imágenes de la cámara de vigilancia o sus dramáticas representaciones aparecieron en varios lugares que Fergus odió encontrar: en un videojuego sobre crimen, en un programa policial de la televisión australiana y, más recientemente, en un cortometraje nominado a los premios Oscar: "Detainment".

El martes, tras el anuncio de que la película había sido escogida por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas como finalista en la categoría del Mejor Cortometraje de Acción en Vivo, la señora Fergus hizo que su malestar fuera conocido internacionalmente.

El filme de 30 minutos, producido y escrito por el irlandés Vincent Lambe, se centra en los interrogatorios policiales de Venables y Thompson, y también está basado en las transcripciones reales de las entrevistas. Pero para Fergus y el padre de James, Ralph Bulger, la película es profundamente perturbadora, empeorada por el hecho de que ambos dicen que no fueron consultados ni informados sobre la película antes de su estreno.

En una declaración ampliamente compartida el martes a través de Twitter, Fergus dirigió la atención hacia una petición de Change.org, en la que insta a que se elimine la consideración de la película para ganar un Oscar y que no se muestre en los cines. Desde el miércoles temprano, más de 97,000 personas lo han firmado.

"No puedo expresar lo disgustada y molesta que estoy por esta película que se ha hecho y que ahora está nominada a un Oscar", dijo Fergus en Twitter. "¡Una cosa es hacer una película como esta sin contactar u obtener el permiso de la familia de James, y otra es que un niño vuelva a representar las últimas horas de la vida de James antes de que fuera brutalmente asesinado… y que mi familia y yo tuviéramos que volver a vivir esto otra vez!"

En una entrevista con el periódico The Mirror, Ralph Bulger dijo que había aceptado el hecho de que nunca iban a faltar artículos sobre el asesinato de su hijo, "pero hacer una película tan comprensiva con los asesinos de James es devastador".

Lambe se disculpó el 6 de enero por no consultar la situación con los padres después de que se había revelado que "Detainment" estaba en la lista de los Oscar, provocando el enojo de la familia Bulger y sus partidarios. Lambe se ofreció a donar cualquier beneficio de las proyecciones al James Bulger Memorial Trust establecido por Fergus, diciendo: "Tengo una gran simpatía por la familia Bulger y lamento mucho cualquier malestar que la película pueda haberles causado".

Pero también negó que simpatizar con los asesinos haya sido su intención. Anteriormente, le había dicho a Awards Circuit en una sesión de preguntas y respuestas que "no tenía la intención de dar excusas". Pero los humaniza ". Dijo que comenzó a interesarse en el caso mucho después de que sucedió, luego de leer los registros y profundizar en los antecedentes de los asesinos. Lambe tenía 12 años cuando condenaron a Thompson y Venables, mencionó en la entrevista, y antes de empezar a investigar, todo lo que había oído sobre el caso concluía que los dos niños lo habían hecho porque eran malos.

El Reino Unido había luchado para atribuir cualquier otro motivo al crimen atroz. De hecho, nunca se reveló ninguna causa, alimentando los temores desenfrenados que existían entre los padres, quienes pensaban que si desatendían a sus hijos por un momento, podrían convertirse en víctimas de un asesinato sin sentido. El juez que presidió el caso sugirió al final del juicio que las "películas violentas" podrían ser parte de la explicación, negándose a "emitir un juicio sobre su educación", informó The Guardian en aquel entonces.

Eso es justamente lo que Lambe quería explorar, de acuerdo con lo que dijo en una de sus últimas entrevistas. Notó que Thompson, cuyo padre se había ido cuando era joven, a menudo era golpeado por hermanos mayores. The Post informó en 1993 que los padres de Venables estaban divorciados y que, según informes, era un "aprendiz lento".

"Si bien es un caso dolorosamente difícil de entender, creo que tenemos la responsabilidad de tratar de entender porqué sucedió", dijo Lambe, quien añadió que "se ha criticado a la película por humanizar a los asesinos, pero si no podemos aceptar que son seres humanos, nunca comenzaremos a comprender qué podría haberlos llevado a cometer un crimen tan horrible". Thompson y Venables fueron liberados de prisión bajo diversas condiciones en 2001 y desde ahí recibieron nuevas identidades. Venables fue arrestado dos veces, en 2010 y 2017, por posesión de pornografía infantil, informó The Independent.

Desde la muerte de su hijo, Fergus, quien ha dicho que nunca podría perdonar a Thompson y Venables, ha sido protectora de la memoria de James. En 2007, cuando supo que un juego de computadora basado en la serie de televisión "Law & Order" usó las imágenes de vigilancia granulosas del secuestro de James como una pista visual, su indignación hizo que se eliminara de las estanterías en el Reino Unido en 2009.

La petición que ella y sus partidarios crearon para oponerse a la nominación de los premios Oscar por "Detención", expresó durante una entrevista el pasado martes, "ha sido ignorada por la Academia, al igual que mis sentimientos". La Academia no se ha pronunciado al respecto.