Nathan Sutherland (Foto: Maricopa County Sheriff’s Office)
Nathan Sutherland (Foto: Maricopa County Sheriff’s Office)

La policía ha acusado a un enfermero de asalto sexual y abuso de un adulto vulnerable menos de un mes después de que una mujer en estado vegetativo diera a luz de manera inexplicable en las instalaciones de un centro de salud en Phoenix.

El hombre fue identificado como Nathan Sutherland, 36, un enfermero licenciado que era al menos parcialmente responsable del cuidado de la mujer en Hacienda HealthCare.

Las autoridades obtuvieron una orden de registro que obligaba a Sutherland a facilitar una muestra de ADN el martes por la mañana. Unas horas más tardes estaba esposado.

El nacimiento – y el asalto sexual que le precedió- lanzan una mirada severa a las condiciones de una organización sin ánimo de lucro que se autoproclama como un proveedor líder de atención sanitaria de los pacientes médicos frágiles de Phoenix.

Las autoridades investigan si Sutherland, que comenzó a trabajar en Hacienda Healthcare en 2011, trabajo simultáneamente en otros centros (Foto: Facebook)
Las autoridades investigan si Sutherland, que comenzó a trabajar en Hacienda Healthcare en 2011, trabajo simultáneamente en otros centros (Foto: Facebook)

La mujer de 29 años, quien dio a luz unos días después de Navidad, era un caso especialmente peligroso: ella había estado en persistente estado vegetativo desde 1992, cuando solo tenía 3 años.

El sargento de la policía de Phoenix Tommy Thompson dijo a los reporteros el miércoles que los oficiales aún investigan si Sutherland asaltó a otras personas de la Hacienda HealthCare. Sutherland había trabajado en las instalaciones desde 2011, pero los investigadores no saben si era un empleado o un contratista – o si simultáneamente trabajó en otros centros sanitarios.

"Desde el minuto que nos enteramos del crimen, nosotros prácticamente hemos trabajado sin descanso, los siete días de la semana para resolver este caso" dijo el jefe de policía Jeri William durante el anuncio de arresto el miércoles por la mañana.

Quedan preguntas importantes y difíciles, dijeron las autoridades. Los investigadores quieren conocer tanto del historial laboral de Sutherland como sea posible. Thompson dijo que los investigadores están dejando a las familias decidir si quieren que sus parientes incapacitados sean sometidos a exámenes para determinar si han sido víctimas de abuso sexual.

El personal asegura no haberse dado cuenta de que la mujer estaba embarazada hasta que dio a luz, un hecho que ha conllevado muchos problemas para Hacienda Healthcare (Foto: archivo)
El personal asegura no haberse dado cuenta de que la mujer estaba embarazada hasta que dio a luz, un hecho que ha conllevado muchos problemas para Hacienda Healthcare (Foto: archivo)

No está claro si otros empleados tenían conocimiento del presunto asalto.

"Nosotros estamos preguntando a la gente que cuenta con alguna información que se presente" dijo Thompson. "Si ellos tienen información, a nosotros nos gustaría conseguirla".

La investigación ha conllevado grandes consecuencias para Hacienda HealthCare, una instalación que se inauguró en 1960 como Hacienda de los Ángeles, o "la morada de los ángeles".

El director ejecutivo Bill Timmons renunció después de que la paciente diera a luz, y los oficiales de Arizona están revaluando el contrato del estado con la instalación.

Un doctor que cuidó a la mujer, de acuerdo a Associated Press, renunció, mientras que otro fue suspendido.

Especialmente problemático para muchos fue el hecho de que un personal lleno de profesionales médicos no se dieran cuenta de que la paciente estaba embarazada hasta que ella dio a luz – un detalle que sostuvo la desconcertada enfermera que realizó la dramática llamada al 911 el día del nacimiento.

El bebé se encuentra en buen estado de salud, según hizo saber el sargento de la policía de Phoenix (Foto: archivo)
El bebé se encuentra en buen estado de salud, según hizo saber el sargento de la policía de Phoenix (Foto: archivo)

"¡El bebé se está poniendo azul!, ¡El bebé se está poniendo azul!" gritó la enfermera al tiempo que urgía a los paramédicos a darse prisa. "No estamos preparados para esto".

Pero Thompson, el sargento de policía, transmitió algunas noticias positivas del bebé, quien parece encontrarse en buen estado de salud.

"El bebé, me han dicho, está bastante bien" dijo Thompson el miércoles. La policía dijo que la madre estaba también sana tras el parto. "Nosotros no podemos elegir cómo llegamos a la vida, pero nosotros como comunidad podemos elegir amar a este niño".