El ministro de Relaciones Exteriores canadiense habló con Juan Guaidó y le expresó su apoyo para lograr un “retorno pacífico a la democracia” en Venezuela

Marc Garneau indicó que mantuvo una conversación con el presidente interino, en la que también le comunicó “la solidaridad” del país norteamericano con en el caribeño en “su lucha contra la pandemia del COVID-19”. El líder opositor también dialogó el martes con el secretario de Estado de Estados Unidos


Marc Garneau, ministro de Exteriores de Canadá, mantuvo una charla con Juan Guaidó
Marc Garneau, ministro de Exteriores de Canadá, mantuvo una charla con Juan Guaidó

Canadá reiteró este martes su apoyo al gobierno interino de Juan Guaidó y remarcó la necesidad de un “retorno pacífico” a la democracia en Venezuela.

“Canadá está comprometido con el fortalecimiento de la democracia en nuestro hemisferio y en todo el mundo”, remarcó el jefe de la diplomacia canadiense, Marc Garneau.

El funcionario comunicó en sus redes sociales que este martes mantuvo una conversación con el líder opositor venezolano, a quien también le comunicó “la solidaridad de Canadá con el pueblo de Venezuela en su lucha contra la pandemia del COVID-19”.

Este martes Guaidó también mantuvo una charla con el secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, según lo informado por la agencia The Associated Press a través de su corresponsal para Venezuela, Joshua Goodman, quien citó a dos fuentes venezolanas. No trascendió de inmediato el contenido de la conversación.

Horas antes, Blinken se había comunicado con su homóloga de Noruega, país que ha jugado un rol de mediador entre la dictadura de Nicolás Maduro y la oposición venezolana durante los últimos años.

El secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, habló con el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó (Manuel Balce Ceneta / Pool vía REUTERS)
El secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, habló con el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó (Manuel Balce Ceneta / Pool vía REUTERS)

Esta fue la primera comunicación formal entre Guaidó y Blinken, quien ya había adelantado que la administración de Joe Biden continuará reconociéndolo como presidente legítimo de Venezuela en detrimento de Nicolás Maduro, a quien calificó como un “brutal dictador”.

Durante el fin de semana, un funcionario de la Casa Blanca indicó que el gobierno “no tiene prisa” en levantar las sanciones impuestas sobre la dictadura, y solo se consideraría si “el régimen toma medidas de fomento de la confianza que demuestren que están listos y dispuestos a entablar conversaciones reales con la oposición”.

El funcionario, que habló bajo condición de anonimato, no especificó qué pasos necesitaría dar Maduro, pero dijo que no se le podría permitir usar las negociaciones como una “táctica dilatoria” para consolidar el poder y dividir a la oposición, como se le ha acusado de hacer en el pasado.

En la misma línea se pronunció el asesor senior del Consejo Nacional de Seguridad para la Casa Blanca, Juan González. En febrero, el funcionario dijo que “Maduro ha usado el diálogo para demorar y poner en prisión a miembros de la oposición”.

A nivel general, dijo que el enfoque será “una política bipartidista” y además planean “restaurar una coalición multilateral a favor de una salida democrática a la crisis actual”. También explicó que se busca “redoblar los esfuerzos humanitarios no solo dentro del país”, sino también en otros países como Colombia que se han visto muy afectados por la crisis migratoria generada por el régimen.

La dictadura de Maduro ordenó la salida de Venezuela de la embajadora de la UE por las sanciones del bloque continental
La dictadura de Maduro ordenó la salida de Venezuela de la embajadora de la UE por las sanciones del bloque continental

Estas comunicaciones entre Guaidó y los jefes de las diplomacias de Canadá y Estados Unidos se dieron el mismo día en que se despidió de Venezuela la embajadora de la Unión Europea (UE) en Caracas, Isabel Brilhante Pedrosa, tres días después de que venciera el plazo que le dio el régimen chavista para irse del país y la nombrara persona non grata en respuesta a las sanciones impuestas por el bloque comunitario contra 19 funcionarios chavistas.

Brilhante hizo una publicación en su cuenta de Twitter en la que aseguró querer a Venezuela y agradeció a sus ciudadanos por el cariño recibido: “Gracias infinitas a todos los venezolanos por su cariño, reconocimiento y afecto. Los llevo a todos en tantos recuerdos hermosos. Mi corazón se queda aquí. Te quiero, Venezuela”.

La expulsión de Brilhante Pedrosa fue ordenada el pasado 24 de febrero por Maduro. Inicialmente, le otorgó un plazo de 72 horas para salir de Venezuela, que luego fue prolongado hasta hoy, a petición de la diplomática por la escasez de vuelos.

La embajadora de la Unión Europea (UE) en Caracas, Isabel Brilhante Pedrosa, abandonó Venezuela este martes (EFE/Rayner Peña)
La embajadora de la Unión Europea (UE) en Caracas, Isabel Brilhante Pedrosa, abandonó Venezuela este martes (EFE/Rayner Peña)

En el extremo opuesto se ubicó el sector de la oposición aglutinado alrededor de Guaidó, quien ya había expresado su solidaridad con Brilhante. “Nos solidarizamos con la embajadora de la UE en Caracas, quien siempre ha demostrado estar (en) apoyo de los derechos humanos y la democracia en Venezuela en nombre de Europa”, dijo en Twitter, el mismo día que se ordenó la expulsión de la diplomática.

Leopoldo López, desde su exilio en España, aseguró este martes que “la dictadura” de Maduro “no solo obliga a los venezolanos a salir del país, sino también a quienes, sin importar la nacionalidad que tengan, se preocupan por el bienestar y la libertad” en el país.

“Gracias embajadora. Estamos seguros de que su trabajo por el bien de los venezolanos la seguirá donde vaya”, dijo López en un mensaje en el que retuiteó la despedida de la diplomática.

Con información de AP y EFE

SEGUIR LEYENDO: