Petroleros venezolanos con dos meses de producción están varados en el mar: los compradores evitan recibirlos por las sanciones de EEUU

Al menos 16 buques transportan 18,1 millones de barriles. Algunas de las embarcaciones llevan más de seis meses navegando en aguas internacionales sin poder descargar el cargamento

Cada vez más países evitan comprar crudo venezolano (REUTERS/Jorge Silva)
Cada vez más países evitan comprar crudo venezolano (REUTERS/Jorge Silva)

Petroleros que transportan casi dos meses de producción de petróleo venezolano están atrapados en el mar mientras las refinerías internacional evitan recibir el crudo del país caribeño por las sanciones de Estados Unidos, de acuerdo a lo indicado por documentos de la estatal PDVSA y los datos de envíos.

Washington está endureciendo las sanciones para reducir las exportaciones de petróleo de Venezuela y privar al régimen de Nicolás Maduro de su principal fuente de ingresos.

Las exportaciones de los miembros de la OPEP están cerca de sus niveles más bajos en más de 70 años y la economía se ha derrumbado.

El gobierno de Donald Trump incluyó en su lista negra a barcos y comerciantes este mes por su papel en el comercio y el transporte del petróleo de PDVSA, administrado por el Estado, y amenazó con agregar más a su lista de entidades sancionadas.

Según los datos de Refinitiv Eikon, al menos 16 petroleros que transportan 18,1 millones de barriles de petróleo venezolano están atrapados en el mar mientras los compradores los evitan para evitar las sanciones. Eso es el equivalente de casi dos meses de producción a la tasa de producción actual de Venezuela. Algunas de las embarcaciones han estado en el mar durante más de seis meses y han navegado a varios puertos pero no han podido descargar.

Las cargas de petróleo rara vez se cargan en un camión cisterna sin un comprador. Los que están en el agua sin tener quien los adquiera generalmente venden con un descuento.

Cada petrolero está incurriendo en fuertes cargos por el retraso diario en la descarga. Según una fuente de envío, el costo de una embarcación que transporta petróleo venezolano es de al menos 30.000 dólares por día.

“Este es nuestro tercer intento de encontrar un comprador”, dijo un ejecutivo de una compañía petrolera registrada como cliente de PDVSA, que tomó una carga de crudo pesado venezolano en enero y no ha podido venderlo debido a la posibilidad de sanciones. La carga ha acumulado tarifas de estadía en África durante más de 120 días, agregó el ejecutivo a la agencia Reuters, que habló bajo condición de anonimato.

Incluso los clientes de PDVSA desde hace mucho tiempo están luchando para completar las transacciones que están permitidas bajo sanciones, para el pago de la deuda o el intercambio de alimentos. Los compradores están preocupados por las sanciones incluso para esas cargas.

La estatal PDVSA sufre una profunda crisis en medio de decenas de denuncias de corrupción (REUTERS/Carlos García Rawlins)
La estatal PDVSA sufre una profunda crisis en medio de decenas de denuncias de corrupción (REUTERS/Carlos García Rawlins)

El MT Kelly, con bandera de Panamá, es uno de los barcos atrapados en el mar. Navegó a Turquía en abril, ingresó al Mediterráneo solo para dar la vuelta, navegar de regreso a través del Estrecho de Gibraltar y alrededor de la costa de África, según los datos.

PDVSA, el Ministerio de Petróleo de Venezuela y Altomare SA, con sede en Grecia, gerente comercial de MT Kelly, no respondieron a las solicitudes de comentarios.

La mayoría de los otros petroleros zarpan hacia Malasia, Singapur, Indonesia o Togo, donde generalmente transfieren su petróleo a otros buques en el mar, a veces ocultan su origen antes de enviarlos a un refinador. Los buques no se han descargado, pero algunos han apagado los transpondedores que transmiten su posición, según los datos de Eikon.

Seis de los buques anclados en Malasia son gestionados por Eurotankers Inc, con sede en Grecia, y han estado esperando hasta cuatro meses para descargar. Eurotankers no respondió las solicitudes de comentarios.

Libre Abordo de México, que junto con la firma relacionada Schlager Business Group alquiló tres de los cargamentos varados de acuerdo con los documentos de PDVSA, declinó hacer comentarios. El Departamento del Tesoro de Estados Unidos incluyó a las compañías en su lista negra la semana pasada junto con sus propietarios por comerciar petróleo venezolano a través de un pacto descrito por las firmas como un acuerdo de petróleo por alimentos.

GPB Global Resources, con sede en Ámsterdam, que alquiló otras dos cargas, se negó a comentar sobre los buques, pero señaló que la empresa y sus filiales “están haciendo negocios de conformidad con todas las normas y reglamentos aplicables, incluidas las sanciones estadounidenses”.

Richeart International, con sede en Hong Kong, a cargo de otros cuatro envíos, no pudo ser contactado para hacer comentarios.

La difícil situación de las exportaciones de Venezuela se produce cuando la mayoría de las naciones productoras de petróleo continúan luchando para asignar inventarios altos en un mercado sobre abastecido, lo que ha disminuido el apetito de muchos compradores por petróleo riesgoso como el crudo iraní y venezolano.

La amenaza de sanciones más estrictas en los Estados Unidos también está interrumpiendo el mercado de envío global. Desde finales de mayo, al menos seis petroleros que navegaban hacia Venezuela o esperaban para cargar exportaciones se han desviado, ya que Estados Unidos considera poner en la lista negra a más buques y empresas navieras por presuntas violaciones de sanciones.

Con información de Reuters

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El Grupo de Contacto rechazó el nombramiento unilateral del ente electoral en Venezuela: “No es equilibrado ni independiente”

La Justicia británica prometió definir “lo antes posible” quién accederá al oro de Venezuela: Maduro o Guaidó

Guaidó acusó a Zapatero de ser un “aliado” de Maduro: “No es un intermediario, ni un hombre neutral”

MAS NOTICIAS