Iván Duque y Mike Pompeo, durante la Cumbre contra el Terrorismo en Bogotá (REUTERS/Luisa Gonzalez)
Iván Duque y Mike Pompeo, durante la Cumbre contra el Terrorismo en Bogotá (REUTERS/Luisa Gonzalez)

Las amenazas del grupo guerrillero colombiano Ejército de Liberación Nacional (ELN) y de los terroristas de Hezbollah en América Latina y su presencia en Venezuela, fueron los ejes de la Cumbre Hemisférica contra el Terrorismo, que se desarrolló el pasado 20 de enero en Bogotá. El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, quien participó de la cumbre, se llevó de la capital colombiano valiosa información sobre los vínculos de la dictadura de Nicolás Maduro con los grupos irregulares.

Samuel Salman el Reda, también conocido como Salman Raouf Salman, es acusado de haber sido el cerebro detrás del atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), perpetrado el 18 de julio de 1994 en Buenos Aires, provocando la muerte de 85 personas. Ese hecho dejó constancia de la presencia de Hezbollah en América Latina. Desde entonces, los terroristas libaneses han ampliado su presencia en la región.

Se presume que hace un tiempo fue visto en Nicolás de Federmán, un barrio ubicado en el occidente de Bogotá. Esto encendió las alarmas de la inteligencia colombiana y norteamericana, quienes ofrecen unos siete millones de dólares por información sobre su paradero.

Una fuente policial reveló al diario colombiano El Tiempo que la intervención de Salman fue clave para la llegada de otros terroristas de Hezbollah a la región; más precisamente, a Venezuela: “Salman ha sido visto varias veces en Colombia, y no solo tras el atentado, sino más recientemente. Su papel ha sido clave para que otras personas vinculadas a Hezbollah hayan aterrizado en Venezuela para activar células y desde allí extenderse y consolidar su presencia en nuestro país”.

Cada vez son más las denuncias y pruebas de los vínculos de la dictadura de Nicolás Maduro con el grupo terrorista Hezbollah
Cada vez son más las denuncias y pruebas de los vínculos de la dictadura de Nicolás Maduro con el grupo terrorista Hezbollah

Ya asentado en suelo latinoamericano, el grupo terrorista de origen libanés, que al mismo tiempo opera como brazo armado del régimen de Irán, ha mantenido una estrecha relación con organizaciones insurgentes como el ELN y las disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Ese nexo, aseguran las agencias de inteligencia y los cuerpos de seguridad locales, ha sido facilitado por altos funcionarios del régimen de Nicolás Maduro.

Los principales apuntados del entorno del dictador venezolano de mantener vínculos con Hezbollah son su vicepresidenta, Delcy Rodríguez, y el ministro de Asuntos Económicos, Tareck El Aissami.

“A Colombia llegan porque hay fronteras con Venezuela que son muy poco vigiladas y por donde se les facilitan sus actividades ilícitas”, señaló el coronel John Marulanda a El Tiempo. El consultor en seguridad y defensa advirtió, además, que “podrían estar haciendo seguimientos de inteligencia a estadounidenses y judíos con fines terroristas”.

Las fuentes detallaron al medio colombiano que los extremistas “han penetrado diásporas de árabes asentados en Cartagena, Barranquilla y Riohacha”. Incluso han llegado a zonas de Bogotá.

Tareck El Aissami y Delcy Rodríguez, los principales funcionarios chavistas señalados por sus vínculos con Hezbollah
Tareck El Aissami y Delcy Rodríguez, los principales funcionarios chavistas señalados por sus vínculos con Hezbollah

En suelo colombiano, estas células están ligadas al sector textil, de la construcción, cárnicos y de exportaciones de carbón hacia el Líbano. Todas las ganancias van a Hezbollah. “La ruta siempre lleva a Beirut. Pero un porcentaje se usa para financiar el tráfico de armas y de personas, y el narcotráfico”, explicó un conocedor de estas maniobras.

Además de esta creciente presencia en América Latina, una de las mayores preocupaciones de Estados Unidos es que miembros de Hezbollah en la región obtengan identidades falsas para moverse por los diferentes países y llevar a cabo atentados terroristas.

En esa línea, la última semana se supo que tres miembros de la red terrorista Al Qaeda fueron detenidos en Estados Unidos cuando buscaban ingresar a Dallas con pasaportes de Colombia. Según las informaciones, lograron ingresar a ese país desde Venezuela.

“Sabemos que han enviado cédulas y pasaportes a esos países ocultos en postas de carne de exportación, con la complicidad de ganaderías locales y de empresas de textiles que abren en Colombia. Se estima que hay más de 60.000 registros civiles que se han expedido irregularmente para sacar cédulas y pasaportes y volver colombianos a extranjeros”, confirmó el año pasado un oficial de inteligencia a la Unidad Investigativo de El Tiempo. Esos documentos eran enviados a “clientes” de Turquía, Irak, Libia, Siria y Palestina; varios de ellos hasta lograron obtener visas norteamericanas.

En el caso de Venezuela, la región donde más operan estos grupos es en el Arco Minero, donde el mayor interés es el torio, que se utiliza para fabricar misiles y bombas.

EEUU pidió a la comunidad internacional aumentar sus esfuerzos para evitar la expansión de Hezbollah en la región (REUTERS/Luisa Gonzalez/File Photo)
EEUU pidió a la comunidad internacional aumentar sus esfuerzos para evitar la expansión de Hezbollah en la región (REUTERS/Luisa Gonzalez/File Photo)

“El régimen de Irán está en Venezuela”

Durante su presentación ante la Cumbre contra el Terrorismo, Mike Pompeo resaltó la necesidad de aumentar los esfuerzos de vigilancia contra las actividades financieras de Hezbollah y sus socios, vinculados al régimen iraní.

“El propósito principal de este esfuerzo es dar cooperación multilateral, cuyo objetivo es la actividad financiera de grupos financiados por Irán en la región (...) Lo que sucede en Colombia interesa a todo el continente”, manifestó el jefe de la diplomacia norteamericana.

“El régimen de Irán, con su brazo armado Hezbollah, está en Venezuela y eso no es aceptable”, advirtió.

A su vez, Duque reconoció las preocupaciones por los vínculos entre la dictadura de Maduro y grupos terroristas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: