Qué tecnología usará el euro digital, la nueva criptomoneda de Europa

El Banco Central Europeo espera tenerlo listo en 2025 como una forma de pago adicional

El Banco Central Europeo está preparando su criptomoneda como forma de pago adicional.
El Banco Central Europeo está preparando su criptomoneda como forma de pago adicional.

Europa está preparándose para tener su propia criptomoneda, que en este caso no sería propiedad de una organización privada sino del Banco Central Europeo (BCE), que confirmó el desarrollo de esta propuesta con la que buscan dar una forma de pago diferente y funcionar de otra forma frente a otras divisas como el Bitcoin.

Christine Lagarde, presidenta de la organización, aseguró que ya están trabajando con la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y varios ministros de economía para la consolidación de esta moneda, que se regularía en 2023 y entraría en funcionamiento en 2025 o 2026.

Te puede interesar:

Las diferencias entre euro digital y las otras criptomonedas

Desde que llegó este nuevo formato de dinero se han mencionado varias problemáticas como la capacidad de tomar datos de los usuarios, pasar desapercibidos en transacciones y la volatilidad que tienen.

Sin embargo, en el BCE buscan que su divisa funcione diferente, especialmente al estar bajo el control de una organización oficial, lo que modifica gran parte de su funcionamiento.

“El euro digital será dinero de un banco central, respaldado por un banco central y diseñado para responder a las necesidades de los ciudadanos. Necesita estar libre de riesgos y respetar la privacidad y la protección de datos. Los bancos centrales tienen el mandato de mantener el valor del dinero, independientemente de su forma física o digital”, afirmó Lagarde.

El Banco Central Europeo está preparando su criptomoneda como forma de pago adicional.
El Banco Central Europeo está preparando su criptomoneda como forma de pago adicional.

Esto quiere decir que habrá mayor regulación, control sobre la volatilidad y protección de datos a los usuarios, ya que aseguran que el euro digital “no tiene interés en recolectar datos de pagos, ni en monitorizar el comportamiento de pagos o la compartición de esos datos con agencias gubernamentales u otras instituciones públicas”.

Para cumplir con esa privacidad, será necesario que las personas se identifiquen y luego elijan los grados de protección que quieren en sus pagos, permitiendo que solo unidades de inteligencia financiera obtengan esa información dentro del marco legal.

Esto permitirá que el anonimato no exista, con el objetivo de que no se convierta en un arma de transacciones que ayuden a actividades terroristas y de fraude.

“El anonimato total no parece una opción viable. Contravendría otros objetivos de política pública, como garantizar el cumplimiento de las normas contra el blanqueo de capitales y luchar contra la financiación del terrorismo. Haría prácticamente imposible limitar el uso del euro digital como forma de inversión, para lo cual es necesario conocer la identidad de los usuarios”, dijo la presidenta del BCE.

Te puede interesar:

El Banco Central Europeo está preparando su criptomoneda como forma de pago adicional.
El Banco Central Europeo está preparando su criptomoneda como forma de pago adicional.

Otra forma de pago

Este euro digital no entraría a reemplazar los billetes y monedas físicas, sino que se sumaría a ese esquema de transacciones que hay en la actualidad, incluso para compras pequeñas, algo que también lo diferencia de las criptomonedas que están en este momento en el mercado.

Según datos de la organización, la proyección que tienen con el sistema en el que funcionará esta moneda, el Eurosystem TARGET Instant Payment Settlement (TIPS), es que será capaz de procesar más de 40.000 transacciones por segundo

Esta cifra es mucho más alta que otras monedas digitales. Por ejemplo, Bitcoin alcanza tres por segundo y Ethereum cerca de 12. Lo que permite un mayor flujo y masificación para el uso cotidiano.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR