Una app israelí busca que los precios reflejen las fechas de vencimiento de los productos (Pixabay)
Una app israelí busca que los precios reflejen las fechas de vencimiento de los productos (Pixabay)

Nota publicada por Aurora

Una nueva aplicación desarrollada en Israel ofrece manejar los precios al detal de manera dinámica. ¿Cómo funciona esto?

Digamos que una tienda tiene un estante lleno de productos que están prontos a vencerse. Los precios fueron impresos en la etiqueta el día en que los productos llegaron a la tienda, cuando aún estaban frescos. Al transcurrir los días los clientes se sentirán menos motivados a pagar el precio por un producto que durará un corto tiempo en su nevera. Un cliente normalmente dejaría de comprar la leche o la ensalada porque apenas le quedan un par de días de vida útil y pronto se convertirían en un costoso desperdicio.

Resultado: clientes insatisfechos, no hay venta, no hay beneficios, aumento de desperdicios, entre otros.

¿Qué pasaría si el cliente tuviera un descuento de acuerdo al tiempo de vida del producto? Buena idea, pero normalmente para la tienda sería un infierno manejar el inventario y una catástrofe a la hora de cobrar.

La compañía israelí Wasteless Ltd. ofrece una solución que permite a cualquier tienda al detal manejar sus precios de manera dinámica, sin morir en el intento. Wasteless ("sin desperdicio") promete una reducción en los desperdicios de mercancía de entre 20% y 33%, y al mismo tiempo un aumento en los beneficios de por lo menos un 6%. Con una aplicación ya probada en el campo y con suficiente experiencia acumulada, Wasteless trabaja sobre un sistema flexible y aplicable a cualquier tamaño de tienda.

Aunque estamos hablando del uso de tecnología de vanguardia, el Motor de Precio Dinámico de Wasteless se puede adaptar a todo tipo de tienda, on-line o física, ya sea que utilice etiquetas con códigos de barra o etiquetas de radio-frecuencia (una etiqueta con circuito propio). Adicionalmente, desde la aplicación Wasteless App, el empleado o encargado de la tienda puede ver en tiempo real en su teléfono inteligente el estado de su inventario: ventas, productos vencidos, productos descartados, productos agotados.

La oferta de Wasteless incluye todos los procesos necesarios para garantizar un funcionamiento eficiente e instantáneo: instalación del sistema, entrenamiento del personal, desarrollo de campañas de marketing dentro de las tiendas y corridas de prueba en tiempo real.

Una de las mayores bondades del sistema es que puede ser manejado por los empleados usando un teléfono inteligente convencional al que se le ha instalado la aplicación respectiva. Los datos del producto son fácilmente ingresados al sistema de inventario de la tienda a través de una interface amena, ergonómica y funcional. La aplicación permite ingresar los datos de la mercancía recién llegada a la tienda leyendo el código de barras o incluyendo la información manualmente.

El sistema puede, por ejemplo, arrojar una etiqueta con dos precios al público: el precio normal de inventario y el precio con descuento según la fecha de vencimiento, es decir, el "precio Wasteless", de modo que el cliente sabe que a partir de la fecha indicada en la etiqueta estará pagando un precio menor.

El software del sistema controla automáticamente la aplicación del precio adecuado a la hora del cobro y su reflejo en el inventario, con el beneficio de ofrecer posteriormente estadísticas sobre hábitos de los clientes.

En lo que respecta al área de marketing, una micro-campaña puertas adentro puede instar al cliente a unirse al concepto del "consumo responsable" y ser parte activa en la reducción de desperdicios de alimentos debido a su caducidad, punto este que llama la atención de los cada vez más sensibles y educados clientes.

El mejor ejemplo de la eficacia de Wasteless es su puesta en marcha en una gran cadena detallista española, que ha alcanzado sin esfuerzos las metas establecidas de reducción de desperdicios y de aumento de beneficios. Para constatarlo Wasteless comparó la información que arroja el sistema en tiempo real versus los datos históricos de la cadena.

La aplicación de este novedoso sistema se remonta apenas al año 2017, pero su potencial impacto en la economía de las tiendas, en los bolsillos de los clientes y en el medio ambiente le auguran un futuro prometedor. No se extrañe si en el corto plazo encuentra en su tienda de confianza productos con dos precios marcados en sus etiquetas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: