La verdadera razón por la que el padre de Meghan Markle no asistió a su boda con el príncipe Harry

El libro de los duques de Sussex, que saldrá a la venta el próximo 11 de agosto, cuenta los detalles que excluyeron a Thomas Markle del gran evento. El segundo adelanto de la biografía que hace temblar a la realeza británica cuenta la traición que dejó devastada la actriz

Meghan Markle y su padre Thomas Markle
Meghan Markle y su padre Thomas Markle

La prensa británica comenzó a publicar extractos de la explosiva biografía delos duques de Sussex. En el primer adelanto de “Encontrando la libertad: Harry y Meghan y la formación de una familia real moderna”, Omid Scobie y Carolyn Durand contaron cómo fue el tenso encuentro con la reina, el príncipe Carlos y William para negociar el Megxit.

Ahora, se conocen los detalles inéditos de por qué Thomas Markle no acompañó a su hija hasta el altar. Los dramáticos últimos días ante de la boda y el pedido desesperado de la norteamericana a su padre para que le contestara el teléfono. El libro revela, además, que hasta la noche anterior al gran evento, Meghan intentó convencer a su padre de que viajara, aún cuando él la había traicionado.

“Encontrando la libertad: Harry y Meghan y la formación de una familia real moderna” sale a la venta el 11 de agosto próximo
“Encontrando la libertad: Harry y Meghan y la formación de una familia real moderna” sale a la venta el 11 de agosto próximo

Aquí el segundo adelanto del libro publicado por The Times:

Mientras Harry y Meghan se deleitaban con su compromiso en noviembre de 2017, un periódico publicó un artículo sobre su padre, Thomas Markle, que se había ido tejiendo durante meses. El artículo mostraba imágenes de su casa en lo alto de un acantilado en Rosarito Beach, una tranquila ciudad turística mexicana con vistas al Océano Pacífico, y tenía detalles de su vida, como el Ford Escape rojo o el Volvo plateado que condujo a su Walmart local para abastecerse de comestibles o a la unidad de almacenamiento donde se había jactado ante el dueño de que su hija estaba en la televisión. Pero no había citas, ya que cada vez que un reportero se le acercaba, respondía con la línea preparada para él por los funcionarios del palacio: “No puedo hablar por respeto a mi familia”.

Una vez que el artículo salió con la ubicación de su casa, Thomas Markle tuvo que lidiar con constantes intrusiones de reporteros y fotógrafos. En el curso de varias llamadas telefónicas, Harry y Meghan le dijeron que debía hacer lo posible por ignorar a toda la prensa. Pero, en última instancia, no escuchó. Con el apoyo de su otra hija, Samantha - la hermanastra de Meghan, 17 años mayor que ella, Thomas tomó una idea de un fotógrafo, Jeff Rayner. La idea de Rayner era que Thomas posara para algunas fotos: leer un libro sobre la historia británica en una cafetería, visitar un cibercafé para leer las últimas noticias sobre su hija y su futuro yerno y otros montajes.

Las fotos corrieron por todo el mundo pero no ayudaron mucho a su imagen pública. De hecho, la persona a la que parecían ayudar era Rayner, que depositó al menos 130.000 dólares para su agencia de fotos de sus ventas. Thomas se llevó el 30%.

Justo una semana antes de que Thomas asistiera a la boda de Harry y Meghan en el castillo de Windsor en mayo de 2018, el palacio se enteró de que un periódico dominical tenía la intención de publicar información que expondría las imágenes como algo montado. Siguiendo las instrucciones de Harry, el equipo de comunicaciones del palacio, en consulta con el equipo legal, comenzó a trabajar en una estrategia para detener la publicación de la embarazosa historia.

infobae-image

Primero, sin embargo, Meghan necesitaba escuchar directamente de su padre lo que había sucedido. Según una confidente de confianza que estaba con Meghan mientras se desarrollaban los acontecimientos, le dijo a su padre: “Papá, necesitamos saber si esto es cierto o no, porque mi equipo va a intentar que esta historia no se publique”.

“Van a hacer todo lo posible para protegerte, papá”, dijo Meghan por teléfono. “Me estás diciendo que estás siendo victimizado, ¿verdad?” Le mintió a Meghan. “Por supuesto”, prometió, sin admitir que había participado en la puesta en escena de las fotos.

“Cada vez que ella lo llamaba, le decía: ‘Papá, te quiero’. Sólo quiero que sepas que te quiero. Todo está bien. Sólo ven aquí. Tendremos la boda. Celebraremos. No te preocupes por nada de esto. Dejémoslo atrás”, dijo la fuente. “Quieres creer lo mejor, ¿verdad?”

La fuente continuó: “La he escuchado decir: ‘Mi padre nunca buscó esto. Realmente creo que él es la víctima”

Antes de que Meghan hablara por teléfono con su padre, le recordó que un coche llegaría a su puerta al día siguiente para llevarle a Los Ángeles. Desde allí, debía hacer el viaje transatlántico a Londres, donde se habían hecho todos los arreglos. Lo acompañaría de puerta en puerta, con coches con chófer, seguridad personal y un guía para responder a cualquier pregunta. No tendría que preocuparse por nada.

Mientras tanto, el personal de comunicaciones del Palacio de Kensington hizo todo lo posible para evitar que el mal concebido plan de Thomas explotara, colaborando con él para emitir un informe con la Organización de Estándares de Prensa Independiente y un aviso a los editores de periódicos del Reino Unido sobre la situación. Pero no sirvió de nada: la mañana después de que Meghan llamara a su padre, los titulares decían: “El padre de Meghan escenificó fotos con los paparazzi”. Las capturas de pantalla de las cámaras de circuito cerrado dejaron claro que había escenificado todas y cada una de ellas.

Meghan estaba devastada por el engaño de su padre, pero también estaba preocupada por su bienestar. Thomas no había demostrado el mejor juicio, para estar seguros. Pero la boda estaba a sólo una semana de distancia. Ella estaba desesperada por llevarlo a Londres, donde sería protegido de la prensa por escoltas de palacio y oficiales de protección.

Las fotos de la discordia (The Grosby Group)
Las fotos de la discordia (The Grosby Group)
(The Grosby Group)
(The Grosby Group)

Llamó a su padre de inmediato, pero no respondió. Llamó de nuevo. Y otra vez, y otra vez. Dejó una versión del mismo mensaje cada vez: “Papá, todavía te quiero. Nada ha cambiado. Vamos a llevarte a salvo a Londres. Enviaré un coche para que venga a buscarte”.

A pesar del aluvión de mensajes de voz y de texto de Meghan, su padre no sólo se negó a subir al coche que esperaba en el aeropuerto, sino que no respondió a ningún mensaje de su hija. ”Dios mío, mi teléfono”, le dijo Meghan a una amiga, explicando que había llamado a su padre al menos 20 veces. ”Supongo que está recibiendo mis mensajes”, añadió, preocupada.

En vez de saber algo con certeza, ella y Harry se pusieron al día sobre los planes de su padre (si iba a asistir o no a su boda) a través de los tabloides y los sitios web de chismes. Se puso en contacto con el sitio web de entretenimiento americano TMZ para defender su caso, explicando que estaba intentando “refundir” su imagen después de haber sido “emboscado” por fotógrafos. Pero para evitarle a su hija y a la familia real cualquier otra vergüenza, ya no asistiría a la boda.

Mientras que en público el palacio mantenía una fachada estoica y silenciosa, detrás de las puertas cerradas había recriminaciones e ira. Habiéndose aislado de sus ayudantes y de su hija, Thomas alimentaba a la prensa con un flujo aparentemente interminable de declaraciones sin sentido. Los cortesanos del palacio esperaban minuto a minuto a que cayera la siguiente bomba.

“Fue muy, muy duro”, dijo un ayudante sobre la respuesta del palacio a la situación de Thomas Markle. “Es muy fácil culpar al palacio, pero, Dios mío, no he visto ninguna situación como ésta, en la que tienes a una mujer casándose con un príncipe, y el padre de la bella joven está a 5.000 millas dedicado a juegos tontos”.

Thomas afirmó que un furioso Harry lo llamó, “Si me hubieras escuchado, esto nunca habría pasado”. Pero no hubo tal conversación. En otro dramático giro de los acontecimientos, justo al día siguiente de decir que no iba a asistir a la boda, Thomas dijo a los periodistas que no podía imaginar perderse un evento tan histórico.

Una Meghan herida ordenó a los funcionarios del Palacio de Kensington que hicieran pública una declaración que ella misma escribió sobre el incidente, calificándolo como "un asunto profundamente personal" y solicitando su privacidad mientras lo resolvían. Aunque no quería que su drama familiar se hiciera tan público, se sintió obligada a tomar algún tipo de medida.

A pesar de la conducta de su padre, se sintió abrumada por la idea de que él no estuviera en la boda. “Por mucho que se sintiera herida y humillada, quería que él estuviera allí y estaba dispuesta a seguir adelante”, dijo un amigo cercano. “Además, estaba preocupada por él: honestamente no estaba segura de que él estuviera realmente bien. Su comportamiento era extraño”.

Su traje hecho a medida y sus zapatos personalizados le esperaban en el sastre de Oliver Brown en Chelsea, al suroeste de Londres, y Harry había pedido a un veterano militar que acompañara al padre de Meghan. “El trato que la madre de Meghan, Doria, recibió cuando llegó aquí es exactamente lo que se planeó para Thomas”, añadió un ayudante superior, señalando que le habrían alojado en un hotel y le habrían dado un oficial de protección y un ayudante durante su estancia.

A sólo cuatro días de su boda, Meghan recibió noticias más devastadoras de su padre, de nuevo a través de un sitio web de chismes de celebridades. Culpando firmemente a la prensa entrometida, Thomas afirmó que el estrés le había causado un ataque al corazón. Sus doctores le aconsejaron que necesitaba una cirugía justo dos días antes de que su hija tomara sus votos, para despejar una obstrucción, reparar el daño e implantar varios stents. A falta de algún tipo de recuperación milagrosa, dijo, no estaría en condiciones de volar a través del Atlántico y por lo tanto no asistiría a la boda real.

Preocupada, Meghan trató de enviarle un mensaje a Thomas: “He estado intentado contactar contigo todo el fin de semana, pero no estás contestando ninguna de nuestras llamadas o mensajes de texto... Estoy muy preocupada por tu salud y seguridad y he tomado todas las medidas para protegerte pero no estoy segura de qué más podemos hacer si no respondes... ¿Necesitas ayuda? ¿Podemos enviar al equipo de seguridad de nuevo? Siento mucho que esté en el hospital, pero necesito que te pongas en contacto... ¿En qué hospital estás?”.

Diez minutos más tarde ella siguió con otro mensaje. “Harry y yo tomamos una decisión hoy temprano y estamos enviando a los mismos tipos de seguridad que rechazaste este fin de semana para estar presentes en el terreno y asegurarte de que estás a salvo... estarán a tu disposición tan pronto como los necesites. Por favor, llame tan pronto como pueda... todo esto es increíblemente preocupante, pero su salud es lo más importante”, escribió.

Esa noche Thomas envió una breve respuesta para decir que apreciaba la oferta de seguridad pero que no se sentía en peligro. En lugar de eso, escribió, se recuperaría en un motel. Meghan pidió detalles pero no respondió.

No se había dicho ni una palabra sobre el tema cuando Meghan llevó a Doria a reunirse con la Reina y el Príncipe Felipe más temprano ese día, pero la situación aún le causaba vergüenza por el drama público.

Meghan se culpó a sí misma. Habiendo pasado el último año y medio en el centro de atención, comprendió cómo era la presión de los medios de comunicación. “Es vulnerable”, le dijo a un amigo. “Le han puesto un cebo. Muchos de los periodistas de los tabloides han estado convenciéndole y pagándole. No sé si realmente tuvo alguna oportunidad”.

Harry también culpó a los medios de comunicación por toda la situación. "La presión a la que estuvo sometido durante seis meses antes de que finalmente se quebrara y empezara a participar", dijo un alto cortesano del padre de Meghan, "es por lo que Harry está enfadado".

Un individuo cercano a la pareja lo resumió así: “Hay una especie de intrusión agresiva y una temeraria e irresponsable casi hostilidad a las acciones de los medios de comunicación que es profundamente dañina. No creo que los paparazzi sean los mismos. Creo que eso ha cambiado. Pero el tipo de malevolencia despiadada de algunos sectores de los medios, y es malévola, es genuinamente mala. Lo que le han hecho a su padre, lo sacaron de su vida privada y lo obligaron a salir a la luz, y luego le dieron cheques, es absolutamente terrible. Él quería vivir en privado. Habría seguido viviendo en privado. Habría estado en la boda si los medios de comunicación lo hubieran dejado en paz como se les pidió. Y no hay ningún argumento de interés público que justifique la intromisión en la vida privada de Thomas Markle.”

El beso después de casados del Príncipe Harry y Meghan Markle

“Si no fuera por Harry, Doria y sus amigos, la propia Meghan dice que no lo habría superado”, dijo un amigo. La noche antes de la boda, le envió a su padre un último mensaje. Él no respondió.

Sentada en una bañera más tarde esa noche, haciendo FaceTime con una amiga, la futura novia dijo que le había dejado a su padre un mensaje final, añadiendo: “No puedo estar sentada toda la noche presionando enviar”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El libro del príncipe Harry y Meghan Markle: una reacción impulsiva enfureció a la reina y precipitó la pelea con William y Kate

Adelanto del explosivo libro sobre el Príncipe Harry y Meghan Markle: la indiferencia de la Reina y la pelea con William y Kate






MAS NOTICIAS