El primer censo de fauna silvestre en Kenia mostró un incremento en el número de elefantes y jirafas

El Servicio de Fauna Silvestre keniano detectó esa mejora, lo mismo que en la cantidad de ejemplares de rinocerontes, leones, cebras reales y antílopes hirola

El primer censo de fauna silvestre elaborado en Kenia muestra un incremento de elefantes y jirafas (Europa Press)
El primer censo de fauna silvestre elaborado en Kenia muestra un incremento de elefantes y jirafas (Europa Press)

El primer censo nacional de fauna silvestre elaborado en Kenia detectó que el número de elefantes y jirafas que viven en el país se ha incrementado en los últimos años.

De acuerdo con el censo, en Kenia viven un total de 36.169 elefantes, un 12 por ciento más que en 2014, y 34.240 jirafas, un 49 por ciento más que en los últimos tres años.

El Servicio de Fauna Silvestre keniano también puntualizó que el número de rinocerontes, leones, cebras reales y antílopes hirola ha crecido en los últimos años.

Foto de una jirafa cruzando una calle en el Santuario Kimana en Kenia (REUTERS/Thomas Mukoya)
Foto de una jirafa cruzando una calle en el Santuario Kimana en Kenia (REUTERS/Thomas Mukoya)

El organismo comenzó un censo de tres meses en mayo para registrar todos los mamíferos marinos, especies de pájaros importantes y primates en peligro de extinción que viven en Kenia, entre otros aspectos.

Un centenar de empleados registraron 30 especies en sus ecosistemas en el marco del trabajo, ordenado por el Gobierno de Kenia para comprobar la efectividad de las medidas de protección animal vigentes.

Por su parte, el censo de animales marinos ha hallado 63 ballenas jorobadas, dos ballenas azules, 29 grandes tiburones blancos y once rayas.

El Servicio de Fauna Silvestre keniano también ha puntualizado que el número de rinocerontes, leones, cebras reales y antílopes hirola ha crecido en los últimos años
El Servicio de Fauna Silvestre keniano también ha puntualizado que el número de rinocerontes, leones, cebras reales y antílopes hirola ha crecido en los últimos años

Los devastadores efectos de la caza furtiva

Los colmillos bien formados suelen ser una ventaja para los elefantes, ya que les permiten cavar en busca de agua, arrancar la corteza para alimentarse y enfrentarse a otros elefantes. Pero durante los episodios de intensa caza furtiva de marfil, esos grandes incisivos se convierten en una desventaja y ha provocado una disminución en el número de ejemplares.

Ahora los investigadores han identificado cómo los años de guerra civil y caza furtiva en Mozambique han provocado un aumento en la proporción de elefantes que nunca desarrollarán colmillos.

Durante el conflicto de 1977 a 1992, los combatientes de ambos bandos mataron elefantes para obtener marfil y así financiar la guerra. En la región que ahora es el Parque Nacional de Gorongosa, cerca del 90% de los elefantes fueron sacrificados.

Los colmillos bien formados suelen ser una ventaja para los elefantes (Getty Images)
Los colmillos bien formados suelen ser una ventaja para los elefantes (Getty Images)

Los sobrevivientes tenían probabilidades de compartir una característica clave: la mitad de las hembras carecían de colmillos por naturaleza –simplemente nunca los desarrollaron–, mientras que antes de la guerra, menos de una quinta parte carecía de ellos.

Al igual que el color de los ojos en los humanos, los genes son los responsables de que los elefantes hereden los colmillos de sus padres. Aunque la falta de colmillos solía ser rara en los elefantes de la sabana africana, se ha vuelto más común, como un color de ojos raro que se convierte en una característica generalizada.

Los años de guerra civil y caza furtiva en Mozambique han provocado un aumento en la proporción de elefantes que nunca desarrollarán colmillos

Después de la guerra, las hembras sobrevivientes sin colmillos transmitieron sus genes con resultados tan esperados como sorprendentes. Cerca de la mitad de sus hijas no tenían colmillos. Y lo que es más desconcertante, dos tercios de su descendencia eran hembras.

Los años de agitación “cambiaron la trayectoria de la evolución en esa población”, afirmó el biólogo evolutivo Shane Campbell-Staton, de la Universidad de Princeton.

Los años de guerra civil y caza furtiva en Mozambique han provocado un aumento en la proporción de elefantes que nunca desarrollarán colmillos (Getty Images)
Los años de guerra civil y caza furtiva en Mozambique han provocado un aumento en la proporción de elefantes que nunca desarrollarán colmillos (Getty Images)

Investigadores en Mozambique, entre ellos las biólogas Dominique Goncalves y Joyce Poole, observaron a los casi 800 elefantes del parque nacional durante varios años para crear un catálogo de madres y crías.

Poole ya había visto otros casos de poblaciones de elefantes con un número desproporcionado de hembras sin colmillos tras una intensa caza furtiva, incluyendo en Uganda, Tanzania y Kenia.

“Llevo mucho tiempo preguntándome por qué son las hembras las que carecen de colmillos”, dijo Poole, que es coautora del estudio.

En Gorongosa, el equipo recogió muestras de sangre de siete elefantes hembras con colmillos y 11 sin colmillos, y luego analizó su ADN en busca de diferencias.

Un leopardo en una reserva en Kenia. Un centenar de empleados registraron 30 especies en sus ecosistemas en el marco del trabajo (Ago 8, 2021. REUTERS/Thomas Mukoya)
Un leopardo en una reserva en Kenia. Un centenar de empleados registraron 30 especies en sus ecosistemas en el marco del trabajo (Ago 8, 2021. REUTERS/Thomas Mukoya)

Los datos del estudio de los elefantes les dieron una idea de dónde buscar: Como los elefantes sin colmillos eran hembras, se enfocaron en el cromosoma X. (Las hembras tienen dos cromosomas X; los machos tienen un cromosoma X y otro Y).

Sospechaban también que el gen en cuestión era dominante –lo que significa que una hembra sólo necesita un gen alterado para quedarse sin colmillos– y que cuando se transmite a los embriones masculinos, puede provocar un cortocircuito en su desarrollo.

“Cuando las madres lo transmiten, creemos que los hijos probablemente mueren en una fase temprana de desarrollo, un aborto involuntario”, dijo Brian Arnold, un coautor y biólogo evolucionista en Princeton.

Con información de Associated Press/DPA

SEGUÍ LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR