Alemania emitió un decreto de modernización de su Ejército para reforzar su defensa y preparación para la guerra

Las tensiones crecientes por la guerra en Ucrania han llevado a Berlín a reconsiderar su postura. La “situación de amenaza en Europa” obliga a concentrarse en la disuasión ante posibles agresiones de Rusia

Guardar

Nuevo

Tanques alemanes de tipo "Marder". EFE/Timm Schamberger
Tanques alemanes de tipo "Marder". EFE/Timm Schamberger

El ministerio de Defensa alemán, liderado por Boris Pistorius, anunció la implementación de la reforma militar más significativa en décadas, con el decreto de Osnabrück, que entra en vigor de manera inmediata. Este movimiento marca un claro distanciamiento de las políticas de defensa previas, focalizándose en preparar a la Bundeswehr para escenarios de conflicto. Pistorius aseveró que el propósito es “reorientar el Ejército hacia la defensa nacional y de alianzas en todos los niveles”, apuntando a una reestructuración que facilita una gestión más eficaz en tiempos de guerra.

El contexto geopolítico, marcado por las tensiones crecientes y la guerra en Ucrania, ha llevado a Alemania a reconsiderar su postura de defensa. La necesidad de un enfoque renovado se debe, según el canciller Olaf Scholz, a una “situación de amenaza en Europa completamente distinta”, que obliga a la nación a concentrarse de nuevo en la disuasión y en la defensa propia ante posibles agresiones, especialmente de Rusia.

Este decreto facilitará una reestructuración de mando en la Bundeswehr, que incluirá la creación de un cuerpo especializado en la defensa del espacio cibernético y de la información, área crítica para la seguridad nacional en el siglo XXI. Esta reorganización pretende eliminar las dificultades de coordinación tanto dentro del territorio alemán como en misiones en el extranjero, permitiendo una integración más efectiva con las estructuras de la UE y la OTAN.

Docenas de tanques Leopard 1 de fabricación alemana y otros vehículos blindados.  REUTERS/Yves Herman
Docenas de tanques Leopard 1 de fabricación alemana y otros vehículos blindados. REUTERS/Yves Herman

“La base formal para una organización de liderazgo que permita hacer la guerra”, subrayó Pistorius, refleja la transformación hacia un enfoque más agresivo en la preparación militar, donde las operaciones cibernéticas y la protección de infraestructuras críticas juegan un papel fundamental. Esta visión se enmarca en un escenario donde la tecnología y la información son tan decisivas como el poderío militar tradicional.

La financiación de este ambicioso proyecto es otro aspecto crítico. En 2024, el presupuesto previsto para la defensa asciende a alrededor de 71.000 millones de euros, con 19.200 millones provenientes de un fondo especial. Sin embargo, el desafío financiero surgirá post 2027, cuando se agoten estos fondos. Expertos como Marcel Schleifer del Instituto Ifo advierten sobre las dificultades futuras, incluida la posible disminución de compromiso de las empresas de defensa con el gobierno alemán.

El sector industrial de la defensa, representado por Hans-Christoph Atzpodien de la Asociación Federal de Industrias Alemanas de Seguridad y Defensa, también expresó preocupación por el equilibrio entre las expectativas de producción y la disponibilidad de recursos. Para alcanzar la meta del 2% del PIB en gastos de defensa fijada por la OTAN, Alemania necesitaría ajustar su presupuesto a 96.000 millones de euros para 2028, una cifra que subraya la magnitud del compromiso adquirido.

Esta reforma se distingue por su enfoque proactivo frente a las amenazas contemporáneas, demostrando la voluntad de Alemania de adaptarse a un entorno de seguridad internacional en constante evolución. Como declaró Pistorius, la reestructuración no solo responde a un contexto de urgencia sino que pretende asegurar que la Bundeswehr esté preparada para enfrentar los desafíos del futuro, protegiendo la soberanía del país y cumpliendo con sus compromisos aliados.

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias