Suiza acoge en Lugano la conferencia internacional para la reconstrucción de Ucrania

Se estima que las obras necesarias en cientos de ciudades destruidas costarán entre decenas y cientos de miles de millones de dólares, una especie de Plan Marshall para levantar al país de las ruinas, mientras la guerra continúa

Edificios destruidos en un suburbio de Kiev (AFP/archivo)
Edificios destruidos en un suburbio de Kiev (AFP/archivo)

Dirigentes políticos, representantes de instituciones internacionales y empresarios participarán este lunes y el martes en la Conferencia de Lugano, que trazará la hoja de ruta de la futura reconstrucción de Ucrania, donde Rusia libra una intensa guerra desde hace más de cuatro meses.

La “tarea es verdaderamente colosal”, aunque sólo sea en los territorios liberados, reconoció el presidente ucraniano, Volodimir Zelensky, que intervendrá por videoconferencia en la conferencia.

“Tenemos que liberar 2.000 pueblos y ciudades en el este y el sur de Ucrania”, añadió Zelensky, en un conflicto cuyo resultado sigue siendo incierto a pesar de la ayuda militar y financiera de sus aliados.

El primer ministro ucraniano, Denys Shmygal, y el presidente del parlamento, Ruslan Stefanchuk, llegaron el domingo a Lugano, donde fueron recibidos por el presidente de Suiza, Ignazio Cassis. La delegación ucraniana está integrada por un centenar de personas.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y el primer ministro checo, Petr Fiala, que acaba de asumir la presidencia de la UE por seis meses, también estarán en Lugano, sur de Suiza.

El presidente suizo, Ignazio Cassis, conversa con la titular de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, y el primer ministro ucraniano, Denys Shmyhal, en Lugano (Reuters)
El presidente suizo, Ignazio Cassis, conversa con la titular de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, y el primer ministro ucraniano, Denys Shmyhal, en Lugano (Reuters)

El objetivo es elaborar una especie de “Plan Marshall” de reconstrucción, en referencia al programa económico estadounidense que ayudó a levantar a Europa Occidental de las ruinas de la Segunda Guerra Mundial.

La conferencia se había programado antes de que Rusia invadiera el país y su objetivo inicial era debatir sobre las reformas en Ucrania, incluida la lucha contra la corrupción endémica, pero la ofensiva rusa llevó a que se oriente hacia la reconstrucción.

Esfuerzo financiero colosal

Según los diferentes cálculos, se estima que la reconstrucción costará entre decenas y cientos de miles de millones de dólares.

Robert Mardini, director general del Comité Internacional de la Cruz Roja, aclaró en la televisión pública suiza RTS que la reconstrucción comenzará cuando terminen los combates, pero consideró vital dar “una perspectiva positiva a los civiles”.

La Escuela de Economía de Kiev (KSE) estimó hasta ahora los daños en edificios e infraestructuras en unos 104.000 millones de dólares. La economía del país ya ha perdido 600.000 millones de dólares, según algunas estimaciones.

El Banco Europeo de Inversiones va a proponer la creación de un nuevo fondo para Ucrania, que podría alcanzar los 100.000 millones de euros (unos 104.000 millones de dólares), según fuentes conocedoras del plan.

El Reino Unido, uno de los aliados más activos de Ucrania, apoyará la reconstrucción de la ciudad y la región de Kiev, a petición del presidente Zelensky, informó el domingo el Ministerio de Relaciones Exteriores británico.

Londres también planea trabajar con Kiev y sus aliados para acoger la Conferencia de Recuperación de Ucrania en 2023.

Lugano, en el cantón de lengua italiana de Tesino, de donde es oriundo el presidente Cassis, es el tercer centro financiero de Suiza y un popular destino de vacaciones, incluso para muchos rusos ricos, pero no está acostumbrado a acoger este tipo de reuniones diplomáticas internacionales.

La conferencia se llevará a cabo bajo estrictas medidas de vigilancia.

Policía patrulla las afueras de la Convención (Reuters)
Policía patrulla las afueras de la Convención (Reuters)

La policía patrullaba el perímetro de seguridad alrededor del centro de congresos, que acogerá a las delegaciones durante dos días, bajo un sol abrasador, a pocos pasos del lago de Lugano, rodeado por majestuosas montañas.

(Con información de AFP/Por Christophe Vogt y Nina Larson)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR