La Justicia de Reino Unido permite que los conductores de Uber sean representados por un sindicato

La compañía anunció un acuerdo con GMB, que representa a unas 70.000 personas. Además de una negociación colectiva, ya habían obtenido derecho al salario mínimo, vacaciones pagas y jubilación

FOTO DE ARCHIVO. Un letrero de Uber se ve en un automóvil (Foto: REUTERS/Callaghan O'Hare)
FOTO DE ARCHIVO. Un letrero de Uber se ve en un automóvil (Foto: REUTERS/Callaghan O'Hare)

Uber anunció el miércoles un acuerdo “histórico” con el sindicato británico GMB para que represente en el Reino Unido a 70.000 conductores del gigante estadounidense de transporte terrestre de viajeros.

“Uber y GMB unirán sus fuerzas para mejorar las normas de trabajo flexible en el sector”, declaró el grupo estadounidense en un comunicado. “Mediante un acuerdo de negociación colectiva, el sindicato representará a los conductores en todo el Reino Unido”, indicó el texto.

La aplicación de Uber en Londres, Reino Unido (Foto: REUTERS/Henry Nicholls)
La aplicación de Uber en Londres, Reino Unido (Foto: REUTERS/Henry Nicholls)

Los trabajadores “tendrán la libertad de escoger si, cuándo y dónde conducen (para Uber), y tendrán la opción de ser representados por GMB”, añadió.

Como parte del acuerdo, GMB y Uber negociarán el sueldo mínimo, las vacaciones pagadas, los planes de jubilación y otros aspectos como la cobertura sanitaria o la seguridad de los choferes.

“Este gran acuerdo entre GMB y Uber podría significar un primer paso para condiciones de trabajo más justas para millones de personas”, comentó Mick Rix, responsable nacional de GMB, que representa los intereses de 620.000 trabajadores en el país.

“Si bien Uber y GMB no parecen aliados a primera vista, siempre hemos estado de acuerdo en que los conductores son la prioridad”, resaltó por su parte Jamie Heywood, uno de los responsables europeos de Uber.

En la imagen, la aplicación de Uber en un teléfono móvil en Londres (Foto: EFE/Will Oliver)
En la imagen, la aplicación de Uber en un teléfono móvil en Londres (Foto: EFE/Will Oliver)

Uber ya reconoció en marzo que sus 70.000 conductores en el Reino Unido tenían el estatuto de trabajadores asalariados, con derecho a un salario mínimo y vacaciones pagadas, una primicia mundial para la compañía estadounidense, que hasta ahora había considerado a esos conductores como trabajadores independientes.

La plataforma actuó rápidamente tras lanzar una amplia consulta a sus conductores y apenas un mes después de una estrepitosa derrota ante la Corte Suprema británica.

Esta dictaminó el 19 de febrero que los conductores pueden ser considerados “trabajadores” y, por tanto, recibir los beneficios sociales correspondientes.

El tribunal falló a favor de un grupo de unos 20 conductores que reivindicaban este estatuto dado el tiempo que pasan conectados a la aplicación y el control que ejerce la empresa sobre ellos por ejemplo mediante las evaluaciones.

Un a parada de taxi y la aplicación de Uber en el Reino Unido (Foto: REUTERS/Simon Dawson)
Un a parada de taxi y la aplicación de Uber en el Reino Unido (Foto: REUTERS/Simon Dawson)

Actualmente, el salario mínimo por hora al que podrán acceder los conductores es de 8,72 libras (12,12 dólares) en el Reino Unido. Un conductor de Uber gana más que eso de promedio: se calcula que unas17 libras en Londres y 14 en el resto del país.

La empresa afirma que todos sus conductores quieren poder beneficiarse de estas ventajas, manteniendo la flexibilidad de sus condiciones de trabajo.

Estas prestaciones se suman a las ya existentes, como el acceso gratuito al seguro médico y la indemnización por permiso parental.

El grupo fue quien absorbió mayoritariamente el coste de estos cambios, ya que no pudo recurrir a un aumento masivo de sus tarifas, especialmente en Londres, donde la competencia es feroz.

De momento, el grupo solo da este paso en el Reino Unido y estudiará mercado por mercado cómo puede hacer evolucionar su modelo.

Ahora está por ver si el anuncio de Uber puede tener consecuencias para otras plataformas digitales en el Reino Unido que son símbolos de la economía “gig”, es decir de los empleos precarios y mal pagados.

Los repartidores de Deliveroo están esperando la decisión del Tribunal de Apelaciones de Londres para saber si pueden acogerse a un convenio colectivo para tener mejores condiciones laborales.

Con información de AFP, Reuters, EFE

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR