Las autoridades estiman que cerca de un millón de británicos se encuentran en el exterior (REUTERS/Hannah McKay)
Las autoridades estiman que cerca de un millón de británicos se encuentran en el exterior (REUTERS/Hannah McKay)

El Reino Unido exigió este lunes a sus ciudadanos que se encuentran en el exterior volver “de inmediato” al país, donde crece la preocupación por el avance del coronavirus.

“Estamos instando encarecidamente a los viajeros del Reino Unido en el extranjero a que regresen a casa ahora, mientras hay rutas comerciales para hacerlo”, señaló el secretario de Asuntos Exteriores, Dominic Raab.

Las autoridades advirtieron a sus ciudadanos que, tal como ocurre en varios países, es posible que en pocos días no puedan conseguir vuelos comerciales para regresar a casa. Cada vez son más las aerolíneas internacionales que están suspendiendo vuelos y más aeropuertos están cerrando, algunos sin previo aviso.

Se estima que en este momento hay cerca de un millón de británicos en el exterior en vacaciones o en viajes de negocios.

Dominic Raab, secretario de Asuntos Exteriores británico (REUTERS/Henry Nicholls)
Dominic Raab, secretario de Asuntos Exteriores británico (REUTERS/Henry Nicholls)

“Donde no existen rutas comerciales, nuestro personal trabaja las 24 horas para brindar asesoramiento y apoyo a los ciudadanos del Reino Unido. Si estás de vacaciones en el extranjero, el momento de volver a casa es ahora mientras puedas”, agregó Raab.

Emily Thornberry, la secretaria de Asuntos Exteriores en la sombra, intenta impulsar una reunión urgente para forzar un programa de repatriación del gobierno.

Los críticos del gobierno de Boris Johnson aseguran que ya muchas personas están abandonadas en el extranjero, a la espera de vuelos de repatriación.

Por su parte, el Gobierno no descartó este lunes “adoptar más medidas” para evitar la aglomeración de gente en las calles, sin descartar el confinamiento que ya se ha aplicado en otros países europeos.

El Ejecutivo calificó de “egoístas” los comportamientos de muchos británicos que durante el fin de semana, y en medio de recomendaciones de permanecer en sus hogares, llenaron playas, parques y puntos de interés turísticos del país.

El ministro de Sanidad, Matt Hancock, ha insistido este lunes en la necesidad de quedarse en casa en la medida de lo posible, en un mensaje extensible también a los niños, recordando que los centros educativos solo siguen abiertos para los casos “absolutamente necesarios”.

Quienes quieran realizar una actividad física en el exterior, deberán hacerlo a una distancia mínima de dos metros de otras personas, según las últimas recomendaciones el Ejecutivo de Boris Johnson, defensor de un “distanciamiento social” para prevenir contagios.

“Si las personas se acercan a menos de dos metros de otros con los que no viven, están ayudando a expandir el virus y las consecuencias son pérdidas de vidas y que todo vaya a durar más”, ha explicado Hancock en una entrevista a la radiotelevisión pública.

Hasta este lunes el Reino Unido registra más de 5.900 casos de contagios, y más de 330 muertos por coroanvirus.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: