(Reuters)
(Reuters)

La ciudad australiana de Sidney recibió este domingo 2018 con espectaculares fuegos artificiales, dando comienzo a las festividades que tuvieron lugar en todo el mundo con motivo del cambio de año.

La primera gran fiesta de Año Nuevo reunió a más de 1,5 millones de espectadores en la costa australiana mientras los fuegos artificiales iluminaron el cielo nocturno a la medianoche (13 GMT).

El espectáculo pirotécnico australiano incluyó una cascada arcoiris para celebrar la reciente legalización del matrimonio homosexual en Australia, tras una encuesta ciudadana en la que la mayoría de la población se mostró a favor del cambio. "Es una forma maravillosa de despedirse de 2017, el año en que cuatro de cada cinco habitantes de Sidney pronunciaron un rotundo 'sí' a favor de la igualdad en el matrimonio", declaró Clover Moore, la alcaldesa de la ciudad australiana.

Fuegos artificiales sobre el Opera House de Sidney (Reuters)
Fuegos artificiales sobre el Opera House de Sidney (Reuters)

Alrededor del mundo

Las campanadas de medianoche se oyeron luego en todo el mundo desde Asia, pasando por Oriente Medio, África, Europa y finalmente América.

Los ciudadanos de las naciones insulares de Kiribati y Samoa, situadas en el Pacífico sur, fueron los primeros del globo en saludar el 2018. Estos archipiélagos, cuya población combinada supera los 300.000 habitantes, escucharon las 12 campanadas a las 10.00 GMT y entraron así en el 1 de enero.

La fiesta en Nueva Zelanda:

En todas partes hubo espectáculos de luces para despedirse de 2017.

En Hong Kong se lanzaron "estrellas fugaces" desde las azoteas de los edificios en un espectáculo pirotécnico y musical de diez minutos de duración.

En Tokio los habitantes suelen pasar la Nochevieja con sus familias, aunque muchos jóvenes se dirigieron hacia el centro de la ciudad para la cuenta atrás del Año Nuevo.

Japoneses sueltan globos en la medianoche (Reuters)
Japoneses sueltan globos en la medianoche (Reuters)

Berlín instaló por primera vez junto a la Puerta de Brandenburgo una carpa dedicada a las víctimas de agresiones sexuales o que se sientan amenazadas. Hace dos años, numerosas mujeres fueron víctimas de agresiones sexuales en Colonia (oeste) atribuidas a grupos de inmigrantes.

El festejo en Taiwan:

La celebración en Corea del Sur:

La ceremonia de Corea del Norte

La fiesta en China

Tailandia

Rusia

En Moscú los mayores bulevares y plazas se adornaron para acoger el Año Nuevo, con fuegos artificiales en 36 lugares claves.

Estas celebraciones se llevaron a cabo con mayores medidas de seguridad que en años anteriores por el temor a que las multitudes concentradas en lugares públicos se conviertan en objetivos de atentados terroristas.

Grecia

Las ciudades se prepararon ante posibles amenazas tras los mortíferos atentados con vehículos que tuvieron lugar en los dos últimos años en ciudades como Barcelona, Niza y Londres.

La fiesta en París:

En Turquía permanece vivo el recuerdo de la trágica noche de Fin de Año de 2017, cuando un hombre con un fusil de asalto irrumpió en la discoteca más famosa de Estambul, matando a 39 personas e hiriendo a 79.

Londres:

En Nueva York, con gélidas temperaturas, las celebraciones en Times Square estuvieron vigiladas por la mayor presencia policial en años, tras dos recientes ataques aparentemente inspirados por el grupo yihadista Estado Islámico.

La derrota del ISIS en Irak fue una de las noticias relevantes de 2017, aunque los yihadistas siguen siendo una amenaza.

Y en Rio de Janeiro miles de personas se reunieron en la playa de Copacabana para ver los fuegos artificiales. Muchas de ellas vistieron ropa blanca, una tradición para entrar en el Año Nuevo.

LEA MÁS: