El glaciar Helheim, en Groenlandia, con huellas visibles de derretimiento, en 2005
El glaciar Helheim, en Groenlandia, con huellas visibles de derretimiento, en 2005

En un estudio publicado como parte de la campaña de cinco años que la NASA lleva adelante en Groenlandia, el mapa del lecho marino y del fondo rocoso bajo sus hielos muestran que los glaciares de la costa están entre 2 y 4 veces más expuestos al derretimiento acelerado de lo que se creía.

La campaña Oceans Melting Greenland (OMG) que la NASA realiza con otras 30 instituciones de investigación publicó los mapas más completos y exactos hasta el momento. El equipo encabezado por Mathieu Morlighem, de la Universidad de California en Irvine (UCI), los utilizó para estimar el volumen total de hielo de Groenlandia y su potencial para aportar al aumento del nivel del mar en el mundo.

La imagen muestra la costa de Groenlandia en la reconstrucción de BedMachine, antes y después de la inclusión de los datos del nuevo mapa de la campaña OMG de la NASA (Universidad de California en Irvine, UCI)
La imagen muestra la costa de Groenlandia en la reconstrucción de BedMachine, antes y después de la inclusión de los datos del nuevo mapa de la campaña OMG de la NASA (Universidad de California en Irvine, UCI)

El resultado les pareció alarmante: "7 centímetros más que las estimaciones anteriores", calcularon los autores del trabajo. El total reevaluado de aumento global de los mares es de 7,42 metros.

El programa OMG lleva ya dos informes anuales de su campaña quinquenal para medir de qué modo el agua del océano, que más abajo de los 200 metros de profundidad ha incrementado su temperatura entre 2 y 4 grados centígrados, afecta la altura cambiante de la capa de hielo en más de 200 puntos a lo largo de los fiordos de Groenlandia.

El nuevo mapa mostró que entre 2 y 4 veces más glaciares de los que se creía se extienden a más profundidad, y el problema es que, mientras la capa superior de agua proviene del Ártico y es relativamente fría, la capa que sigue está afectada por el calentamiento global. Es decir que a mayor profundidad del glaciar, mayor es su riesgo de derretimiento rápido.

Los datos de OMG son algunos de los muchos que los investigadores ingresaron al cartógrafo de capas de hielo llamado BedMachine. Pero fueron decisivos para corregir la subestimación del peligro. "Lo que hace única a la campaña OMG en comparación con otras es que se desarrolla en medio de los fiordos, tan cerca como se puede de los frentes del glaciar", dijo Morlighem.

La mala noticia se suma a las imágenes de una grieta en el glaciar Peterman, de más de 1.000 kilómetros cuadrados, que se registraron en abril de 2017.

LEA MÁS: