Se columpió en el aire y se arrojó al vacío en los Alpes suizos

Quentin Luçon demostró que no tiene miedo a las alturas con una prueba que muy pocos se atreverían a hacer

Primero se arrojó en parapente para sobrevolar los Alpes suizos. Antes se había lanzado un compañero, que trató de tomar más altura que él.

Al quedar posicionados a corta distancia, el que estaba más arriba dejó caer un columpio. Entonces Quentin Luçon dejó su parapente y se tomó del balancín.

Así se mantuvo algunos segundos, columpiándose en el escenario más espectacular que se pueda imaginar. Y luego se dejó caer al vacío.

Por último, abrió el paracaídas que tenía en la espalda y aterrizó plácidamente. Misión cumplida.

LEA MÁS:

TE PUEDE INTERESAR