Los nuevos documentos que probarían la complicidad entre un ex gobernador de Tamaulipas y el Cártel del Golfo y Los Zetas

Eugenio Hernández Flores es uno más de todos los personajes implicados: autoridades de la entidad federativa y “varios” políticos, incluyendo dos gobernadores, enfrentan cargos criminales en Estados Unidos

La figura central de todos los documentos es el ex gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández Flores (2005-2010), y la élite política del estado fronterizo (Foto: Cuartoscuro)
La figura central de todos los documentos es el ex gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández Flores (2005-2010), y la élite política del estado fronterizo (Foto: Cuartoscuro)

Documentos filtrados y obtenidos por Breitbart Texas implican al ex gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández Flores, en un tejido de corrupción ya que presuntamente trabajó con el Cártel del Golfo y Los Zetas.

Hernández Flores es uno más de todos los personajes implicados: autoridades de la entidad federativa y “varios” políticos, incluyendo dos gobernadores, enfrentan cargos criminales en Estados Unidos.

Los documentos fueron obtenidos como parte de una investigación en curso sobre la actividad de los cárteles en México y su conexión con las élites políticas por Breitbart Texas, un medio de extrema derecha en EEEU, que tuvo acceso a archivos de la ahora Fiscalía General de la República (FGR), antes Procuraduría General de la República (PGR).

En ellos se puede observar organigramas y declaraciones de testigos que explican cómo las ex autoridades de Tamaulipas trabajaban con los grupos de crimen organizado y robaban fondos de hasta millones de dólares.

Hernández y su predecesor, el ex gobernador Tomás Yarrington Ruvalcaba, enfrentan cargos federales en Texas por presunto lavado de dinero (Foto: Breitbart Texas)
Hernández y su predecesor, el ex gobernador Tomás Yarrington Ruvalcaba, enfrentan cargos federales en Texas por presunto lavado de dinero (Foto: Breitbart Texas)

Se prueba cómo es que los cárteles y sus cómplices tenían infiltrados en las autoridades policiacas de todos los niveles. Además, explica cómo es que las autoridades amañaban contratos para que sus aliados pudieran cargar dinero de más al gobierno.

La figura central de todos los documentos es el ex gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández Flores, cuyo mandato duró de 2005 a 2010, y la élite política del estado fronterizo. Hernández y su predecesor, el ex gobernador, Tomás Yarrington Ruvalcaba, enfrentan cargos federales en Texas por presunto lavado de dinero.

Yarrington fue llevado a custodia en 2017 en Estados Unidos después de ser arrestado en Italia. Otro de los cargos también es por narcotráfico: es acusado de recibir USD 132 millones en sobornos y otras actividades ilegales. Su juicio está programado para finales de 2020.

Hernández fue arrestado por autoridades de Tamaulipas en octubre de 2017 bajo cargos de malversación: desde entonces, sus abogados han peleado por frustrar una extradición a Estados Unidos (Foto:  Twitter @osdtagle)
Hernández fue arrestado por autoridades de Tamaulipas en octubre de 2017 bajo cargos de malversación: desde entonces, sus abogados han peleado por frustrar una extradición a Estados Unidos (Foto: Twitter @osdtagle)

Hernández y Yarrington, ambos priistas, vivieron entre lujos en México por varios años y con policías estatales como guardias de su seguridad privada.

Uno de los organigramas realizados por la PGR, demuestra todas las empresas fantasma utilizadas por Hernández, familiares y amigos, para desviar millones de dólares de fondos del gobierno.

Además, los documentos coinciden con otros casos de decomisos de bienes en el estado de Texas, donde autoridades estadounidenses incautaron las casas y el avión de otro funcionario del estado, cuando en realidad eran propiedad de Hernández. El funcionario que fungió como prestanombres es Pablo Zárate Juárez, quien se encuentra en la lista de fugitivos del Departamento de Justicia de los Estados Unidos.

Los documentos fueron obtenidos por Breitbart Texas con acceso a archivos de la ya desaparecida Procuraduría General de la República (Foto: Breitbart Texas)
Los documentos fueron obtenidos por Breitbart Texas con acceso a archivos de la ya desaparecida Procuraduría General de la República (Foto: Breitbart Texas)

Fernando Alejandro Cano Martínez y Luis Carlos “Dragón” Castillo Cervantes fueron identificados como los principales asociados de los dos ex gobernadores para el lavado de dinero. Cano Martínez fue arrestado en el 2017 por autoridades de los estados de Nuevo León y Tamaulipas. Sin embargo, fue liberado por jueces federales y se desconoce su paradero.

Castillo se declaró culpable a los cargos de lavado de dinero en Texas, donde actualmente cumple una sentencia supervisada a cambio de un futuro testimonio.

Hernández fue arrestado por autoridades de Tamaulipas en octubre de 2017 bajo cargos de malversación: desde entonces, sus abogados han peleado por frustrar una extradición a Estados Unidos. De acuerdo con Breitbart Texas, se han llevado a cabo una serie de audiencias secretas donde magistrados mexicanos están considerando un mandamiento judicial para prevenir la extradición.

En los documentos existe una cita donde el testigo Peña Argüelles pregunta a un líder de Los Zetas, Miguel Ángel “Z-40″ Treviño Morales, si aceptaría a Eugenio Hernández como el ganador de la elección estatal (Foto: Breitbart Texas)
En los documentos existe una cita donde el testigo Peña Argüelles pregunta a un líder de Los Zetas, Miguel Ángel “Z-40″ Treviño Morales, si aceptaría a Eugenio Hernández como el ganador de la elección estatal (Foto: Breitbart Texas)

“Ángeles” es el alias del principal testigo que existe en contra de Hernández Flores, Antonio Peña Argüelles, quien fungió como un intermediario entre Los Zetas y autoridades de Tamaulipas para un operativo político. Peña Argüelles se vio obligado a escapar a Nuevo México, Estados Unidos, después de un desacuerdo con Los Zetas y vive bajo un programa de protección de testigos por el Departamento de Justicia de EEUU.

En los documentos existe una cita donde Peña Argüelles pregunta a un líder de Los Zetas, Miguel Ángel Treviño Morales, “Z-40″, si aceptaría a Eugenio Hernández como el ganador de la elección estatal. Según Peña Argüelles, Treviño Morales preguntó cuánto tendría que pagar, a lo que le contestó que es “trato de un hombre”. Desde entonces, Peña Argüelles se convirtió en el intermediario entre el capo y el gobernador.

Otro testigo, Jesús Rodrigo Andrade Gallegos, afirmó que Hernández se reunía con el Cártel del Golfo en el hotel Maeva en Tampico, Tamaulipas. Durante esos encuentros, de acuerdo a testigo, el ex gobernador consumía drogas y a veces tenía que ser llevado al hospital privado Beneficiencia Española cuando se “excedía”. Hernández Flores ha negado las declaraciones de Andrade Gallegos, de acuerdo a los documentos.

Con información de Breitbart Texas

MÁS SOBRE OTROS TEMAS:

Ni todo el poder del narco pudo evitar que estos ex gobernadores asociados con el crimen organizado fueran extraditados a Estados Unidos

Un juez mexicano negó la extradición de un ex gobernador a Estados Unidos

Qué es el CDX, el nuevo cártel que opera en la frontera de Tamaulipas con EEUU

Coronavirus en Tamaulipas: continúan los contagios con 38 nuevos casos y seis fallecidos

MAS NOTICIAS