“Me decía que ya no iba a ser bonita”: la secuestró, la bañó con gasolina y le prendió fuego, así es la violencia de género en México

Stephanie es maestra de preescolar, madre de un pequeño de dos años y sobreviviente de la violencia de género que cobra la vida de nueve mujeres todos los días en México

En una visita de Infobae a un refugio de mujeres víctimas de violencia en México. Video: Juan Vicente Manrique.

“Si no vas a ser para mi, no vas a ser para nadie”, fue la amenaza que Jovani lanzó contra Stephanie Medina López, antes de intentar asesinarla.

Stephanie es una mujer de 27 años. Es maestra de preescolar y madre de un pequeño de dos años. Pero lo que la define es su valentía. Ella es sobreviviente de la violencia de género que en México cobra la vida de nueve mujeres todos los días, de acuerdo a las más recientes cifras de la ONU.

Valiente, da la cara, y cuenta la historia de terror que vivió hace casi 10 años. “Ojalá les sirva a otras mujeres que han vivido violencia desde niñas como yo”, dice con esperanza Stephanie.

Si no vas a ser para mi, no vas a ser para nadie

Cuando tenía 18, su exnovio de nombre Jovani, la secuestró, la golpeó, la bañó con galones de gasolina y le prendió fuego.

Ella se siente afortunada a pesar de todo. Ahora es maestra, tiene una familia, un bebé y una pareja, con la cual dice, se "sacó la lotería”. Aún así, le resulta muy difícil recordar ese terrible episodio de violencia extrema que vivió.

Foto: Juan Vicente Manrique.
Foto: Juan Vicente Manrique.

“Tenía años que no hablaba de esto, es algo que a pesar de los años te cuesta superar”, cuenta a Infobae México justificando las pausas que tiene que hacer porque no logra contener el llanto.

La historia es más común de lo que imaginamos. Fany, como le dicen de cariño, decidió terminar su noviazgo con Jovani, en ese entonces de 21 años, porque ya no se sentía cómoda con él. La relación había durado tres meses, pero ya tenían más tiempo de conocerse, eran amigos, cuenta.

Empezó a jalonearme, luego a golpearme, después metió galones de gasolina, me bañó completa y me prendió fuego

“Habían pasado dos días de que lo había terminado y me lo encontré en la calle, me metió a su coche y me llevó a su casa y me encerró. Ahí empezó a reclamarme que él ya tenía planeado hacer una familia conmigo, que se quería casar. Se descontroló. Empezó a empujarme, a golpearme, después metió galones de gasolina y después me bañó completa y me prendió fuego”.

Foto: Juan Vicente Manrique.
Foto: Juan Vicente Manrique.

De acuerdo con datos de ONU Mujeres, 6 de cada 10 mexicanas han sido víctimas de algún episodio de violencia a lo largo de su vida, de estas, el 41,3% ha sido víctima de violencia sexual, y muchos de estos casos, de forma más extrema, han llegado a convertirse en feminicidios.

A Fany le siguen provocando ansiedad esos recuerdos. Se le nota en las manos, las mueve, se truena los dedos, las entrelaza; pero dice, le ayuda hablarlo.

Me quemó y se estuvo burlando de mi. Me decía que ya no iba a ser bonita, que cualquiera me viera iba a ver cicatarices, iba a ver un rostro quemado

“Me quemó y se estuvo burlando de mi. Me decía que ya no iba a ser bonita, que cualquiera que me viera iba a ver las cicatrices, iba a ver un rostro quemado”. Las lesiones que Jovani le provocó fueron quemaduras de tercer grado en el 90% de su cuerpo.

“El vientre y las piernas si están llenas de cicatrices, algunas partes todavía no se terminan de regenerar”.

Foto: Juan Vicente Manrique.
Foto: Juan Vicente Manrique.

Ella quedó en estado de shock. Jovani había puesto música a un volumen muy alto, a pesar de los gritos nadie se había acercado a ver qué pasaba. Él, la metió a la regadera e intentó apagar el fuego del cuerpo de Fany, pero la gasolina que le había arrojado era demasiada y el agua no lo lograba sofocar las llamas.

Recuerda que después él se puso encima de ella con una cobija mojada y fue así como cedió el fuego. Pero su intención era matarla. No pidió ayuda médica, al contrario, continuó amenazándola.

Te vas a ir muriendo del dolor, nadie te va a salvar, nadie te va a sacar de aquí

“Traía un arma. Me dijo que yo lo iba a matar de la desesperación. Me vas a matar y tú te vas a ir muriendo del dolor, nadie te va a salvar, nadie te va a sacar de aquí”, cuenta dejando salir, ahora si, las lágrimas que antes intentaba detener.

Foto: Juan Vicente Manrique.
Foto: Juan Vicente Manrique.

Los gritos de dolor ahora se escuchaban más fuerte que la música. Una joven pareja llegó y empezó a tocar la puerta insistentemente. Preguntaban si estaban bien y él decía que sí, " que estaban arreglando sus problemas", antes le había dicho a Fany que se escondiera. Los vecinos amenazaron con hablar a la policía sino les abría, cuando por fin la abrió, ella pudo escapar.

“A la hora que abre lo empujo y salgo corriendo, y me pongo atrás de ellos, luego corrí sin detenerme hasta que me metí a la casa de los vecinos. Pedía ayuda, que me llevaran a un hospital pero Jovani no quería. La pareja al principio no quería llevarme porque me decían que no se podían meter, pero les dije que me iba a morir ahí”.

Yo sabía que si me dejaban con él, me iba a matar y dejar por ahí en el camino

Su exnovio les decía que él la iba a llevar al hospital, pero ella suplicó porque no la dejaran sola con él. “Yo sabía que si me dejaban con él, me iba a matar y dejar por ahí en el camino”.

Foto: Juan Vicente Manrique.
Foto: Juan Vicente Manrique.

Finalmente el vecino la llevó a un hospital pero también fue Jovani. “Cuando llegamos al hospital me puso en una silla de ruedas y mientras entrabamos me dijo: `si tú dices algo, le hago lo mismo a tu hermano, a tu familia´, y yo no dije nada", platica soltando el llanto de una vez por todas.

Cuando los médicos y trabajadoras sociales le preguntaron que le había pasado, ella inventó historias: se me cayó el agua de la estufa, que se había quemado con una fogata, le había explotado un tanque de gas. Las heridas que tenía no concordaban con sus historias, cuando llegó un ministerio público a tomarle la declaración no pudo denunciar a su agresor porque el interrogatorio se lo hicieron en presencia de él. Ahí estaba Jovani a un lado de ella, tomándole la mano y vigilando que no lo acusara.

Ella estaba sola en el hospital. Sólo estaba Jovani y familia de él. A su mamá le habían dicho que se había “ido con el novio”, además de que no tenía una buena relación. Con lágrimas me dice que un tío abusaba sexualmente de ella desde que tenía cinco hasta los 15 años.

Ya me sentía muerta, me sentía sin vida

Cuando ella por fin, sobrepasó el miedo de las amenazas de su familiar y se lo contó a su familia, no le creyeron. “No me hicieron caso. Hicieron como si nada hubiera pasado”. Eso fracturó la relación con su familia.

(Foto: Juan Manrique/ Infobae México)
(Foto: Juan Manrique/ Infobae México)

Después de días de internada en el sanatorio, una trabajadora social que “desde el principio se dio cuenta de lo que pasaba” la ayudó. Una amiga le dijo a su mamá que Fany estaba en el hospital, enseguida fue pero la familia de Jovani y las autoridades del instituto médico no la dejaron pasar. “Se tuvo que brincar mi mamá para poder verme”.

Su madre no regresó en unos días porque fue a buscar apoyo de familiares y de instituciones, como la Red Nacional de Refugios (RNR).

Mientras tanto Jovani consiguió que dieran de alta a Fany. Ella pasaba la mayor parte del tiempo sedada y sus heridas aún no estaban ni cerca de curarse, aún así, los médicos le dijeron que se podía ir.

(Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae México)
(Foto: Juan Vicente Manrique / Infobae México)

“Ya me sentía muerta, me sentía sin vida, pero mi mamá llegó justo a tiempo, con ayuda de la trabajadora social de la que no conozco su nombre, pero le estoy infinitamente agradecida, me retuvo hasta que mi mamá llegó con ayuda, con mi hermano, mi abuela, mi papá y personas del refugio, la directora de este refugio fue por mi. El papá de Jovani se dio cuenta y le avisó, entonces él se escapó, se dio a la fuga, lo trataron de alcanzar pero no pudieron”.

Ese día llegó a un refugio que pertenece a RNR. Ahí pudo decir por fin lo que había pasado y denunciar a su agresor. El personal del refugio llamó a un médico legista para que hiciera el peritaje y le dijo que ella no se podía quedar ahí, sus lesiones eran muy graves todavía y se les iba a morir ahí.

Foto: Juan Vicente Manrique.
Foto: Juan Vicente Manrique.

La regresaron de inmediato al hospital y cuenta que a partir de la intervención del personal de la Red Nacional de Refugios, comenzaron a darle tratamientos diferentes, que antes no le habían brindado.

La RNR es un organismo civil sin fines de lucro, que se constituyó legalmente en 2004 con la finalidad de agrupar a los refugios que brindan seguridad, protección y atención especializada para mujeres que viven en situación de riesgo por violencia familiar, de género, sexual y trata.

“Cuando regreso al hospital me empiezan a dar otro tipo de tratamientos, me ponen células madre, un gel y un spray que no me había puesto. Me quitan las vendas y empiezan a priorizar, porque toda mi cara estaba llena de cicatrices frescas".

Estuvo más de dos meses más internada, además del mes y medio de la primera vez. Después, la RNR siguió durante años con los tratamientos que Fany necesitó.

Foto: Juan Vicente Manrique.
Foto: Juan Vicente Manrique.

La demanda fue puesta en un ministerio público por intento de homicidio. A pesar de las evidencias, de que se les proporcionó datos exactos del paradero de Jovani, nunca se le detuvo y hasta ahora, su crimen está impune.

La violencia contra las mujeres y las niñas es una de las violaciones de los derechos humanos más graves, extendidas, arraigadas y toleradas en el mundo, subrayó la ONU.

El 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. El objetivo es denunciar la violencia machista que se ejerce sobre las mujeres en el mundo y reclamar políticas en todos los países para su erradicación.

En el contexto actual, niñas y mujeres sufren de diversos tipos de violencia los cuales experimentan en el hogar, el espacio público y el ciberespacio.

En su último balance, el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio apuntó que la mayoría de las víctimas de feminicidio en México han sido asesinadas brutalmente, a través de métodos como: golpes, estrangulamientos, asfixia, quemaduras, envenenamientos y heridas.

En los primeros ocho meses de 2018 se cometieron 537 feminicidios
En los primeros ocho meses de 2018 se cometieron 537 feminicidios

El lugar que le salvó la vida a Stephanie integra la Red Nacional de Refugios (RNR). Responsables de estos centros que atienden casos como el Fany, de mujeres víctimas de violencia extrema, han realizado manifestaciones en Palacio Nacional para pedir que la implementación de la “Estrategia Nacional de Protección Integral para Mujeres, Niñas, Niños y Adolescentes”, planteada por la SEGOB, cuente con presupuesto específico, distinto al ya asignado a los Refugios y sus Centros de Atención Externa, para no poner en riesgo la operatividad de un mecanismo probado por más de 20 años.

“No es la coordinación o la homologación el problema, sino la falta de profesionalización, sensibilización, fortalecimiento de las instituciones públicas, así como el incumplimiento que éstas tienen de los instrumentos nacionales e internacionales, que obstaculizan la impartición de justicia y restitución de derechos de las mujeres víctimas y sus familiares por carecer de un enfoque multisectorial, intercultural, de derechos humanos y perspectiva de género”, explicó en un posicionamiento público la Red Nacional de Refugios.

infobae-image

“El Gobierno Federal debe transitar hacia acciones realmente innovadoras y que pongan en el centro de la actuación los derechos de las mujeres: Casas de Transición, Sistema de Cuidados, licencia de ausencia laboral por violencias de género, empleos formales para mujeres que egresan de refugio, etc.”, indicó en un comunicado, en octubre pasado, el organismo civil.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció a principios de este año que no se les otorgarían recursos a organizaciones civiles durante su mandato, ya que dijo: “Se fue creando un gobierno paralelo, alternativo, y las dependencias no se ocupaban. El gobierno llegó a convertirse en una oficina de contratación”.

En febrero pasado el gobierno federal suspendió la Convocatoria Pública para la Asignación de Recursos para la Prestación de Servicios de Refugio para Mujeres, Hijas e Hijos que viven Violencia Extrema; sin embargo, luego de las críticas que generó esta decisión se abrió de nuevo.

(Reuters)
(Reuters)

Los refugios para mujeres maltratadas continuarán, pero con el reforzamiento de la rectoría del Estado, dijo López Obrador, luego de las fuertes críticas que recibió. “Nunca se dijo que se les iba a dejar sin protección. Esto lo inventaron y dieron vuelo los que no quieren que se termine con el mecanismo de repartir dinero del presupuesto a organizaciones. Es muy diferente a dejar sin apoyo a las mujeres”.

En el país la violencia de género se ha incrementado de forma dramática, al punto de alcanzar la escalofriante cifra de 3.580 mujeres asesinadas durante 2018 ,una cada 160 minutos ,según reconoció la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero. “Los refugios son totalmente necesarios”, reiteró la secretaria.

SEGOB señala que durante el primer semestre del año se registraron 402 homicidios de mujeres. Pero el reporte de María Salguero, quien ha se ha dedicado a recopilar los asesinatos en un mapa virtual reportó 1.649 casos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El crudo relato de Victoria: tiene 17 años, es madre por una violación y nunca ha conocido la armonía

La violencia contra las mujeres y su efecto devastador en la sociedad: “Se requiere transformar el comportamiento de los hombres”

Violencia sin control: nueve mujeres son asesinadas en México diariamente

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos