Fakhria Momtaz, profesora de yoga y fundadora del primer centro para mujeres en Kabul

Fakhria Momtaz, profesora de yoga y fundadora del primer centro para mujeres en Kabul

Desde que en 2014 la ONU decretó el 21 de junio como el día internacional de esta práctica, miles de personas aprovechan la jornada para mostrar su pasión por el yoga en eventos multitudinarios, una imagen que la obligada distancia social ha sustituido este año por reducidos encuentros virtuales. De todas formas, en varias ciudades, especialmente en Asia, se realizaron encuentros por aficionados a esta práctica.

Una clase de yoga para mujeres en las afueras de la capital afgana

Una clase de yoga para mujeres en las afueras de la capital afgana

Foto aérea de una sesión de Yoga en un parque de Handan, en China

Foto aérea de una sesión de Yoga en un parque de Handan, en China

Una clase en un hotel en Siliguri

Una clase en un hotel en Siliguri

Una demostración de yoga, transmitida por internet, desde Bruselas, en Bélgica

Una demostración de yoga, transmitida por internet, desde Bruselas, en Bélgica

Personal de un hospital en Calcuta

Personal de un hospital en Calcuta

Se trata de una nueva juventud para una disciplina oriental milenaria que tiene su origen en los antiguos “vedas” (palabra que significa “sabiduría”), las escrituras hindúes que datan del 1.500 antes de Cristo y forman la base de la religión hindú.

Un guía hindú practica yoga en Sangam, la unión de los ríos Ganges y Yamuna

Un guía hindú practica yoga en Sangam, la unión de los ríos Ganges y Yamuna

Clase de yoga en Bruselas

Clase de yoga en Bruselas

Los estudiosos indios creen que el yoga se remonta a hace unos  5.000 años, basándose en la evidencia arqueológica de unas inscripciones representando poses en piedras, así como referencias a las enseñanzas yóguicas en los Vedas, antiguas escrituras hindúes.

En Nueva Delhi, algunos participantes acudieron con mascarillas

En Nueva Delhi, algunos participantes acudieron con mascarillas

Ciertamente “el yoga es mucho más que una actividad física, es una salida del estado de miedo, de incertidumbre y de agresividad”, explica a Efe la yogui india Bindiya Sabharwal, que considera la situación actual como un renacimiento para esta “forma de vida”. “Estamos viviendo un momento muy interesante para el yoga que es hermoso, porque el yoga es muy experimental, es algo que tienes que vivirlo y aunque creo que la gente lo presentía, nunca hubo tanto tiempo como ahora”, continuó.

El gurú indio Baba Ramdev, frente al río Ganges, en Haridwar

El gurú indio Baba Ramdev, frente al río Ganges, en Haridwar

Clase de Yoga en Vilnius, Lituania

Clase de Yoga en Vilnius, Lituania

Una clase en Lahore, Pakistán, con algunas mascarillas y distanciamiento social

Una clase en Lahore, Pakistán, con algunas mascarillas y distanciamiento social

Las clases virtuales constituyen un nuevo modo de llegar con esta práctica a más gente durante el confinamiento

Un complejo residencial en Ahmedabad

Un complejo residencial en Ahmedabad

En los últimos días, el primer ministro indio, Narendra Modi, aseguró que el yoga ayuda a construir un “escudo protector” inmunitario contra el coronavirus, mientras la epidemia se propaga en el país de más de 1.300 millones de habitantes.

Mujeres indias practican yoga en Bhopal, India

Mujeres indias practican yoga en Bhopal, India

El ministerio indio de medicina tradicional publicó recientemente consejos sobre la manera en que el ayurveda, la homeopatía tradicional, puede ayudar a los indios a combatir el coronavirus. Muchos expertos médicos, entre ellos los institutos de salud estadounidenses, advierten que "no hay ninguna prueba científica de que estos remedios alternativos pueden impedir o curar el covid-19".

Una mujer practica yoga en la costa de Mumbai

Una mujer practica yoga en la costa de Mumbai

(Con fotos de AP, Reuters, AFP y EFE)