Físicamente, a Tijuana y a San Diego los separan 31 kilómetros. En la práctica hay mucho más distancia entre estas dos ciudades hermanas, pero el 4 de julio, "Día de la Independencia de Estados Unidos", fue una buena fecha para unirse.

Decenas de familias mexicanas se reunieron en Playas de Tijuana para observar el espectáculo de los fuegos artificiales que son lanzados del otro lado de la frontera en la bahía de San Diego, California.

La barda que divide a México de Estados Unidos se iluminó con los estallidos de pólvora en la bahía californiana.

En el lugar donde se dividen ambas naciones, el cielo las unió por varios minutos.

Miles de personas atraviesan a diario hacia San Diego, en uno de los fenómenos demográficos más intensos del mundo.

De pronto, Playas de Tijuana tuvo una improvisada kermés para celebrar la independencia estadounidense en territorio mexicano.

La noche tijuanense se iluminó con la euforia de los fuegos artificiales, tradicionales el 4 de julio.