Para 2019 se esperan más de 1.000.000 de toneladas de sargazo en el Caribe mexicano, de acuerdo con estimaciones de la Red de Monitoreo de Sargazo en Cancún.

La macroalga desprende un olor fétido, afecta gravemente al ecosistema y perjudica al turismo.

La afectación del fenómeno causado por la contaminación y el calentamiento global, tiene en alerta a empresarios y Gobierno, pues se trata de una de las zonas más importantes para el turismo mexicano.

En una visita al Senado el lunes 29 de abril, demandaron recursos para retirar el sargazo que se extendía por Tulum, Playa del Carmen, Riviera Maya, Playa Paraíso, Cancún y Cozumel, entre otros muchos puntos.

La Cámara Alta dijo entonces que no proporcionaría una nueva partida, sino que exigiría al gobierno estatal de Carlos Joaquín González un informe en el que explicara qué había hecho con los 240.000.000 de pesos que recibió el año pasado Quintana Roo para retirar el alga.

Sólo una semana después, el gobierno cambió de ruta y confirmó que ya hay en marcha un plan de acción para combatir el sargazo.

Lugares paradísiacos como Cancún, Tulúm, Playa del Carmen y Puerto Morelos, se han visto afectados en sus costas por el sargazo.

Paseantes y locales, han tenido que lidiar con la problemática desde hace años.

Fotos: Cuartoscuro