(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

Desembarcan por la noche en una playa de Côtes-d'Armor (Bretaña, Francia) para una sesión inédita de surf nocturno. El lugar está desierto y el momento es ideal para atacar las olas, gracias a potentes linternas frontales, que sirven para superar las difíciles condiciones.

En la playa de Plévenon, en el cabo Fréhel, son las 23h00 (22h00 GMT) de una noche de febrero cuando un grupo de siete hombres llama la atención de algunos pescadores, acostumbrados a ser los dueños de un lugar solitario cuando cae la tarde.

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

La temperatura es fresca y el grupo, al pie de una camioneta, escucha las últimas instrucciones. Yann Le Her, Alan, Yohann, Robin y Damien desfilan con una capucha, un mono y zapatillas sintéticas, además de su principal herramienta más allá de la tabla, un casco con una linterna frontal impermeable al agua y al frío.

Llamada 'blackswansurfing', esta tecnología LED ilumina una gran superficie acuática con una potencia de 7.000 lúmenes.

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

Alimentada por una batería del tamaño de una pequeña maleta que llevan sobre la espalda, la linterna ofrece una hora y media de autonomía.

François Guillou et Sébastien Étienne, los diseñadores, explican cómo funciona la linterna y cómo solicitar auxilio en el agua, en caso de urgencia. Y los surfistas se lanzan al Canal de la Mancha.

Un singular espectáculo de claros y oscuros se celebra en el mar agitado. Los surfistas toman las olas, entran en los tubos y descubren las corrientes guiados por su potente luz.

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

Para François Guillou, "se trata de descubrir nuevos horizontes para practicar el surfpor la noche, lo que permite salir de la masa, venir en momentos en los que hay menos gente".

El cambio de horario implica peculiariedades. "Surfear de noche no es como surfear por el día, a nivel de la anticipación, la luz no reemplaza al sol, se ve menos, lo que implica ser mucho más intuitivo y escuchar los sentidos", señala Guillou.

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

(Photo by LOIC VENANCE / AFP)

Y sobre todo "no superar los límites físicos, para no ponerse en peligro", subraya.

Sobre las 01:30 (00:30 GMT) la sesión ha terminado y los surfistas comentan sus sensaciones. Todos evocan "un sentimiento de velocidad increíble y una gran excitación".

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: