Quiénes son las 10 víctimas del tiroteo en el supermercado de Buffalo

El ataque a tiros fue realizado por un hombre blanco que se presentó en la tienda con el “propósito expreso” de matar a los negros. Otras tres resultaron heridas

Una marcha en el lugar del tiroteo en Buffalo (AP/Matt Rourke)
Una marcha en el lugar del tiroteo en Buffalo (AP/Matt Rourke)

Aaron Salter era un querido miembro de la comunidad y guardia de seguridad que conocía a los compradores de Tops Friendly Market por su nombre. Cuando fueron atacados por un atacante con un rifle, entró en acción.

El oficial de policía retirado de Buffalo disparó varias veces al atacante, golpeando su chaleco antibalas al menos una vez. La bala no perforó y Salter, de 55 años, recibió un disparo y murió.

“Es un verdadero héroe”, dijo el domingo el comisionado de policía de Buffalo, Joseph Gramaglia. “Podría haber habido más víctimas si no fuera por sus acciones”.

Salter fue uno de los 10 muertos en un ataque cuyas víctimas representaban una muestra representativa de la vida en el barrio predominantemente negro de Buffalo, Nueva York.

Dos fieles se abrazan durante una función en la iglesia baptista de Buffalo (AP/Joshua Bessex)
Dos fieles se abrazan durante una función en la iglesia baptista de Buffalo (AP/Joshua Bessex)

Fueron asesinados a tiros por un hombre blanco que, según las autoridades, se presentó en la tienda con el “propósito expreso” de matar a los negros, uno de los cuales era Salter. Otros tres resultaron heridos.

Todas menos una de las personas muertas tenían más de 50 años, según la policía.

Entre los muertos se encontraba Andre Mackneil, de 53 años, de Auburn, Nueva York, que estaba en la ciudad visitando a familiares y estaba recogiendo un pastel de cumpleaños sorpresa para su nieto.

“Nunca salió con el pastel”, dijo Clarissa Alston-McCutcheon sobre su prima. Ella dijo que este tipo de sorpresa era típico de él. Él era “simplemente un tipo amoroso y afectuoso. Amaba a la familia. Siempre estuvo ahí para su familia”.

Otra víctima, Heyward Patterson, de 67 años, era diácono en una iglesia cercana. Había pasado por el comedor de beneficencia de la iglesia antes de dirigirse al supermercado, donde ofrecía un servicio de taxi informal que llevaba a la gente a casa con sus bolsas.

“Por lo que entiendo, estaba ayudando a alguien a poner sus compras en su automóvil cuando le dispararon y lo mataron”, dijo el pastor Russell Bell de State Tabernacle Church of God in Christ.

Una persona sostiene una flor en el lugar del tiroteo (AP/Matt Rourke)
Una persona sostiene una flor en el lugar del tiroteo (AP/Matt Rourke)

Bell dijo que Patterson limpiaría la iglesia y haría todo lo que fuera necesario.

“Se encontraría con mi esposa y conmigo en la puerta y nos acompañaría a la oficina. Nunca le exigimos ni le pedimos que lo hiciera. Simplemente lo hizo por amor”, dijo Bell.

Los servicios continuaron como de costumbre el domingo, pero fue difícil.

“Fue una gran lucha, tuvimos que superarlo y nuestros corazones están rotos”, dijo. “El diácono Patterson era un hombre que amaba a la gente. Amaba a la comunidad tanto como amaba a la iglesia”, dijo.

Las víctimas fueron asesinadas a tiros por un hombre blanco que, según las autoridades, se presentó en la tienda con el “propósito expreso” de matar a los negros  (AP/Matt Rourke)
Las víctimas fueron asesinadas a tiros por un hombre blanco que, según las autoridades, se presentó en la tienda con el “propósito expreso” de matar a los negros (AP/Matt Rourke)

Ruth Whitfield era la madre de 86 años del comisionado de bomberos retirado de Buffalo, Garnell Whitfield. Acababa de visitar a su esposo en un hogar de ancianos, como lo hacía todos los días, cuando la mataron comprando algunos comestibles, dijo su hijo a The Buffalo News.

Ruth Whitfield fue “una madre para los huérfanos” y “una bendición para todos nosotros”, dijo su hijo. Él atribuyó su fortaleza y compromiso con la familia a una fuerte fe religiosa.

“Ella me inspiró a ser un hombre de Dios y a hacer todo lo que hago lo mejor que puedo. No hubiera podido hacerlo sin ella”, dijo Garnell Whitfield.

Roberta Drury había regresado recientemente a casa para vivir con su madre, Dezzelynn McDuffie, quien le dijo a The Buffalo News que la mujer de 32 años, la más joven de las personas asesinadas, había caminado hasta Tops para comprar algunos alimentos el sábado por la tarde. Pronto, McDuffie vio videos horribles que circulaban en las redes sociales que parecían mostrar al hombre armado disparando a su hija justo afuera de la tienda.

También murió la compradora Katherine Massey, de 72 años, cuya hermana, Barbara Massey, la llamó “un alma hermosa”.

Katherine Massey, una de las víctimas, en una foto de 2011 {Robert Kirkham/The Buffalo News/AP)
Katherine Massey, una de las víctimas, en una foto de 2011 {Robert Kirkham/The Buffalo News/AP)

Pearl Young, de 77 años, el día del tiroteo salió a desayunar y pidió que la dejaran en la tienda para ir de compras. Su hijo Damon estaba planeando recogerla, y los dos se habían estado comunicando de un lado a otro. Luego dejó de responder y su teléfono comenzó a zumbar con alertas de noticias sobre el caos que se desarrollaba en la tienda.

“Ella no estaba respondiendo, no estaba devolviendo la llamada”, dijo el hijo. “Dijeron que también había algunas personas heridas, así que esperaba eso”.

Otras tres víctimas fatalas fueron Margus Morrison, Geraldine Talley, Celestine Chaney.

Una mujer frente al supermercado donde ocurrió el tiroteo (AP/Matt Rourke)
Una mujer frente al supermercado donde ocurrió el tiroteo (AP/Matt Rourke)

Zaire Goodman, de 20 años, estaba entre los heridos y recibió un disparo en el cuello, dijo el domingo el senador estatal Tim Kennedy en un servicio religioso. Goodman es hijo de un miembro del personal de Kennedy.

“Estoy devastado. Estoy enojado”, dijo Kennedy, y agregó que Goodman se estaba recuperando. “Y estoy pensando en las familias que no recibirán a un ser querido en casa esta noche”.

El ataque dejó a los compradores frecuentes en el supermercado afligidos por la pérdida de amigos y vecinos.

Yvette Mack recordó a Salter, el guardia de seguridad, como alguien que se preocupaba por la comunidad, cuidaba la tienda y “nos dejaba saber si estábamos bien o mal”.

Mack caminaba a la tienda para jugar números de lotería y comprar. Ella dijo que habló con Salter poco antes del tiroteo.

“Estaba jugando mis números. Dijo ‘¡Veo que estás jugando tus números!’ Me reí. Y él también estaba jugando sus números. ¿Te imaginas ver a alguien y no sabes que no se irá a casa?”, dijo.

Payton Gendron, un joven blanco de 18 años, fue detenido tras el tiroteo. Este lunes, el comisario de policía de la localidad, Joseph Gramaglia, aseguró que las evidencias señalan que el asaltante tenía planes “de continuar disparando a gente”.

El atacante Payton Gendron, de 18 años  (Erie County District Attorney via REUTERS)
El atacante Payton Gendron, de 18 años (Erie County District Attorney via REUTERS)

Gendron, que al parecer había llegado a Buffalo un día antes, iba armado y estaba equipado con un chaleco antibalas y un casco protector en el que llevaba adosada una cámara por la que retransmitió en vivo su crimen.

Las autoridades están investigando lo sucedido como un ataque terrorista y un crimen de odio de acuerdo, entre otras cosas, a un documento de 180 páginas que, al parecer, el joven dejó escrito con sus planes.

(Con información de AP y EFE)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR