Wall Street sigue a la baja y los inversores miran con atención las decisiones de la Fed y el conflicto en Ucrania

Las acciones estadounidenses vienen de su peor semana desde 2020. Las bolsas mundiales se encaminan a su mayor caída mensual desde que la pandemia del COVID-19 afectó a los mercados en marzo de 2020

Fotografía de archivo de trabajadores en la Bolsa de Nueva York (EFE)
Fotografía de archivo de trabajadores en la Bolsa de Nueva York (EFE)

Las acciones estadounidenses seguían el martes con su tendencia bajista, en una jornada en que los activos de refugio ganaban terreno en medio de los nervios de los inversores por la tensión entre Rusia y Occidente y la perspectiva de que la Reserva Federal ajuste pronto la política monetaria.

Según datos preliminares, el S&P 500 perdió 54,05 puntos, o un 1,23%, para terminar en 4.356,08 unidades. El índice no ha dejado de caer durante todo el mes y ahora ha perdido un 9,2% desde el máximo histórico que alcanzó el primer día de cotización del año.

Mientras que el Nasdaq Composite perdió 311,35 puntos, o un 2,26%, a 13.543,78 y el Promedio Industrial Dow Jones cayó 54,31 puntos, o un 0,16%, a 34.310,19.

Los tres principales índices de Wall Street reanudaron la fuerte liquidación que se frenó brevemente en torno al cierre del lunes. Las acciones estadounidenses registraron la semana pasada su peor semana desde 2020. Las bolsas mundiales se encaminan a su mayor caída mensual desde que la pandemia del COVID-19 afectó a los mercados en marzo de 2020.

La acumulación de tropas rusas en la frontera ucraniana ha provocado temores a una invasión. La OTAN dijo el lunes que puso a sus tropas en alerta y reforzará el este de Europa con más barcos y cazas.

La Fed empezó el martes una reunión de dos días en la que se espera ofrezca una orientación sobre la trayectoria del ajuste de su política monetaria, mientras los inversores esperan la primera subida de tasas de interés postpandémica en marzo.

El endurecimiento de la política monetaria suele perjudicar a los activos de mayor riesgo, como las acciones, y hace que la deuda pública sea más atractiva para los inversores.

Tras una floja sesión asiática en la que los índices bursátiles extendieron las pérdidas de Wall Street, los mercados europeos subían levemente tras el fuerte desplome del lunes. Las acciones mundiales han declinado un 6,5% este mes, la mayor caída desde el 13,8% mensual sufrido cuando la pandemia de COVID-19 golpeó los mercados en febrero de 2020.

Lo que hemos visto es una combinación del aumento del riesgo geopolítico (...) en combinación con el riesgo a la baja del mercado provocado por la Fed más estricta”, dijo Eddie Cheng, de Allspring Global Investments.

La venta de acciones tenía un impacto limitado en los mercados de tasas, ya que los inversores prevén que la Fed y el Banco de Inglaterra subirán los tipos este año en unos 100 puntos básicos.

Aunque los inversores no esperan un alza de tasas en la reunión de la Fed de esta semana, el mercado ve un 5,4% de posibilidades de que esto ocurra, según datos de Refinitiv en Eikon.

El rendimiento de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años operaba al 1,7405%, lo que supone un leve descenso en la sesión, ya que los inversores se decantaban por refugios más seguros.

El índice dólar mejoraba un 0,3%, mientras que el euro-dólar retrocedía.

Los precios del crudo ganaban en torno al 1,5%, ya que las tensiones geopolíticas alimentaban los temores sobre la oferta.

Las criptomonedas seguían a la baja. El bitcóin cotizaba en torno a los 36.070 dólares, tras tocar el lunes un mínimo de seis meses de 32.950,72 dólares.

(Con información de Reuters)

En desarrollo

TE PUEDE INTERESAR