Cuba: EEUU sancionó a otros nueve funcionarios de la dictadura castrista

La decisión es una repuesta a las medidas represivas tomadas por el régimen para evitar las protestas que estaban previstas para el 15 de noviembre pasado

Imagen de archivo del secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken (Foto: Reuters)
Imagen de archivo del secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken (Foto: Reuters)

Estados Unidos sancionó el martes a nueve funcionarios cubanos con nuevas restricciones de visados, en una nueva acción orientada a presionar al régimen castrista.

A través de su cuenta de Twitter, el secretario de Estado, Antony Blinken, anunció la medida, que consiste en restricciones a las visas para penalizar “a quienes socavan la capacidad del pueblo cubano de mejorar sus condiciones políticas, económicas y de seguridad”.

“Apoyamos al pueblo cubano en su lucha por las libertades fundamentales”, añadió.

La decisión fue tomada a la luz de las medidas represivas adoptadas por el régimen contra los manifestantes que pretendían movilizarse el pasado 15 de noviembre. Entre los nueve sancionados figuran funcionarios del Ministerio del Interior y de las Fuerzas Armadas cubanas, aunque el comunicado no da detalles sobre sus identidades.

Un hombre con una bandera de Cuba durante las protestas contra el Gobierno (Foto: Europa Press)
Un hombre con una bandera de Cuba durante las protestas contra el Gobierno (Foto: Europa Press)

“En los días previos al 15 de noviembre, el régimen cubano intimidó a los activistas a través de grupos paraestatales, encerró a periodistas y a figuras opositores en sus domicilios, revocó credenciales de prensa para limitar la libertad de expresión y detuvo arbitrariamente a ciudadanos que pretendían manifestarse de forma pacífica”, explica el comunicado del departamento de Estado de EEUU sobre las sanciones.

“Los funcionarios apuntados hoy por las sanciones fueron responsables de esas acciones”, añade.

Por último, Blinken señaló que Washington continuará usando todas sus “herramientas diplomáticas y económicas para conseguir la liberación de los prisioneros políticos y apoyar la llamada del pueblo cubano para mayores libertades”.

El 15 de noviembre, la policía detuvo e impidió la salida de sus hogares de opositores que pretendían manifestarse, a pesar de que la protesta ya había sido prohibida.

Posteriormente, EEUU había elogiado el “valor” y la “voluntad” de los cubanos que “se enfrentaron a la represión del Gobierno” para “hacer oír sus voces” de cualquier manera. Así lo expresó entonces, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, para lamentar que, no obstante, el “régimen cubano volvió a bloquear las voces del pueblo en lugar de escucharlas”, “renunciando a las oportunidades de diálogo y cambio positivo para el futuro de Cuba”.

Estados Unidos había advertido anteriormente a Cuba que estaba preparado para continuar con las sanciones “si la represión y los abusos de los derechos humanos no cesan”.

El presidente de EEUU, Joe Biden (REUTERS/Leah Millis)
El presidente de EEUU, Joe Biden (REUTERS/Leah Millis)

El gobierno del presidente Joe Biden aplicó sanciones en julio pasado contra el ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de Cuba, Álvaro López-Miera, y a una unidad militar de élite conocida popularmente como “avispas negras” o “boinas negras”, por su papel en la represión de las protestas antigubernamentales del 11J

Eso marcó los primeros pasos concretos de la administración Biden para presionar a la dictadura cubana, después de que miles de cubanos se manifestaran contra una crisis económica que ha provocado escasez de bienes básicos y cortes de energía. También protestaron por el manejo del gobierno de la pandemia de coronavirus y las restricciones a las libertades civiles. Cientos de activistas fueron detenidos.

Seguir leyendo:


TE PUEDE INTERESAR