Joe Biden dijo que el segundo debate presidencial no debería realizarse si Trump continúa con Covid-19

El candidato demócrata indicó que “espera poder” enfrentar a su contendiente en las elecciones el próximo 15 de octubre, pero que todos los involucrados “deberán seguir protocolos muy estrictos”

Joe Biden durante un acto de campaña. Foto: REUTERS/Kevin Lamarque
Joe Biden durante un acto de campaña. Foto: REUTERS/Kevin Lamarque

El candidato presidencial demócrata, Joe Biden, dijo este martes que el segundo debate contra el presidente Donald Trump no debería realizarse si el mandatario continúa dando positivo de Covid-19.

En el estado de Pennsylvania, donde participó de distintos eventos de campaña. el ex vicepresidente aclaró que “espera tener la posibilidad” de enfrentar a Trump, y que en el caso de que suceda, todos los involucrados “deberán seguir protocolos muy estrictos”.

La declaración está en línea con otra realizada el lunes, cuando se mostró dispuesto a participar “si los científicos lo consideran seguro”.

El encuentro está programado para el próximo 15 de octubre en la ciudad de Miami, en el estado de Florida, con un formato de Town Hall, lo que implicaría que los candidatos compartan las instalaciones con un grupo de votantes que les harían preguntas.

Trump ya ha manifestado su intención de participar en el debate. Lo hizo prácticamente al mismo tiempo en que dejó el hospital militar Walter Reed el lunes, luego de pasar allí tres días tras dar positivo de la enfermedad el pasado viernes.

Biden y Trump mantuvieron una distancia de unos tres metros durante el último debate. Ninguno de los dos usó una mascarilla, por lo que surgieron incógnitas acerca del estado de salud del candidato demócrata luego de que Trump diera positivo. No obstante, su campaña ha indicado que todos los tests que se ha realizado desde entonces han dado negativo.

Foto del del presidente Donald Trump y el candidato demócrata Joe Biden en el primer debate de cara a las elecciones de noviembre, en Cleveland. 
Sep 29, 2020. REUTERS/Brian Snyder
Foto del del presidente Donald Trump y el candidato demócrata Joe Biden en el primer debate de cara a las elecciones de noviembre, en Cleveland. Sep 29, 2020. REUTERS/Brian Snyder

Los choques entre demócratas y republicanos sobre las medidas sanitarias necesarias para mantener la seguridad de los debates ya se plasman en el encuentro de los candidatos a vicepresidente, Kamala Harris y Mike Pence, respectivamente, que tendrá lugar el miércoles en Salt Lake City, en el estado de Utah.

La Comisión de Debates Presidenciales, un órgano no partidista encargado de la organización, anunció el lunes por la noche que tanto el vicepresidente republicano como la senadora demócrata por California estaban de acuerdo en estar separados por plexiglás para evitar contagios.

Sin embargo, la campaña de Pence rechazó este martes la medida de seguridad, diciendo que no la ve necesaria dado que se aplicarán otras como una separación de casi 4 metros. “Si ella (Harris) lo quiere, (estamos) más que encantados de que se rodee de plexiglás si eso le hace sentir más a gusto”, indicó Marc Short, el jefe de campaña de Pence.

Pence ha dado negativo en las pruebas de coronavirus, su proximidad con Trump y otros miembros de la Casa Blanca que se han contagiado ha causado inquietud en la campaña de su oponente. Es que la cantidad de funcionarios y allegados al presidente que contrajeron la enfermedad continúa aumentando a medida que pasan los días.

Este martes se confirmaron nuevos casos positivos de miembros del equipo de la Secretaria de Prensa, Kayleigh McEnany -quien dio positivo el lunes-, el almirante de la Guardia Costera Charles Ray, y el asesor presidencial Stephen Miller.

El debate no sería el primero en usar plexiglás como medida sanitaria. El pasado fin de semana, durante el debate entre candidatos a senador por carolina del norte, Jaime Harrison, quien busca disputarle el puesto a Lindsey Graham, puso él mismo una barrera de este tipo.

Imagen del debate entre el senador de Carolina del Norte Lindsey Graham y su contendiente Jaime Harrison. (Joshua Boucher/The State via AP)
Imagen del debate entre el senador de Carolina del Norte Lindsey Graham y su contendiente Jaime Harrison. (Joshua Boucher/The State via AP)

Pence y Harris tendrán que someterse a las pruebas de COVID-19 tanto antes como después del encuentro y no se saludarán estrechándose la mano al principio, como sus predecesores.

Además, el público estará obligado a usar mascarillas. Caso contrario, no podrán entrar al recinto de la Universidad de Utah. Durante el cara a cara de Trump y Biden, algunos invitados del presidente aparecieron sin mascarilla, lo que contrastó con los seguidores del demócrata: todos la lucían.

Por lo demás, la Comisión de los Debates Presidenciales no ha anunciado modificaciones respecto al formato del diálogo, pese a que la semana pasada avanzó que iba a introducir modificaciones tras un caótico primer cara a cara entre Trump y Biden, marcado por las innumerables interrupciones, sobre todo del primero, que hicieron imposible que se tocaran a fondo los temas de interés para el electorado.

Más sobre este tema: