Más de 30.000 maestros de educación primaria, media y secundaria del distrito de Los Ángeles (LAUSD), el segundo más grande del país, con 650.000 estudiantes, iniciaron hoy una huelga indefinida.

La huelga fue declarada por el Sindicato de Maestros UTLA luego de no llegar a un acuerdo con el LAUSD, luego de meses de negociaciones y acusaciones de desinformación.

Las diferencias se presentan especialmente en el aumento salarial así como en una reducción del número de alumnos por clase del segundo distrito del país, por detrás del de Nueva York.

Los docentes piden además mejores condiciones para el alumnado con la contratación de psicólogos, bibliotecarios, enfermeras y otro personal de apoyo y denuncian la ayuda excesiva, según los maestros, que reciben las escuelas tipo "chárter" que UTLA considera perjudica al resto de la educación pública de Los Ángeles.

El sindicato señaló hoy en su cuenta de Twitter que la huelga tiene como fin "cambiar el balance de poder y transformar a los trabajadores en una fuerza para ser tenida en cuenta".

En Los Ángeles no se realizaba una huelga de maestros desde 1989 y se calcula que el paro actual afecta a más de medio millón de familias.

Luego de haber hecho un llamado previo durante el fin de semana para que el sindicato y la directiva del LAUSD lograran un acuerdo, la supervisora del condado, Janice Hahn, manifestó su decidido apoyo a UTLA.

"Estaré orgullosa de unirme a nuestros profesores en la línea de la huelga", dijo la supervisora en una declaración.

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Eric Garcetti, dijo a través de Twitter que durante la huelga los alumnos podrán tener transporte público de manera gratuita y las puertas abiertas en 32 centros recreativos locales para que los menores puedan estar atendidos y recibirán almuerzo y un horario y programación ampliada en las bibliotecas públicas.

Con información de EFE