A los 30 años, Michael Rotondo luchó para seguir viviendo con sus padres
A los 30 años, Michael Rotondo luchó para seguir viviendo con sus padres

Los padres de un hombre de 30 años tuvieron que acudir a la Justicia para obligar a su hijo a dejar la casa donde vivía desde hacía ocho años.

Durante una audiencia este martes, el juez de la corte suprema del estado de Nueva York Donald Greenwood intentó convencer a Michael Rotondo que dejara la casa en la que vivía con sus padres en Camillus, cerca de Syracuse. 

El hombre, de 30 años, había regresado a la casa de los padres hace ocho años. Sin embargo, dijo que tenía derecho a extender su estadía durante otros seis meses.

La casa donde Rotondo vivía con sus padres
La casa donde Rotondo vivía con sus padres

Antes de demandar al hijo, Christina y Mark Rotondo estuvieron enviándole varias cartas pidiéndole que se fuera.

Los documentos mostrados durante el juicio revelaron que Rotondo no pagaba el alquiler ni colaboraba en las tareas del hogar. Además rechazó las ofertas de dinero de los padres para que se buscara otra vivienda.

Christina y Mark Rotondo durante el juicio
Christina y Mark Rotondo durante el juicio

"Michael, después de una discusión con tu madre, decidimos que tienes que dejar la casa inmediatamente. Tienes 14 días para irte. No estarás autorizado a regresar. Vamos a tomar todas las decisiones necesarias para que esta decisión sea respetada", escribieron en una carta.

(Syracuse.com)
(Syracuse.com)

Poco después, Rotondo recibió otra carta que decía: "Michael Joseph Rotondo, por la presente, estás desalojado".

Los padres hasta intentaron pagar al hijo para que se fuera. Le dieron 1.000 dólares para que pueda encontrar un lugar, y el dieron un consejo. "Hay trabajos incluso para los que tienen poca experiencia laboral como tu", escribieron en una carta fechada 18 de febrero. "Consigue uno, ¡tienes que trabajar!".

La calla donde vivía Rotondo
La calla donde vivía Rotondo

Exasperados, en abril los padres acudieron a la corte de su ciudad para desalojar legalmente al hijo, pero los dirigieron a la corte suprema de Onondaga County Supreme Court, cerca de Syracuse, en Nueva York.

Michael se defendió bajo el argumento de que la orden de desalojo no le fue notificada con suficiente antelación. Además, según el medio local  WABC News, calificó de "vengativa" la demanda.

Por su parte, el juez Greenwood consideró la demanda "indignante" y emitió una orden de desalojo. Asimismo, Michael calificó la orden de desalojo de  "indignante".

Según medios locales, Rotondo pareció haber disfrutado del juicio y de la atención mediática que provocó el insólito caso. Según el diario Syracuse.com, Rotondo le pidió a las cámaras de televisión que lo entrevistaran tras el juicio. Dijo que no vivía en el sótano y que tenía su propio baño. Además, agregó que lavaba su ropa.

También dijo que tenía su propio negocio. Consultado sobre la naturaleza de este, afirmó: "Mi negocio es asunto mío".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: