Faltaban 35 minutos para que el vuelo UA1175 de United Airlines arribe al aeropuerto de Honolulu, Hawaii, cuando se produjo el estruendo. Fue tan intenso que no pasó desapercibido para nadie.

La turbina, con el fuselaje totalmente desintegrado
La turbina, con el fuselaje totalmente desintegrado

Los que entendieron inmediatamente lo que había pasado fueron los pasajeros que estaban sentados del lado derecho. A través de las ventanillas, vieron cómo se había desprendido el fuselaje de la turbina, que se iba desintegrando a medida que la aeronave avanzaba.

El piloto no tardó en comunicarse con el público. Les dijo que conservaran la calma, pero que iban a tener que hacer un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto. El plan salió a la perfección y el avión tocó tierra sin mayores inconvenientes a las 12:38 p. m..

LEA MÁS:

Muchos compartieron imágenes y videos en las redes sociales
Muchos compartieron imágenes y videos en las redes sociales

"Fue el vuelo más aterrador de mi vida", contó Maria Falaschi, una de las pasajeras. "Los pilotos y el resto de la tripulación hicieron un gran trabajo, lo manejaron muy bien", contó.

Técnicos revisan el motor tras el aterrizaje
Técnicos revisan el motor tras el aterrizaje

En medio de la tensión generalizada dentro de la cabina, hubo un ocupante que se tomó todo con una notable calma. Erik Haddad, ingeniero de Google, no solo sacó fotos y grabó videos, sino que se permitió bromear con lo que estaba pasando.

En un divertido mensaje en su cuenta de Twitter, Haddad se fotografió sosteniendo el indicativo que explica lo que hay que hacer en caso de emergencia. De fondo se veía la turbina despedazada. "No veo nada sobre esto en el manual", escribió.