Además de la producción farmacéutica del fentanilo, también se elabora de forma ilícita y es un opioide sintético 50 a 100 veces más potente que la morfina
Además de la producción farmacéutica del fentanilo, también se elabora de forma ilícita y es un opioide sintético 50 a 100 veces más potente que la morfina

Las muertes relacionadas con el consumo de opiáceos en Florida aumentaron el 35% en 2016, con un total de 5.725, casi la mitad de las 11.910 ocasionadas por medicamentos y drogas ilícitas el pasado año, informó la Administración estatal.

Según el Departamento de Policía de Florida (FDLE, en inglés), los medicamentos recetados (zolpidem, benzodiazepinas, carisoprodol/meprobamato y todos los opioides, excluidos heroína y fentanilo análogo) se hallaron en el 61% de los fallecidos por drogas en general. Esta cifra excluye los casos en los que hubo presencia de alcohol etílico.

Según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU., el fentanilo es el principal responsable del rápido aumento del consumo de opioides que tiene al país en "emergencia de salud pública", tal como lo decretó a finales de octubre pasado el presidente Donald Trump.

La oficina del forense del Departamento de Policía de la Florida precisó que en 2016 se presentaron 1.483 muertes más por opiáceos que en 2015
La oficina del forense del Departamento de Policía de la Florida precisó que en 2016 se presentaron 1.483 muertes más por opiáceos que en 2015

Por otro lado, señaló que el total de muertes relacionadas con drogas en general aumentó en un 22% (2.126 más) y el 24% (6.658) murieron con uno o más medicamentos recetados en su sistema. Aclaró que estas medicinas también pueden haber sido mezcladas con drogas ilícitas y/o alcohol.

Los CDC informaron en octubre pasado que las muertes por sobredosis de opioides sintéticos se quintuplicaron en los últimos tres años en el país hasta llegar a unas 20.000 y ayudaron a disparar los fallecimientos por drogas en general, que alcanzaron los 60.000.

Precisaron que las víctimas mortales por analgésicos opiáceos sintéticos, sin contar la metadona, se incrementaron de 3.105 en 2013 a unas 20.000 ocurridas entre julio y diciembre de 2016.

LEA MÁS: