Cómo ayudó Hugo Sánchez a Luis García en su llegada al Atlético de Madrid

El “pentapichichi” intervino para que la adaptación del “doctor” García no fuera tan complicada en su llegada a España

Hugo Sánchez y Luis García jugaron en el Atlético de Madrid en diferentes etapas (Foto: Cuartoscuro)
Hugo Sánchez y Luis García jugaron en el Atlético de Madrid en diferentes etapas (Foto: Cuartoscuro)

La trayectoria de Luis García Postigo en el fútbol mexicano estuvo marcada por su creciente carrera, ya que fue uno de los principales canteranos puma que salió del país para llegar al fútbol europeo. Con apenas 23 años tuvo la oportunidad de probar suerte en España y demostrar la calidad de delantero que era.

Con el estreno de la serie Mis Tres Vidas Documental Luis García se han conocido algunos detalles de los momentos claves que vivió el niño artillero en su paso por las canchas. La más recordada por la afición, periodistas y el propio García es la de su llegada al Atlético de Madrid.

En el más reciente capítulo de la bioserie, se narra cuál fue la relación que hubo entre Luis García y Hugo Sánchez. Si bien ambos se conocieron gracias al conjunto felino al debutar en diferentes etapas, además cruzaron brevemente por las instalaciones de la cantera, pero no fueron tan cercanos.

Luis convivió con Hugo mientras compartieron momentos en España (Foto: Instagram/@garciaposti)
Luis convivió con Hugo mientras compartieron momentos en España (Foto: Instagram/@garciaposti)

Debido a la brecha generacional no compartieron juntos en los partidos del club Universidad, ya que cuando García llegó, Sánchez ya estaba jugando en otro equipo. Por lo que solo se conocían por las hazañas que hacían en las canchas.

Para el año de 1990 cuando empezaron a surgir los rumores de que Luis García saldría del club Universidad para buscar un lugar en Europa, el Pentapichichi ya había empezado una carrera en el fútbol europeo, ya que jugó para el Atlético de Madrid y en ese momento se encontraba en sus últimas etapas con el Rayo Vallecano.

La noticia de que un jugador mexicano saliera del país estaba fresca, ya que Hugo Sánchez era el mayor referente de un acontecimiento de esa escala. Por lo que EL niño artillero tenía que lidiar con la sombra de Hugol, pero eso no fue impedimento para cumplir su sueño.

Hugo Sánchez jugó con el Rayo Vallecano antes de regresar a México (Foto: Twitter@Falquian1926)
Hugo Sánchez jugó con el Rayo Vallecano antes de regresar a México (Foto: Twitter@Falquian1926)

Fue así que para el año de 1992 el Atlético de Madrid ofreció la adquisición de Luis García para la temporada que estaba por iniciar. Guillermo Aguilar Álvarez, quien era el presidente de Pumas contactó al doctor García con quienes podrían ayudarlo.

La primera intervención de Sánchez con la llegada de García a Europa se debió al representante José Manuel Sáenz, él se encargaba de llevar la carrera del Macho, posteriormente se acercó a la familia García Postigo para trabajar con la trayectoria del delantero y su adaptación al viejo continente.

La primera persona que lo recibió en España se trató del mismo Hugo Sánchez, él negoció con el Atlético para acordar el pago de la renta de la vivienda donde llegaría Luis García junto con su familia. Hugo le ofreció su casa al joven García, la cual estaba ubicada en Majadahonda, España, localización que no lo dejaba tan lejos del centro de entrenamiento del club.

Luis García Postigo vivió en la casa de Hugo Sánchez en España (Foto: Facebook@Luis García Postigo)
Luis García Postigo vivió en la casa de Hugo Sánchez en España (Foto: Facebook@Luis García Postigo)

Tal acto lo agradeció la familia García Postigo ya que en los primeros meses de adaptación, Luis estuvo acompañado de su hermana, su papá y mamá. Posteriormente tuvo que hacerse responsable de si mismo para enfrentar una nueva vida en Europa.

Cuando Manuel Sáenz tomó a los dos delanteros estrellas de pumas a su cargo, los citaba frecuentemente para tratar temas relacionados a su profesión, ingresos, contratos y demás pormenores que cuidaba el representante.

En esas citas, Luis convivió con Hugo y sostuvieron algunas conversaciones, compartieron eventos de gala del fútbol y lograron acercarse en una relación laboral y posteriormente de amistad. Por lo que hizo más amena la estancia de Luis García en sus primeros meses en España.

Sin embargo, esa relación no duró mucho ya que para el año 1992 Hugol regresó a México para jugar con América, por lo que dejó solo al niño artillero, no sin antes confiarlo con Sáenz en su casa.

SEGUIR LEYENDO: