El mexicano Rodríguez pasó de ser árbitro a convertirse en el nuevo entrenador del Salamanca, de España (Shutterstock)
El mexicano Rodríguez pasó de ser árbitro a convertirse en el nuevo entrenador del Salamanca, de España (Shutterstock)

El protagonista de esta historia nació el 10 de diciembre de 1973, pero tal vez esa fecha no sea la más recordada en su extensa trayectoria en el mundo del fútbol. El 8 de julio de 2014, Marcos Antonio Rodríguez fue el encargado de impartir justicia en una de las semifinales del Mundial de Brasil: ese día, para muchos fanáticos inolvidable y para los torcedores locales una jornada para el olvido, Alemania le convirtió siete goles al seleccionado brasileño para dejarlo sin el sueño de la Copa del Mundo en casa.

Esa fecha fue especial para la historia del fútbol mundial. Y también lo fue para la carrera como árbitro de Rodríguez, que decidió ponerle punto final a su etapa como juez que se extendió durante 19 años, 14 de ellos como referí internacional. ¿Por qué eligió el mexicano dejar el arbitraje luego de dirigir el partido más importante de su trayectoria deportiva?

Una vez que dejó las tarjetas, Marcos Antonio comenzó a prepararse para su otra pasión, también vinculada al fútbol. Hoy, después de completar los estudios para ser entrenador, tendrá su primera gran oportunidad: acaba de firmar como el nuevo director técnico del Salamanca, equipo que milita en la Segunda División B de España.

Marcos Antonio Rodríguez fue el árbitro del histórico 7-1 de Alemania a Brasil en una de las semifinales del Mundial 2014 (AP)
Marcos Antonio Rodríguez fue el árbitro del histórico 7-1 de Alemania a Brasil en una de las semifinales del Mundial 2014 (AP)

"He dirigido en varias categorías: infantiles, juveniles, en universidades y me di cuenta que soy muy intenso. Cuando siento que me para el juego o cualquier cosa, como tal vez yo le hice en algún momento sentir a un entrenador. Por eso está vez no quiero ser así, quiero que mi estilo de entrenador respete a la autoridad, voy a ser demasiado respetuoso de la autoridad, aún en el error", declaró el ex árbitro antes de viajar para sumarse a su nuevo club.

"Voy a tratar que mi equipo sea mi reflejo como entrenador", agregó el mexicano, que además de ser recordado por el 7-1 de Alemania a Brasil en el Mineirão de Belo Horizonte por el Mundial 2014, también representó al arbitraje de Concacaf en otras dos citas mundialistas: participó de las Copas del Mundo en Alemania 2006 y Sudáfrica 2010.

Más allá de haber dirigido en siete encuentros de Mundiales, el número asciende a 480 partidos oficiales en la Primera División mexicana. Antes de ser oficializado como nuevo entrenador del Salamanca, Rodríguez estaba cumplindo funciones de analista de fútbol en la TV Azteca.

Marcos Antonio Rodríguez, de árbitro a director técnico (Shutterstock)
Marcos Antonio Rodríguez, de árbitro a director técnico (Shutterstock)

Su llegada al club fundado en 2013 está íntimamente relacionada con el arribo de otro mexicano: Ulises Zurita es el nuevo presidente de la institución. El mexicano, ex directivo del Querétaro, tomará las riendas del club en lugar de otro dirigente de México, Manuel Lovato. A fines del año pasado, el empresario mexicano se convirtió en el máximo inversor del club helmántico, que apunta a llegar a jugar en la máxima categoría del fútbol ibérico.

Además de ser un árbitro reconocido en México, Marcos Antonio Rodríguez, también conocido como "Chiquimarco", creó una marca con su apodo: se transformó en una personalidad que brinda conferencias por todo el país y, desde 1994, luego de convertirse a la religión cristiana, es pastor evangélico.

Ahora, gracias a su nueva función, el mexicano será el primer DT con pasado como juez profesional en la historia del fútbol español.

SEGUÍ LEYENDO: